jueves, 18 de agosto de 2016

18 de Agosto, VI aniversario fallecimiento de Don Carlos Hugo de Borbón Parma

Testamento Político de S.M. Don Carlos Hugo


La Real Orden de la Legitimidad Proscripta. La Asociación 16 de Abril, pide a sus miembros, asociados y simpatizantes, participen en el recuerdo y rueguen a Dios por el eterno descanso de nuestro querido Rey.

 LEGITIMISTA DIGITAL.
  18 de agosto de 2016 
S.M. Don Carlos Hugo I

 
Mis hijos me lo han pedido y a ellos, a mis carlistas, a mis amigos, a los que me acompañaron con su fidelidad a lo largo de tantos años, dedico este escrito en el que me propongo fijar lo esencial del papel que ha desempeñado, desempeña y, estoy seguro, desempeñará nuestra familia en la historia.

Si enarbolamos como lema la "Esperanza", no fue para alentar una vana ilusión. "Esperanza" ha significado para nuestros antepasados a la vez una opción y un compromiso.

La opción era la de sostener un humanismo cristiano, fundamento de valores que se han perfilado cada vez más a lo largo del tiempo, como la justicia, la solidaridad fraternal, la libertad, el respeto a los derechos humanos, a los derechos culturales de los pueblos, el respeto a la vida que la palabra antigua de "fueros" sobre-entiende.

Pero, esto si, cuidando siempre, desde San Luis a Carlos VII y a mis antepasados mas próximos, de separar claramente la autoridad religiosa de la política, sin lo cual no se puede pretender alentar un verdadero humanismo cristiano. Para no ser estéril, el humanismo requiere que los valores sean capaces de promover cambios progresivos sociales, económicos y políticos. Porque hay una interrelación constante entre los valores que son el patrimonio mas precioso del hombre y la Vida. Los valores impulsan a la vida y esta, la vida de los hombres, el pensar y opinar de los hombres, a su vez en su dinámica nos obliga a volver a formular constantemente los valores que le han impulsado. Solo así se va hacia adelante.

DIOS PATRIA FUEROS Y REY EN RECUERDO DE DON CARLOS HUGO

Se nos fue el Rey Socialista Carlos Hugo de Borbón


Tras 6 años de su fallecimiento, mantenemos el legado Legitimista de la Tradición Monárquica Socialista.

 LEGITIMISTA DIGITAL.
  18 de agosto de 2016 

 
Del DIOS, PATRIA, FUEROS Y REY al SOCIALISMO AUTOGESTIONARIO => El lema carlista histórico encerraba en realidad una lucha contra el capitalismo oligárquico burgués, contra la imposición liberal de mercado. Quedarse en la interpretación sesgada y superficial de un lema como este sería no entender nada, al hacerlo comulgar con los enemigos seculares del carlismo y su tradición comunitarista. 

El Príncipe don Carlos Hugo de Borbón Parma nos enseñó precisamente la lucha del carlismo por un mundo más justo y solidario, a partir de la autogestión socialista. No puede haber autogestión, sino hay socialismo, sería absurdo y contradictorio.

miércoles, 10 de agosto de 2016

¿RENACERÁ EUROPA?

"La contrarrevolución reaganiana y tacheriana dieron pié al triunfo sin paliativos del capitalismo global"


"El estrellato comercializado y el despotismo del mercado ha estragado el gusto por la cultura auténtica, la de las artes, la música, la literatura, la filosofía, la búsqueda de la trascendente, cuya adquisición, conservación y prolongación requiere esfuerzos y humildad para reconocer que lo que tenemos lo hemos heredado y sólo sobre los hombros de aquellos gigantes, podemos empezar a ser originales, a crear".

 Lpedro zabala / l.D.
  10 de agosto de 2016 

Los augurios son pesimistas. La postración que sume Europa en la desesperanza se alarga y no se ve ningún signo de mejoría. ¿Por cuánto tiempo?. ¿O acabará desapareciendo ese espíritu europeo, que antaño se creyó orgulloso dominador del mundo y hoy yace casi en el pudridero?.

Para analizar la cuestión, conviene hacer un diagnóstico del mal profundo que nos corroe y que tiene muchos síntomas y causas:

*El INVIERNO DEMOGRÁFICO. Cada vez más, Europa se ha convertido en un inmenso asilo de ancianos medrosos. La caída en picado de la tasa de natalidad y la prolongación de la vida, convierte las sociedades europeas en una pirámide demográfica invertida. Arriba, una inmensa multitud de viejos y en en el pico inferior un puñado escaso de niños. Viejos que sólo ansían parecer jóvenes, eternos adolescentes que se niegan a reconocer los límites que les imponen sus edades avanzadas y a transferir la experiencia de sus años.