lunes, 7 de diciembre de 2015

¿NO ERA EL RÉGIMEN BOLIVARIANO DE VENEZUELA UNA DICTADURA?

El régimen chavista se desploma tras el resultado electoral

La República Socialista siempre deja abierta la puerta al bloque capitalista para que le arrebate el poder a través de la elección presidencial. Esto jamás ocurriría con una monarquía socialista.

 Legitimista digital
  07 de diciembre de 2015 
Presidente saliente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro

Lo hemos señalado en varias ocasiones, el sistema republicano por mucho que sea socialista deja la puerta abierta al sistema capitalista a través de la elección, porque toda elección pervierte la esencia de la Estructura del Estado. Siempre hemos entendido desde legitimista digital que el ámbito electoral en el que debe participar el pueblo es en el ejecutivo y en el legislativo, pero nunca jamás en el poder judicial. Los republicanos defienden la más alta magistratura del Estado como un órgano político sujeto a elección, mientras que los monárquicos afirmamos que la más alta magistratura del Estado NO es un órgano político, sino JURÍDICO, y por tanto negamos sobre el mismo cualquier intento electivo. Porque además toda elección, está sujeta a los intereses plutócratas y capitalistas y más todavía hoy, desde los medios de comunicación oficiales, desde la influencia del poder de la banca, las multinacionales y el capitalismo, donde es finalmente el poder del dinero el que determina siempre esos procesos, por activa o por pasiva, a menos que el pueblo tenga la suficiente información, formación y dignidad, para no caer el la red del capital.


 Entendemos y defendemos que la más alta magistratura del Estado está encarnado en la Monarquía, y el Rey es el Alto Juez comprometido con la causa del Pueblo. El monarca como Alto Magistrado NO es elegible, y por tanto la estructura de Monarquía Socialista es inamovible. La monarquía nació para someter a los plutócratas y al capitalismo en interés de la Rex-pública, del pueblo y del bien común. Venezuela con Hugo Cháves y con Nicolás Maduro ha intentado blindar los derechos y garantías públicas dando participación de los beneficios económicos derivados del petróleo venezolano al pueblo, sin embargo ha habido carencias fuertes en este proceso pues ha faltado la formación y la inversión productiva desde el Estado. Como ejemplo, se repartieron tierras entre la población más vulnerable con reses incluidas. No supieron cultivarlas y se comieron el ganado. Los procesos socialistas autogestionarios necesitan de formación económica, planes de viabilidad y de inversión. 

El socialismo no puede ser una dádiva desde el poder a los "súbditos". Del régimen Bolivariano de Venezuela nos quedamos con la inversión pública en vivienda y en educación, nos quedamos con la recuperación de lo público para el pueblo y por tanto con la nacionalización, aún a falta de concebir el proceso desde la autogestión a través de la comarcalización o municipalización pública de la economía, pues en esta ocasión el modelo socialista venezolano ha vuelto a caer en el error del centralismo jacobino sin atender a la realidad local dejando de lado lo que podía haber fomentado desde una iniciativa economica-socialista a nivel local. Hace falta hacer autocrítica y mirar los errores sin olvidar que la plutocracia ha estado constantemente boicoteando el intento de modelo socialista venezolano. Ahora desgraciadamente comenzará lo que la burguesía y oligarquía capitalista llaman “democracia”: un proceso desamortizador cuyo objetivo es el desmantelamiento de todas las estructuras políticas públicas para ponerlo en manos privadas, privatizando de nuevo la economía y entregando el país en manos del mejor postor, en manos de amiguetes tal como ocurre en todos los países del bloque capitalista encarnado por los EEUU.