miércoles, 25 de enero de 2017

EL LEGADO DE OBAMA

Muchos creyeron que era el presidente de la Paz...

La victoria política de Obama en los EEUU, supuso la esperanza para implantar en los EEUU un sistema sanitario de Seguridad Social similar al existente en España. Lo poco que hizo al respecto de este asunto, Donald Trump, ya se lo ha cargado

LEGITIMISTA DIGITAL
25 de enero de 2017 
Después de todo esto, los medios intentan lavar su imagen con verdaderas escenas preparadas y verdaderamente Populistas!!!

El Partido Demócrata de los EEUU con los mandatos de Bill Clinton y Obama, han demostrado ser la guarida del sistema económico neoliberal capitalista, que responden a las guerras que siempre se han relacionado con los Republicanos. Supuestamente, los beligerantes Republicanos quedaban en evidencia ante los Demócratas civilizados y educados, y más todavía, cuando Bush hijo declaró la guerra de Irak representando el famoso trío de las Azores con Aznar (España) y Blair (Gran Bretaña). Obama y el Partido Demócrata aparecían ante la opinión pública como “pacifistas” en comparación con los republicanos.
Al poco tiempo de llegar a la presidencia, a Obama le dieron el Novel de la Paz. La administración Obama no podía aparecer ante la opinión pública afín despropósito beligerante militar, y apostó por mantener los intereses geoestratégicos de los EEUU sin necesidad de derribar “dictadores y poner la libertad” al modo de Bush.

Mientras que los Republicanos de George W. Bush escenificaban internacionalmente unos EEUU beligerantes que se saltaban a la torera los acuerdos internacionales estipulados en el Consejo de las Naciones Unidas, incluso pasando por alto a la OTAN, con el propósito de derribar a Sadam Hussein y contribuir al desastre de Irak, la administración Obama proseguiría con las mismas líneas de actuación en la política exterior de forma más sutil pero con idéntica intención. Ahora bien, no podía escenificar lo que había significado la administración Bush, y en este sentido, los Demócratas, como neoliberales que son, prosiguieron con la vieja política de ayudar y financiar al fundamentalismo islámico. Esta estrategia les fue bien en los años 80 para hundir a la Unión Soviética, y los EEUU, la han vuelto a poner de moda. Países como Irak, Siria o Libia nunca habían estado bajo la órbita y la influencia occidental de la OTAN y los EEUU. El propósito de los EEUU con la guerra que lleva sosteniendo contra Rusia desde 2014, con la crisis de Ucrania, donde EEUU apoyó un golpe de Estado para implantar un régimen afín a los intereses capitalistas occidentales, propició la repulsa de una parte de la ciudadanía y minoría rusa que vive en Ucrania, y que ha formado una serie de Repúblicas Populares como la de Donetsk, cuyo proyecto es socialista. Los llamados “secesionistas”, tienen el apoyo de los intereses Rusos, y es que Rusia se ha visto en regresión respecto al poder creciente de los EEUU desde la caída de la Unión Soviética. Rusia se ve amenazada por la extensión hasta su frontera que forman los países de la OTAN, y trató por todos los medios de mantener Ucrania dentro de la órbita Rusa, sin embargo, el golpe de Estado occidental en Ucrania, afín a los intereses capitalistas de los EEUU, bajo el mandato del presidente Obama, favoreció un conflicto con Rusia que se ha traducido en una serie de amonestaciones y sanciones por parte de la lacaya Unión Europea afín a los intereses Norteamericanos. La Unión Europea ante el conflicto Ruso-Yankee, ni siquiera ha valorado tratar de mantener una actitud neutral, sino que se ha volcado a ayudar y favorecer los intereses de los EEUU. La respuesta rusa fue ayudar a los pro-rusos que comenzaron a constituir repúblicas populares de inspiración socialista como la de Donetsk. Esa acción fue contestada por occidente mediante sanciones comerciales pro-yankees, y al mismo tiempo la “pacífica” administración Obama abría un nuevo frente con Rusia, pero desde Siria. Con la ayuda que Occidente desde los EEUU ha propiciado a la “Oposición moderada” de Siria contra el presidente Al-Assad, ha significado en la realidad práctica la financiación, el establecimiento y aparición internacional del Estado Islámico o DAES. El 17 de febrero de 2015, el exgeneral de la OTAN en la zona, Wesley Clark, reconoció en unas declaraciones públicas a la CNN, que “El Estado Islámico comenzó a través de la financiación de nuestros amigos y aliados”. ¿Es este el grado de implicación y la contribución para la paz que tanto pregonan los EEUU y sus aliados de la OTAN?.
Gane quien gane, siempre ganan ellos. El presidente de los EEUU, del mismo modo que el resto de gobernantes de los países occidentales, están al servicio de la plutocracia capitalista

La estrategia geopolítica internacional de los EEUU era abrir un nuevo frente a Rusia con el tema de Siria, porque Siria es un país que siempre se ha mantenido en una órbita pro-Rusa o al menos siempre distante del yugo que le pretendía imponer el Occidente capitalista pro-yankee.
Recordemos que la administración de Obama “el pacificador” y todo el progresnobismo liberal pseudodemócrata salió a la palestra a defender las medidas de alguien a quien se veía con gran esperanza. Ni siquiera fue capaz de implantar un sistema de seguridad social sanitaria como el existente en España, y eso que durante los primeros cuatro años de su administración tenía mayoría en el Congreso. Obama se esperó a perder esa mayoría congresual para pasar a ser el presidente del progresnobismo y la falsa estética de la apariencia política, para poder decir lo que aquí decía el señor Rodriguez Zapatero: “Europa no nos deja”, en el caso de Obama: “El Congreso no me deja, porque hay mayoría Republicana”. Mientras en Siria e Irak, contribuía a favorecer los intereses del Estado Islámico, con el objetivo de desmantelar el país, de ponerlo al servicio de los intereses capitalistas que los EEUU representan. No debemos olvidar, que la “pacífica y nobilísima” administración Obama, consintió, permitió y orquestó durante los 8 años de mandato, la expulsión de 2 millones de latinos, mientras por otro lado, en su intento de estética política, abría páginas de la administración pública de los EEUU en Español, para dar una apariencia de “integración”. La pacífica administración Obama, permitió y consintió no sólo la ruina de ciudades antiguas como la de Palmira, sino todas las ejecuciones y asesinatos sumarísimos que sus aliados integristas fundamentalistas islámicos propiciaron sobre la población civil: niños, mujeres y ancianos, todos ellos decapitados por la voluntad de la existencia del Estado Islámico o DAES. Cuando se le preguntaba en verano de 2014 al gobierno de los EEUU por todos estos desmanes cometidos por el terrorismo internacional que era a su vez financiado, como hemos visto por el propio gobierno de los EEUU y sus aliados; la respuesta de la Administración Obama era: “No podemos hacer nada al respecto”. Eso si, podían, como se ha visto, financiar la creación del Estado Islámico para desestabilizar Siria, favorecer el derrocamiento de Al-Assad, y poner Siria en la órbita de los EEUU y aliada Arabia Saudi.
La “ecologista” administración Obama, se comprometió a asumir los compromisos de limitación de las emisiones de gases de efecto invernadero, tanto en las cumbres de Kioto, como en París. Obama y su administración son de aquellos que para quedar bien internacionalmente, se prestan a estampar su firma públicamente, para luego proceder de forma ignominiosa e hipócrita, a ignorar completamente todo lo suscrito por los miembros reunidos.
Ante todas estas contradicciones e hipocresías de esos supuestos “demócratas”, más preocupados por su estética progre y sus discursos supuestamente civilizados, su puesta en escena, y su falta de respeto a la conciencia popular pública, pensaban que Hillary Clinton ganaría las elecciones en los EEUU. ¿Para qué? Para seguir la guerra de Obama, para continuar con las políticas hipócritas de Obama.
Hillary Clinton abortó el triunfo de Sunders, que era la obción socialista dentro del Partido Demócrata. Los demócratas no querían llevar a un “populista de izquierdas” como su líder. Precisamente por ello, perdieron las elecciones. Mientras que Hillary Clinton representaba ese Stablishmen capitalista y neoliberal hipócrita, que no tiene escrúpulos en firmar algo para quedar bien, que no tiene verdaderas intenciones por establecer las coberturas y protecciones sociales y sanitarias necesarias, y que simplemente se queda en un eslogan, en una caricatura, en una estampa que no tiene un verdadero trasfondo y significado socialista, tiene como consecuencia, la derrota ante un Partido Repúblicano que ha defenestrado a Tea Party, y a las élites conservadoras afines a la puesta en escena del Partido Demócrata. No sabemos por donde va a salir Donald Trump. Está claro que no es ningún ejemplo como persona. También es un hipócrita que pretende hacer grande a los EEUU desde su corporación empresarial multimillonaria que lleva su firma. Rechazamos y condenamos desde aquí las construcciones de cualquier muro que pretenda separar a México de los EEUU, pero no debemos olvidar las concertinas de la vergüenza que continúan en Ceuta y Melilla, así como los Centros de Internamiento para Extranjeros, auténticas cárceles y prisiones para gente inocente que sólo es víctima del sistema capitalista occidental, que lo único que ha hecho es huir de las guerras propiciadas, tal y como señalamos en este artículo, por los EEUU y sus aliados.

No hay comentarios: