domingo, 23 de octubre de 2016

EL PSOE TRAICIONA A SUS VOTANTES Y APOYA A LA DERECHA

El PSOE es una POSE: no es socialista, ni obrero, ni español

Con la abstención del PSOE, el Partido Popular podrá formar gobierno

LEGITIMISTA DIGITAL
23 de octubre de 2016 
La POSE externa del PSOE dándoselas de ser "anti-PP" ha dejado de ser el brillante barniz atractivo por el cual numerosos miles de votantes apoyaban en las urnas a este partido. Si los votantes y simpatizantes pesoistas mantienen la memoria histórica de lo ocurrido a día de hoy, en las próximas elecciones no volverán a votar a este partido, que ha demostrado ser un auténtico fraude al conjunto de los intereses y necesidades sociales de la población

Reiteramos una vez más nuestra denuncia y desprecio por el comportamiento del PSOE. Ya no es un partido socialista, hace mucho dejó de serlo. No debe sorprender su doblez, que demostrará en los próximos días, cuando sus dirigentes responsables en el Congreso de los Diputados, respalden con su abstención un futuro gobierno de un partido corrupto y antisocial como es el Partido Popular, poniendo de nuevo como presidente del gobierno a Mariano Rajoy Brey

El PSOE hace mucho tiempo que dejó de ser socialista, pues ya apuntó maneras cuando en bloque apoyó la dictadura de Miguel Primo de Rivera, en tiempos de Alfonso el “XIII”. El monarca, heredero de la usurpación capitalista decimonónica se refería al dictador como “Mi Mussolini”. Así era el PSOE, renunció a su ser para constituir en bloque el Sindicato Único de la dictadura llamado UGT (Unión General de Trabajadores). Así eran los peosístas de entonces, y así son ahora, pues no tienen escrúpulos de apoyar a la derecha neoliberal capitalista del Partido Popular.


Pero es que el PSOE cuando ha gobernado ha realizado una política estética que le llevaba al cambio de sus siglas de manera sutil en sus iniciales. El PSOE solo es una POSE, una pose estética, externa, es un adorno. El único adorno que todavía para muchos tenía un atractivo era el simple hecho de ser “anti-PP”. Ese adorno ha muerto, porque se ha convertido en adalid del Partido Popular.

Recuerda el PSOE a aquel Partido Liberal Progresista del sistema de la restauración liderado por Práxedes Mateo Sagasta, ya que el PSOE dejó de ser socialista. ¿Cómo puede titularse socialista un partido que ha privatizado los sectores estratégicos de la economía? Si, las telecomunicaciones, la banca, la energía, la industria pesada. Siendo el principio de economía mixta un proyecto claramente socialdemócrata, los “socialistas”, no solo españoles sino europeos han entregado al sector privado la flor y nata que constituían los ingresos del Estado para hacer frente a los gastos sociales: sanidad, educación, pensiones...

Cuando los “socialistas” europeos, a partir de las fuerzas políticas socialdemócratas han renunciado a la socialización de los medios de producción, porque buscaban su privatización tal y cual lo plantean las fuerzas liberales y conservadoras, hoy neoliberales y neoconservadoras, dice mucho del lamentable estado en el que se encuentran en toda Europa. Y es que la socialdemocracia europea no levanta cabeza porque va perdiendo elección tras elección. Ni siquiera los socialistas y comunistas franceses votan al Partido Socialista y al Partido Comunista Francés, porque prefieren al Frente Nacional de Le Pen. Esto debería hacerles pensar un poco, pero ellos siguen a la suya, lo que constituirá el desplome de las formaciones oficialmente consideradas como izquierdistas. Y decimos oficialmente, porque en la práctica no son partidos izquierdistas, son simplemente una POSE más, como el PSOE.

Hoy día 23 de octubre de 2016, el PSOE se ha vuelto a retratar. Ha quedado bien plasmado el golpe de Estado que la derecha española ha perpetrado en el seno del PSOE, el cual señalamos y denunciamos el 1 de octubre de 2016, que tenía por objetivo hacer descarrilar el intento de formación de un gobierno alternativo de centro-izquierda presidido por Pedro Sánchez, y poner al PSOE al servicio del Partido Popular. Hoy ha quedado bien plasmado ese golpe de Estado en el seno del PSOE, el cual ha dejado muy claro que no es socialista, ni obrero, ni siquiera español, porque prioriza los intereses capitalistas oligárquicos extranjeros a los intereses sociales y económicos de la ciudadanía, escupiendo como hace el PP sobre la soberanía social de las Españas.

Esperamos que el PSOE desaparezca del escenario político lo más pronto posible porque todavía a pesar del fraude que supone la existencia política de este partido, existen muchos ciudadanos que todavía militan en él y lo defienden como si fueran absurdos hinchas radicales de equipos de fútbol.


No hay comentarios: