viernes, 24 de junio de 2016

GRAN BRETAÑA ABANDONA LA UNIÓN EUROPEA

Ganó el BREXIT. Europa SI, pero NO así.


Cuando el europeísmo se ha convertido en la defensa del IV Reich Alemán, y la Unión Europea en la guarida del sistema de explotación capitalista favorecedor de los intereses plutócratas de la oligarquía financiera neoliberal, entendemos y compartimos la desafección de la población por esta Europa antisocial. Solo hay que ver por qué bando ha apostado la City de Londres.

 LEGITIMISTA DIGITAL
  24 de junio de 2016 


Mientras los medios de comunicación capitalistas venían informando en las encuestas la permanencia de Gran Bretaña en la Unión Europea de acuerdo a un pretendido resultado ajustado del 55% favorable a la UE, hemos descubierto la realidad que la supuesta libre información nos negaba.

Resulta paradójico para todos aquellos que veían en Gran Bretaña su modelo a seguir dentro de la Unión Europea, y al mismo tiempo acusaban a partidos como Podemos de querer abandonar la Unión Europea y el Euro. Hoy están comiendo barro.

Gran Bretaña fue siempre la quinta columna del mundo anglosajón metida en el seno de la Unión Europea. Siempre torpedeó el proyecto europeo a las órdenes de los EEUU. Desde su concepción de un conservadurismo liberal, defensor del capitalismo internacional, siempre se opuso a la Europa proteccionista que representaron los reinos de Antiguo Régimen y la Europa Napoleónica.

El proyecto europeo iba a ser más que discutido por los ingleses, lo que a su vez supone una gran reflexión, porque aquí todo el mundo tiene un ciego discurso europeísta, excepto los marginados partidos políticos de corte euroescéptico.

Aquí todo el mundo con tal de ser y sentirse europeo ponía la cabeza de sus conciudadanos al servicio de las medidas más antisociales y austericidas de la la historia. Con tal de reafirmar un proyecto europeo, nos ha dado igual entregar el mismo a la oligarquía capitalista financiera que es la que en realidad ha dominado y domina la Unión Europea.

Los Griegos dijeron NO a la Troika Capitalista el pasado verano, y al final están comiendo barro porque su economía no les permite una soberanía e independencia económica capaz de asumir su decisión democrática. Se pone en evidencia de nuevo, que la democracia de los pueblos va unida a su poder económico. Luego la democracia está secuestrada por el poder del dinero. 

El NO solidario de los Griegos con la Europa de los pueblos se contrapone al NO egoísta de Gran Bretaña, que conocedora de la fortaleza de su economía, sabe capaz de resistir a los envites del gran capital, a pesar de las malas notas que ahora mismo está recibiendo de las Agencias Calificadoras internacionales que están al servicio de la concentración del poder financiero internacional.

No obstante esta noticia ha sido una respuesta brutal y contundente de las que hace tiempo no se veían en el tablero político. Acostumbrados a aceptar que los designios económicos estuvieran por encima de las decisiones políticas ciudadanas, estamos en este aspecto de enhorabuena, porque una vez más se ha intentado acallar desde el poder financiero, el verdadero sentir de la población ante la Unión Europea con la amenaza capitalista financiera.

 Y es que volvemos a denunciar como el poder financiero ha usurpado e intenta usurpar las decisiones políticas que van en su contra.
A las Agencias Calificadoras y al Capitalismo Internacional le hubiera gustado que Gran Bretaña hubiera permanecido en la Unión Europea, con lo que hubiera reforzado el presente proyecto europeo antisocial, austericida y capitalista neoliberal.

El surgimiento de la extrema derecha en los países europeos tiene un punto de resistencia a los designios que gobiernan desde Alemania y el Banco Central Europeo.

Si la Unión Europea no rectifica sus políticas sociales y económicas al giro socialista desterrando el sistema capitalista, tendremos más respuestas como la dada hoy por los habitantes de Gran Bretaña.
Desde aquí aprovechamos para tomar la palabra del ministro principal de Gibraltar, cuando afirmó hace un par de semanas que si Gran Bretaña apostaba por el Brexit, que entonces Gibraltar se reintegraría en España.