martes, 23 de febrero de 2016

¿CON QUIÉN PACTARÁ PEDRO SÁNCHEZ?

¿Es el PSOE un partido socialista?


Las declaraciones de los barones pesoistas como Susana Díaz y sus exlíderes como Alfonso Guerra y Felipe González son favorables a pactar con las formaciones derechistas PP y Ciudadanos.

 legitimista digital
  23 de febrero de 2016 
Reunión Sánchez-Rivera en Madrid
Las actuales conversaciones que están llevando los distintos partidos políticos con el objetivo de alcanzar la gobernabilidad del país, está teniendo un interesante escenario político que pensamos podría terminar con la formación de una mayoría política de izquierdas representada en el parlamento que ponga freno a las políticas derechistas austericidas recortadoras de derechos sociales, y dé respuesta al mismo tiempo a la vertebración territorial confederal de las Españas.
Sin embargo, la decepción se acerca por momentos al contemplar como los Psoistas (PSOE) son más sensibles a las propuestas políticas de Ciudadanos, partido liberal capitalista de centro derecha. Hace tiempo que los Pesoistas dejaron de ser marxistas, incluso dejando de lado los principios de la socialdemocracia Keynesiana, y más bien hoy se definen como "Social-liberales" lo que los acerca todavía más a la derecha neoliberal capitalista de Ciudadanos y el PP.
Desde Legitimista Digital pensamos que es posible finalmente se de una situación decepcionante en el escenario político para las verdaderas fuerzas socialistas, al ser posible un acuerdo de gobierno entre el PSOE-Ciudadanos con la abstención del PP que facilitaría el nombramiento de Pedro Sánchez como presidente del gobierno, con tal de evitar a toda costa el acceso del gabinete dirigente de Podemos a la gobernabilidad de las Españas.

Esto traerá un mayor descontento social por parte de las fuerzas de izquierda, que vereremos truncadas nuestras esperanzas por las cuales no se cumplan nuestros objetivos económico-sociales y político-territoriales que desde el carlismo presentamos como la aplicación del socialismo de autogestión global y la Federación territorial de las Españas entendida desde la base local territorial desde abajo a arriba, no al revés.
En este caso Podemos al parecer mantiene la defensa del "derecho a decidir" que es para el carlismo el derecho libre de autodeterminación de los pueblos expresado por nuestra autogestón territorial, que extrapolamos también como derecho a decidir en todos los campos y por tanto lo formalizamos en nuestra autogestión política y económica.
Lamentaríamos que el PSOE pactara finalmente con el PP-Ciudadanos, ya que ese acuerdo perjudicaría gravemente los intereses sociales de toda la ciudadanía, agravaría el atentado contra la soberanía democrática, porque ésta se ha demostrado vendida al gran capital, la plutocracia de la usura.
El PSOE se arrepentirá por tratar de favorecer un acuerdo tripartito (PP-PSOE-Ciudadanos) aunque el acuerdo con el PP sea en la sombra, lo que implicaría la aceptación por parte del PP de mantener su abstención en el parlamento. Este acuerdo partidario de mantener las políticas neoliberales capitalistas, pasará factura a un PSOE cada vez más deslegitimado y desacreditado por tales comportamientos.