lunes, 16 de noviembre de 2015

LAS GUERRAS DE OCCIDENTE PROVOCAN TERRORISMO

Del Terrorismo Occidental al Terrorismo Islámico

Cuando los Talibanes eran los amigos de Occidente y se les financiaba desde los EEUU. Cuando para hacer la guerra a la URSS y a la actual Rusia compitiendo por la geoestrategia económica y política, el gobierno estadounidense decidió respaldar a la oposición Siria contra Al Assad, aniquilando previamente el régimen baazista socialista de Sadam Husseim

Legitimista digital
 16 de noviembre de 2015 

De aquellos polvos, estos lodos. Hace tiempo que Francia y todo el bloque capitalista está en guerra capitaneado por los EEUU contra el oriente. Aliados de regímenes tan poco democráticos como Arabia Saudí, los EEUU desde los años 70 y 80 tenían un plan: financiar el terrorismo islamista que actuara contra los países socialistas que formaban la URSS.
El senador Charli Wilson fue el orquestador de esta maniobra para hacer hundir a la URSS que había entrado en guerra contra los Talibanes de Afganistán.

Países como Libia, Siria, Irak, Afganistán e Irán para el año 1979 estaban en la órbita de influencia soviética y el bloque capitalista no quería consentir este hecho, así que al Pentágono a través del mencionado senador, se le ocurrió la idea de apoyar a los "creyentes de un sólo Dios" contra las huestes marxistas y ateas que representaban los ejércitos y países de la órbita soviética.


Esta dinámica pretendía desestabilizar una serie de países con economías cerradas o parcialmente abiertas a la economía enternacional. Los EEUU y el bloque capitalista occidental buscaba como sigue buscando hoy la dependencia económica a través de la globalización neoliberal de los países que mantenían economías cerradas o parcialmente abiertas para a través del capitalismo y la ley del mercado robarles sus recursos económicos a través del comercio internacional y el endeudamiento. Para ello planteaba el bloque capitalista una serie de medidas encaminadas a destruir el proteccionismo económico que ejercía el sistema socialista y desmantelar los estados socialistas para venderlos al mejor postor. Esto ocurriría en algunos estados tras la caída del muro de Berlín en 1989, con el hundimiento de la URSS. Los antiguos burócratas rusos se convirtieron con  Boris Yelsin en los nuevos jerarcas capitalistas, y lo que había sido un debilitamiento del poder ruso, fue aprovechado por los EEUU y el bloque capitalista a través de la OTAN para acrecentar su influencia en países como Polonia o Rumanía. Esa influencia ha llegado recientemente a Ucrania con su crisis gubernamental donde los políticos y senadores americanos de los EEUU han apostado por apoyar a las fuerzas derechistas y ultranacionalistas para que finalmente tomaran el poder haciendo de Ucrania un país afín a la órbita occidental capitalista.

Así queda descrito el tablero de juego internacional y el "equilibrio mundial" que es un concepto sacado del "equilibrio europeo" existente en los siglos XVII al XIX en la que los países contrapesaban y se aliaban para evitar que un país fuera hegemónico.
Los EEUU siguen manteniendo esa hegemonía que le dio las dos guerras mundiales, sobretodo tras la segunda guerra mundial. Europa quedó de comparsa y relegada a un papel secundario de sumisión a los intereses norteamericanos a través de la influyente y creciente comunidad anglosajona capitalista que terminó imponiendo el capitalismo neoliberal a través de la globalización del comercio y las nuevas tecnologías. Ello ha posibilitado el mantenimiento y creciente poder de la OTAN, el bloque capitalista occidental y los EEUU como paladín de esta visión economicista, egoísta y capitalista del mundo.

EEUU ha jugado a la agresión permanente contra Rusia y contra oriente, también contra África. Los países capitalistas se rigen por la expropiación, el liberalismo y la privatización de los recursos y el robo a través de la legalidad del libre comercio, y así las empresas capitalistas multinacionales europeas como las Belgas, las Francesas, las Inglesas, las Holandesas, las Estadounidenses se reparten el botín que ofrece el tercer mundo: África, Asia, Latinoamérica. 
El capitalismo juega con los recursos de los demás para mantener en crecimiento indefinido las economías de los países occidentales y obliga a otros países de economías cerradas o parcialmente abiertas a abrirse completamente para hacerlos dependientes de la banca internacional, la privatización y el capitalismo imponiendo el robo y la extorsión a través de las negociaciones comerciales. Desde los productos de las multinacionales farmacéuticas pasando por los diamantes de sangre y el cóltan de la vergüenza y otros productos minerales en África. ¿A quién importa realmente en el mundo el hambre en África? ¿A quién le importa en el mundo el desarrollo económico de los países y pueblos africanos? A nadie. A Occidente jamás le interesará ese supuesto desarrollo de África porque prefieren mantener a estos pueblos en la ignorancia, en la miseria porque es más fácil robarles, expropiarles.

Lo mismo ha ocurrido con los países musulmanes. Occidente ha potenciado y fomentado las estructuras dictatoriales de estos países, pues ha alentado un falso desarrollo basado en la explotación y robo del petróleo a través del comercio internacional y la globalización. No se han globalizado los derechos humanos, ni los derechos civiles, ni todos los derechos vincualdos al mundo laboral, del trabajo, la ecología y el medio ambiente, al contrario.
El mundo musulmán que ha prosperado de manera muy desigual han sido los paíeses del golfo Pérsico por sus negocios del petróleo y el gas. 
Occidente se ha estado riendo del mundo musulmán porque lo ha mantenido como sus siervos servidores de materias primas para occidente y muy en especial el petróleo.

Los efectos de la excolonización y la mentira de una sociedad igualitaria en derechos y portunidades para todos. ¿Cómo se nos ha presentado la sociedad francesa desde los años 90 hasta la actualidad?

Como una sociedad multicultural bien arraigada, bien establecida con lazos sociales profundos cuando realmente no ha habido integración social de ninguna clase. Los países centroeuropeos del bloque capitalista apostaron por el hacinamiento poblacional y por los guetos sociales de barrios donde predomina la multiculturalidad pero que evitan la interculturalidad.
¿Cuantos jóvenes de cuarta generación que han nacido en Francia y son de origen árabe o musulmanes tienen acceso real al funcionariado público? ¿Cuántos pueden ser bomberos, arquitectos, abogados, jueces,...? ¿Cuántos? ¿Qué oportunidades brinda la sociedad francesa a su juventud?
Los franceses hicieron su revolución de 1789 decapitando al rey y a la reina de Francia, pero la hicieron para ellos, para los blancos, para su raza. A los demás miembros de la sociedad francesa los consideran de segunda y tercera categoría, pues se ha tratado de un desplazamiento de los tres estados tradicionales a los tres estados sociales y poblacionales, el primero de todos es el francés blanco y occidental, luego vienen los demás.
El rechazo de la sociedad hipócrita que cree vivir en paz y tranquilidad y que no le exige a sus gobernantes una responsabilidad por el juego realizado en el tablero internacional favorece la estupefacción dada en la sociedad francesa.
¿Por qué muchos jóvenes se suman al ISIS? ¿Por qué tienen como referente el Estado Islámico? Por el rechazo social que sufren en los países donde viven que les prometieron y les engañaron que serían ciudadanos franceses iguales que el resto, cuando resulta que son ciudadanos de cuarta y quinta categoría. Se trata de jóvenes desarraigados, muy influenciables en su radicalización islamista, a la que se acogen como rechazo a la sociedad occidental capitalista en la que viven.
Los actos terroristas ocurridos el viernes 13 de noviembre de 2015 en París nos debe hacer reflexionar sobre todos esto,  La hipocresía de Francia ha sido cuando de la mano de los EEUU han financiado y armado al ISIS para hacerle la guerra a Rusia y a la Siria de Al Assad.
Eso de financiar y armar a los terroristas islámicos para hacer caer los gobiernos y economías cerradas de la zona (Irak, Siria) les ha estallado en las manos a los hipócritas occidentales
Mientras Rusia combatía el terrorismo islámico en Afganistán o en Chechenia, éste era apoyado por los EEUU y sus aliados hipócritas
La rebelión contra Al Asad fue del estilo del golpe de Estado apoyado por Occidente en Ucrania contra la influencia Rusa. En ambos casos es una agresión de los EEUU y sus aliados contra Rusia. Mientras en Egipto los intereses norteamericanos hacían fracasar la primavera árabe, en Siria ha sido al contrario.

Eso de financiar terroristas como hace EEUU, reconocido por el general Clark y por la propia Hilary Clinton, no me parece ético.
La cuestión es que los EEUU no han tenido escrúpulo alguno con apoyar y financiar a locos terroristas en Siria, cosa que Rusia no ha hecho en Egipto. El ISIS los supera a todos en daños, pérdidas humanas,... Rusia ha tenido claro desde el principio la guerra contra el terrorismo, mientras que los EEUU y la UE los han financiado, apoyado y amparado en Bosnia, Albania, Libia, Siria, Irak, Afganistán o Chechenia. ¿Para qué? Para joder a Rusia, para incrementar la influencia y dependencia económica de estos países respecto de Occidente y apartarlos de la influencia Rusa.
Quien juega con fuego, termina quemándose. Eso es lo que le pasó a la España de Aznar y a la Francia de Sarkozy y de Hollande, y a la propia EEUU.
Si no somos capaces de darnos cuenta que los EEUU y Occidente han estado jugando durante todo este tiempo a la geopolítica y la geoestrategia mundial, no para acabar con el terrorismo internacional, sino para fomentarlo, para crear nuevas guerras que lleven a su vez a mayor desestabilización y dependencia, querrá decir que nos seguirán tomando el pelo.
Pero estos atentados terroristas ocurridos en Francia darán los votos a la extrema derecha, porque a la ciudadanía se le ha mentido, se la ha tenido en la ignorancia en cuanto a que Francia es un país en guerra al estar integrado en la política de la OTAN y a seguir los designios marcados por los EEUU en cuanto a la geoestrategia mundial. Todos los ciudadanos debemos condenar estas acciones terroristas, pero no sólo las ocurridas en Francia sino en todos los países del mundo donde el terrorismo ha mostrado su cara más horrible y lamentable, sin embargo el occidente europeo y laico exige a las religiones un compromiso y muy en especial a la Islámica, aunque todo esto no tiene nada que ver con ningún Dios por mucho que lo intenten los integristas y fundamentalistas de todas las religiones.
Estaría bien que los musulmanes salieran a manifestarse y condenasen la acción terrorista y criminal que ha tenido lugar para evitar ser el chivo expiatorio de Europa y por tanto ser la causa del triunfo de la extrema derecha, porque de mirar hacia otro lado y no condenar la agresión en el suelo y lugar donde viven, significaría su simpatía implícita por este tipo de atentados. El problema es la radicalización de las posiciones en el sentido de la retroalimentación entre el fundamentalismo musulmán y otro de extrema derecha que significa un choque de trenes y por ello no debemos alimentar otro fundamentalismo.
Tampoco debemos olvidar que el flujo migratorio es el resultado de refugiados huyendo de la guerra, la miseria, la pobreza y la barbarie. Huyendo de sus países porque no pueden vivir en ellos. Es el resultado de la explotación capitalista internacional de sus países. En el mundo se impone la dinámica de explotación capitalista con la libre circulación de capitales financieros internacionales pero se impide la libre circulación de personas a las que se roba y expropia legalmente a través del libre comercio y la globalización capitalista.
Pongo en evidencia la incoherencia de un sistema que saquea algunos pueblos del mundo y levanta muros, y todo ello en nombre de la democracia y la libertad.

Pero hay modelos económicos egoístas como el capitalismo que generan odio, guerras, destrucción y marginación social, así como robo y saqueo; y hay otros modelos económicos redistributivos, solidarios basados en la autogestión de los pueblos, no en el robo del más fuerte a través de la legalidad del comercio internacional que favorece los desequilibrios, las guerras ante la complicidad de occidente.