jueves, 18 de agosto de 2016

DIOS PATRIA FUEROS Y REY EN RECUERDO DE DON CARLOS HUGO

Se nos fue el Rey Socialista Carlos Hugo de Borbón


Tras 6 años de su fallecimiento, mantenemos el legado Legitimista de la Tradición Monárquica Socialista.

 LEGITIMISTA DIGITAL.
  18 de agosto de 2016 

 
Del DIOS, PATRIA, FUEROS Y REY al SOCIALISMO AUTOGESTIONARIO => El lema carlista histórico encerraba en realidad una lucha contra el capitalismo oligárquico burgués, contra la imposición liberal de mercado. Quedarse en la interpretación sesgada y superficial de un lema como este sería no entender nada, al hacerlo comulgar con los enemigos seculares del carlismo y su tradición comunitarista. 

El Príncipe don Carlos Hugo de Borbón Parma nos enseñó precisamente la lucha del carlismo por un mundo más justo y solidario, a partir de la autogestión socialista. No puede haber autogestión, sino hay socialismo, sería absurdo y contradictorio.


La derecha es la que siempre ha esgrimido a Dios, a la Patria y la Ley, para salvaguardar sus intereses capitalistas. Convertir la Patria en el bolsillo de los ricos, hacerlo en nombre del Dios dinero, bajo una apariencia de falso e hipócrita cristianismo católico que bendecía la expropiación de los comunales públicos. Cuando el carlismo pierde en el campo de batalla, es cuando la derecha comienza a implantar en España el centralismo, la propiedad privada absoluta y el capitalismo. La derrota del carlismo es la derrota del comunal y por tanto la derrota del campesinado.



El carlismo era la expresión de una monarquía foral y comunal que pretendía la protección de los derechos de los campesinos frente a los mercaderes capitalistas. Por esto soy carlista. El Dios de los Carlistas es un ente bueno frente al Dios de los derechistas que es en realidad el poder del dinero. La patria de los carlistas eran las Españas, un conjunto de Estados Forales donde regían las antiguas Constituciones bajo el árbol local de los distintos pueblos y nacionalidades ibéricas. Unas patrias forales que mantenían los comunales campesinos y un Rey destronado que se enfrentó a la oligarquía capitalista que usurpó los derechos del pueblo desde 1833, y por ello la plutocracia acabó desterrando a la Familia Real Legítima Carlista.

Hoy mantenemos vivo el pacto Dinastía Carlista-Pueblo Carlista, y rubricamos nuestra lealtad a la monarquía socialista que Don Carlos Hugo representaba, y que hoy representa su hijo Don Carlos Javier I de Borbón  y su nieto el Infante Don Carlos Enrique de Borbón.
Entender la historia del carlismo, significa comprender la lucha de los pueblos por su libertades comunales frente a los individualismos feudales mercantilistas que hoy representa el sistema de explotación capitalista.
S.M. Don Carlos Hugo de Borbón Parma, siempre será nuestro recuerdo permanente en nuestros corazones. Viva el Carlismo, viva el Rey Don Carlos Javier I.