lunes, 16 de marzo de 2020

COVID 19 - CORONAVIRUS: Los EEUU contra China y Europa

En el año 2014, se creó en los laboratorios de bioinformática  THE PIRBRIGHT INSTITUTE por Erica Bickerton, Paul Britton y Sarah Keep el COVID - 19 quienes lo patentaron en la oficina de patentes de los EEUU con la referencia US7220852B1

Durante la campaña electoral, antes que subiera al poder el presidentes de los EEUU Donald Trump, afirmó que "Hace mucho tiempo que los EEUU no ganan guerras", también se ha destacado por sus mensajes proteccionistas y arancelarios de cara a inhibirse de un comercio internacional que en los últimos años, ya no beneficia a los EEUU.

Los EEUU eran el ejemplo paradigmático del libre mercado y el libre comercio internacional. Como sus primos hermanos ingleses desde el siglo XVIII, vinieron obligando a los países del resto del mundo a aceptar el sistema liberal capitalista. Las potencias continentales europeas se resistieron a la apertura del comercio internacional, pero poco a poco fueron socavadas en su soberanía económica y política, ya que la banca internacional, trabajaba en beneficio de los liberales ingleses, y su recién conquistada revolución liberal burguesa, con el destronamiento de la dinastía Stuart.

Los EEUU heredaron de sus primos hermanos ingleses el arma de la mentira, la calumnia y la destrucción, que combinaron con los efectos que provocaba el poder financiero en el estrangulamiento del sistema económico de aquellos países que no se doblegaban ante el mundo anglosajón. Este mundo imponía la ley del embudo en cuanto a la balanza de pagos se refería. Mientras esa balanza les fuera positiva y favorable, primero Inglaterra y posteriormente los EEUU, obligarían a los países del mundo a sucumbir a las prácticas y efectos emanados del libre comercio internacional, ya que mientras en esos países significaba una balanza de pagos negativa, en los EEUU significaba una balanza de pagos positiva.


A los efectos, los EEUU obligaron a asumir el capitalismo liberal a países como España, Alemania, Japón, Unión Soviética y China, entre otros. Porque intuía la permamencia del retraso económico en estos países. Tras la segunda guerra mundial, se presentó ante Europa como su salvador, tratando de fomentar una visión altruista y desinteresada de los EEUU, cuando sabemos, que el plan Marshall no fue más que el intento por evitar que Europa cayera en manos de la Unión Soviética, y que ésta no trabajara por un proyecto de desarrollo consistente en el aislacionismo autárquico, cosa que no interesaba a unos EEUU que necesitaban vender y colocar sus productos en el mercado internacional, quienes encontraron en Europa a los mejores clientes.

Hoy día quienes han encontrado en Europa a sus mejores clientes, ha sido China. Los EEUU se burlaron de China, pensaron que siempre sería una potencia retrasada incapaz de competir con ellos, por eso la obligaron a salir del Maoismo, de su aislacionismo, pensando que China terminaría rendida a las exigencias del libre mercado, y que EEUU tendría asegurada la victoria para siempre en el plano económico internacional.

El Presidente Trump y los servicios secretos de los EEUU quieren "hacer America de nuevo grande otra vez", y para ello, es necesario eliminar a los competidores que castigan y desplazan las colocaciones de los productos estadounidenses en el mercado internacional. Mientras que China y Europa apuestan por el libre mercado y el libre comercio, porque un día los EEUU les obligaron a ello en el pasado, una vez todo el mundo ha aceptado las reglas del juego del libre comercio, y el liberalismo económico capitalista internacional, tal y conforme querían los EEUU, resulta finalmente que al gobierno Yankee, ya no está interesado en seguir defendiendo el liberalismo económico internacional y está apostando por el proteccionismo y el aislacionismo.

Los EEUU son el típico jugador que mientras va ganando acepta las reglas del juego que impuso a sangre y fuego al resto de los países del mundo, sin embargo, cuando esas reglas del juego ya no le favorece, pega un puñetazo encima del tablero, porque se niega aceptar que bajo las reglas que había impuesto a los demás, comience a perder.

Estamos inmersos en la III Guerra Mundial, que ya no es con bombas nucleares, aunque Trump lo intentó, porque tal y conforme él lo decía: "Hace mucho tiempo que los EEUU no ganan guerras"

El Presidente Trump intentó declararle la Guerra a Corea del Norte y a Irán, finalmente sus asesores lo disuadieron de semejante locura, porque le indicaron que la respuesta nuclear podría ser de dimensiones catastróficas, incluso tuvo sus tensiones con Rusia, pero él quiere "hacer America de nuevo grande otra vez" y sabe que para ello, tiene que eliminar a sus competidores económicos internacionales y dejarlos fuera del tablero de la economía internacional, y es aquí donde directamente entra en juego el COVID 19.

Mientras los españoles se mezclaban con los indígenas americanos, el colonialismo anglosajón se basaba en el exterminio de los pueblos indígenas con quienes trataban. Cuando querían matar indios, simplemente tenían que dejarles ropa contaminada de enfermos infecciosos que habían pasado la viruela. La diferencia entre el mundo anglosajón y el mundo latino es clara, mientras el Imperio Español se construyó en base a una peculiar integración, con sus aciertos y errores, el Imperio Anglosajón se construyó en base a la mentira y al asesinato. Su tradición depravada y asesina sigue vigente, por mucho que se nos presente la bandera Yankee como la enseña de la democracia y la libertad, sabemos que es una gran falacia y una gran mentira.

El COVID 19 se ha esparcido por los lugares que coinciden con los centros de los negocios de China (Wuham) y de Europa (Lomabrdía). Es como un ataque sutil a nuestras Torres Gemelas, solo que afecta en forma de pandemia a las zonas afectadas de manera que produce un colapso económico en las regiones económicas más dinámicas, como son en España, el País Vasco, Madrid y Catalunya. Este colapso de nuestra economía nos llevará meses, hasta deshacernos del CORONAVIRUS, lo que garantizará a los EEUU seguir detentando el poder y dominio mundial durante otros 40  o 50 años.

Cinicamente los EEUU están acusando del deterioro de la economía internacional al gobierno Chino por no saber enfrentarse debidamente a la crisis del Coronavirus, cuando precisamente son los EEUU quienes vienen poniendo trabas al comercio internacional con aranceles proteccionistas, los cuales no han sido suficientes para eliminar a sus competidores. La única forma de eliminar a sus competidores del mercado internacional es colapsando sus respectivas economías, y por ello, al parecer, varios soldados de los EEUU  han sido quienes llevaron a Wuham el COVID 19


No hay comentarios: