miércoles, 10 de agosto de 2016

¿RENACERÁ EUROPA?

"La contrarrevolución reaganiana y tacheriana dieron pié al triunfo sin paliativos del capitalismo global"


"El estrellato comercializado y el despotismo del mercado ha estragado el gusto por la cultura auténtica, la de las artes, la música, la literatura, la filosofía, la búsqueda de la trascendente, cuya adquisición, conservación y prolongación requiere esfuerzos y humildad para reconocer que lo que tenemos lo hemos heredado y sólo sobre los hombros de aquellos gigantes, podemos empezar a ser originales, a crear".

 Lpedro zabala / l.D.
  10 de agosto de 2016 

Los augurios son pesimistas. La postración que sume Europa en la desesperanza se alarga y no se ve ningún signo de mejoría. ¿Por cuánto tiempo?. ¿O acabará desapareciendo ese espíritu europeo, que antaño se creyó orgulloso dominador del mundo y hoy yace casi en el pudridero?.

Para analizar la cuestión, conviene hacer un diagnóstico del mal profundo que nos corroe y que tiene muchos síntomas y causas:

*El INVIERNO DEMOGRÁFICO. Cada vez más, Europa se ha convertido en un inmenso asilo de ancianos medrosos. La caída en picado de la tasa de natalidad y la prolongación de la vida, convierte las sociedades europeas en una pirámide demográfica invertida. Arriba, una inmensa multitud de viejos y en en el pico inferior un puñado escaso de niños. Viejos que sólo ansían parecer jóvenes, eternos adolescentes que se niegan a reconocer los límites que les imponen sus edades avanzadas y a transferir la experiencia de sus años.

*Un FASCISMO DE LA VULGARIDAD, en expresión de Steiner. El estrellato comercializado y el despotismo del mercado ha estragado el gusto por la cultura auténtica, la de las artes, la música, la literatura, la filosofía, la búsqueda de la trascendente, cuya adquisición, conservación y prolongación requiere esfuerzos y humildad para reconocer que lo que tenemos lo hemos heredado y sólo sobre los hombros de aquellos gigantes, podemos empezar a ser originales, a crear. Nos hemos convertido en esclavos de la moda, de lo efímero, apreciado tan sólo en función de su precio en el mercado.

*Las XENOFOBIAS, los odios hacia el extranjero, hacia el que viene de fuera, hacia el que busca en nuestro suelo, la paz, el trabajo y el pan que no encuentra en su tierra de origen. Odio sólo atemperado, cuando el extranjero resulta que es rico y viene aquí a gastarse sus dineros.

*LA VACA SAGRADA de Europa es el ESTADO-NACIÓN. Nacido por la conjunción de la forma estatal del poder político con el mito de la soberanía nacional. Mito que, si en el siglo XIX y XX podía sostenerse sin que se viera que el rey estaba desnudo, hoy ya no puede sustentarse cuando en un mundo globalizado, sus desnudeces saltan a la vista de todos.

*Los NACIONALISMOS, grandes o chicos, banales o emergentes, centrípetos o periféricos. Su entraña exclusivista, hacia dentro dentro y hacia fuera, intenta congelar y convertir unas diferencias específicas en esencia de una nación que intenta definir más sobre los propios que sobre los extraños. Convierte en sagradas las fronteras para incrustarlas en las mentes de sus educandos y ciertos hechos históricos, reales o no, que se convierten en fundantes de la nación por ellos creada.

*EL NO RECONOCIMIENTO de la PLURALIDAD esencial de Europa a lo largo de su historia. Pluralidad con múltiples aspectos. Uno de ellos, el lingüístico. Como decía Steiner. “No hay lenguas pequeñas. Cada lengua, contiene, explora y transmite no solamente una carga única de recuerdos vividos, sino también la energía en desarrollo que poseen sus formas verbales de futuro, una potencialidad para el mañana. La muerte de una lengua es irreparable, disminuye las posibilidades del hombre...Europa, en verdad, perecerá, si no lucha por sus lenguas, sus tradiciones locales, y sus autonomías sociales. Si se olvida que Dios está en el detalle”. Plurales también son sus raíces: filosofía griega, religión bíblica y derecho romano. Y con tres grandes ámbitos: el mundo latino, el germánico y el eslavo.

*EL NEOLIBERALISMO. La caída el muro del Berlín y la contrarrevolución reaganiana y tacheriana dieron pié al triunfo sin paliativos del capitalismo global. La traición de conservadores y socialdemócratas a sus ideologías respectivas consumaron su triunfo en Europa. El gran pacto social que cristalizó en el Estado del Bienestar, iniciado por Beldevere en Gran Bretaña y Bismark en Alemania y desarrollado por la socialdemocracia, sobre todo después de la 2ª guerra mundial, está hoy en franco retroceso. Las consignas privatizadoras, la deslocalización de empresas, la corrupción galopante y las políticas austericidas para hacer frente a la crisis provocada por el capitalismo especulativo, están liquidándolo. El último dogma, la libertad total de mercado, quiere plasmarse en Tratados Internacionales que, junto a los paraísos fiscales y el fraude generalizado a las leyes tributarias, podrían acabar con sus restos. El resultado de todo ello es un desequilibrio social cada vez más acusado con la aparición de bolsas crecientes de pobreza en suelo europeo.

¿Podrá renacer Europa?. ¿Será capaz de volver a sus raíces plurales, cristalizadas en los Derechos Fundamentales de las Personas?. ¿Podrán las sociedades europeas, cada vez más heterogéneas, en las que coexisten premodernos, modernos ilustrados, posmodernos escépticos y pos-posmodernos hermenéuticos, vivir la unidad de eso valores comunes en una convivencia basada en el respeto recíproco?. ¿Seremos capaces los europeos de hoy, de superar políticamente tanto los Estados-nación como las Instituciones de esa Unión Europea, hecha a medida de los grandes mercaderes, en un federalismo hacia abajo y hacia arriba, colaborador y cooperante?. ¿Sabremos pedir perdón por los crímenes que hemos cometido, a veces apelando a nuestros valores, y perdonar también los que han cometido contra nosotros, sin olvidar esos hechos imborrables que deben avergonzarnos para que su lección impida su repetición. ¿Estaremos dispuestos tanto a asumir que somos una sociedad mestiza, forjada históricamente por influencias de todo tipo, para abrirnos a las nuevas aportaciones, y así aceptar con humildad y humor nuestro papel dentro de la humanidad?.