martes, 18 de agosto de 2015

CARLOS HUGO, LIBERTAD, RECUERDO, HONOR Y GLORIA

Recuerdo y memoria por nuestro Rey de las Españas don Carlos Hugo I de Borbón

Denunciamos la usurpación de la Corona de las Españas, defendemos la Monarquía Socialista Autogestionaria y Confederal. Rechazamos a los herederos designados por el dictador Franco.

LEGITIMISTA DIGITAL
18 de agosto de 2015 
S.S.M.M. Don Carlos Hugo I y Doña Irene en Montejurra 76
Hoy, hace 5 años que nos quedamos sin nuestro Rey Carlos Hugo I de Borbón Parma, un príncipe humano, sabio, justo, noble y audaz, con capacidad crítica política, analítica y sensibilidad social. Pocos, muy pocos Borbones han tenido esta característica, y entre los reyes y príncipes de la cristiandad, o bien estaban completamente sumergidos en su mundo, en aquello de quienes los rodeaban: cortesanos, aventureros, charlatanes.

El Rey Carlos Hugo I fue un rey que no esperó a que le contaran las cosas, sino que él fue a conocerlas de primera mano. Estudió en Oxford Ciencias Económicas y en 1949 estudió Derecho en La Sorbona (París), y fue profesor en la Universidad de Harvard (Boston). Vivió el sindicalismo Vasco de manos de Pedro Ulaortua, más conocido como Perico el marmolista; trabajó en una mina durante unos meses compartiendo el duro trabajo con sus compañeros mineros, que al final descubrieron sorpresivamente que su compañero era el heredero legítimo de la Corona de las Españas. 

Trabajó incansablemente por la libertad y la democracia, por la reconciliación entre todos los ciudadanos tras lo que significaba aún la guerra civil y sus consecuencias. Algunos no lo entiendieron, les faltó altura de miras, un alto grado de justicia y de empatía.

Abogó por la monarquía socialista autogestionaria y federal como solución a los problemas sociales y territoriales de los ciudadanos de las Españas. No se ha hecho justicia con él, ni con el carlismo, pues una parte de la historiografía lo ha pretendido olvidar, incluso entre los miembros de los distintos partidos políticos, fuerzas sociales y sindicales que compartieron la lucha antifranquista.

Fue ante todo persona, era un príncipe humanista con una alta gran responsabilidad que le pegaba mil patadas al resto de reyes y príncipes que se preciaran, estos últimos más preocupados por el boato monárquico y por acrecentar sus negocios y privilegios en el seno del sistema capitalista.

Don Carlos Hugo nos recordó el ideal de nobeza, la causa de la monarquía por el pueblo, la defensa de los colectivos vulnerables, de los débiles, menesterosos, pero desde un sentido desarrollado de la solidaridad, de la justicia social y el socialismo, no desde una visión caritativa de entregar a los pobres las sobras de los ricos. Fue un Rey con afán de justicia social y de lucha por la democracia y la libertad desde la vía carlista al socialismo autogestionario.
Falleció en la mañana del 18 de agosto de 2010 rodeado de toda su familia. Descanse en paz nuestro Rey legítimo.