lunes, 3 de octubre de 2016

PUEBLO Y MONARQUÍA LEGÍTIMA CONTRA EL CAPITALISMO

El 3 de octubre de 1833 el carlismo se sublevó contra el establecimiento del capitalismo

 El 8 de octubre de 2016 en Barcelona, seguimos en pié de guerra

La monarquía capitalista defendida por la oligarquía: grandes banqueros, hombres de negocios, grandes terratenientes, ilustrados liberales, jerarquía de la Iglesia, ejército regular, plutócratas y usureros; se encontró con la rebelión protagonizada por los carlistas, que reivindicaban "las Españas Forales": hidalgos, bajo clero, campesinos, jornaleros, ganaderos y artesanos; quienes se negaban a convertirse en víctimas de la mercantilización de la vida.

LEGITIMISTA DIGITAL
03 de octubre de 2016 

S.M. Don Carlos Javier I
El 8 de octubre de 2016 pasará a la historia del carlismo y de las Españas como la continuidad de la renovación del Pacto histórico carlista entre el Rey legítimo y los Pueblos de las Españas. 

La presencia de Don Carlos Javier I y el resto de la Familia Real Legítima presentando a las Infantas carlistas y al pequeño Infante recién bautizado Don Carlos Enrique de Borbón Parma, significa para nosotros la continuidad de la lucha legitimista carlista que expresa el compromiso de la Familia Borbón Parma por las libertades de las Españas y por los derechos de sus pueblos que conforman la histórica monarquía española. 



Acudimos el 8 de octubre los leales, quiénes pensamos que otra monarquía es posible, una monarquía popular, que se preste al pueblo, que sea digna garante y sucesora de las causas sociales y las reivindicaciones populares de todas aquellas personas víctimas de la violencia económica que induce a la exclusión social. Nuestra monarquía carlista es ante todo Justicia, esperamos de ella la representación y restablecimiento de la Justicia Social y la Dignidad Humana. Por eso los carlistas estamos entusiasmados con nuestra Familia Real Legítima Borbón Parma y con nuestro Príncipe Don Carlos Enrique, porque sabemos que ellos son conscientes de nuestros anhelos, porque comparten nuestras reivindicaciones, porque les queremos y apreciamos mucho, porque son nuestro valor más preciado en el Carlismo, porque representan el símbolo y son la Causa de las libertades sociales de las Españas. 


Lealtad significa Pacto bidireccional: la Dinastía está con nosotros y nosotros estamos con la Dinastía. No hay fisuras, hay valores, hay lealtad.

Nuestra Dinastía Carlista es nuestro referente monárquico carlista, y por esta razón es nuestro deber como parte del Pueblo Carlista presentarnos delante de nuestra Familia Real Legítima y decidles que esto va en serio, que no es una broma, que les queremos, que les necesitamos ahora más que nunca, y más todavía ante un contexto donde no existe alternativa al sistema económico de explotación capitalista, lo que significa un grave peligro y una enorme gravedad, pero al mismo tiempo con nuestra presencia allí  reunidos todos en Barcelona significamos juntos la verdadera alternativa económica, social y territorial que necesitamos los ciudadanos españoles, que necesitan las Españas. Ahora y siempre por Don Carlos Javier I y toda la Familia Real. Viva el Rey Carlos Javier I y Vivan las Españas.