lunes, 21 de diciembre de 2015

NADIE GANA LAS ELECCIONES: El PP no puede formar gobierno

En la Dictadura del bipartito se impone la Ley d´Hont

Cae el apoyo al bipartidismo en un 22,53%, sin embargo 7.000.000 de votantes siguen apostando por ladrones y corruptos como es el Partido Popular.

 LEGITIMISTA DIGITAL
  21 de diciembre de 2015 
El bipartidismo se resiente
En Legitimista Digital nos congratulamos por la corrosión del bipartito, aunque lo consideramos insuficiente. Las fuerzas neocapitalistas tienen todavía mucho peso e influencia en la sociedad: PP, PSOE, Ciudadanos.
La ley d´Hont sigue haciendo estragos y margina a partidos como Izquierda Unida que con la proporcionalidad de votos podría tener en la Cámara hasta 13 representantes en lugar de 2.
Injusta Ley d´Hont
Mantenemos la crítica al sistema electoral y la manipulación de ciertos colectivos sobre colectivos electores vulnerables como ancianos, inmigrantes, dependientes y enfermos mentales que siguen emitiendo voto al partido popular a través del chantaje y compra clandestina del voto, así como los pucherazos por correos, los votantes muertos, y discriminar al votante exiliado.
¿Cómo es posible llamar democracia a un sistema por el cual 7.000.000 de votantes se imponen sobre la voluntad de 39.000.000 de habitantes?

La aparición de Ciudadanos y las contradicciones de Podemos había desgastado la intencionalidad de voto a favor de Podemos, ya que no es posible pregonar por doquier "Si se puede", estar contra los recortes sociales y apoyar publicamente a Alexis Txipras en contra de la voluntad del pueblo griego emitida con el OXI dado contra la Troika.
Que IU necesite 400.000 votos para tener 1 escaño, y el PP sólo 68.000 votos se llama ESTAFA, ¿No lo ves?

En las últimas dos semanas de campaña Podemos empezó a despegar por las torpezas de Ciudadanos con el tema de la violencia machista de género.
El resultado final ya lo conocemos. Es lamentable que 7.000.000 de personas sigan apostando por el Partido Popular, realmente inconcebible. Esas personas son culpables y cómplices tanto como los corruptos.