jueves, 9 de julio de 2015

NO AL TRATADO DE LIBRE COMERCIO CON LOS EEUU

El Partido Socialista y el Partido Popular en el Parlamento Europeo, se ponen de acuerdo para votar a favor del TTIP

La aceptación del libre comercio internacional entre la Unión Europea y los EEUU pone de manifiesto que el conjunto de la Unión está sometida a los intereses y designios capitalistas de los yankees.

Legitimista digital
09 de julio de 2015 

El día de ayer 08 de julio, las dos grandes fuerzas políticas parlamentarias a nivel europeo, y las tensiones con Grecia para imponer el tratado de libre comercio internacional con los EEUU.

La dinámica del capitalismo internacional es favorecer la eliminación de la diversificación local productiva, favorecer la especialización productiva al mínimo coste, lo que supone trampas en el juego de la producción para que esta salga mucho más barata y rentable a costa de disminuir los derechos laborales, prescindiendo de una legislación medioambiental, y eliminando cualquier barrera arancelaria o de control que impida por ejemplo la entrada de alimentos transgénicos.


El libre comercio al favorecer la especialización productiva, agrede la diversificación local productiva, agrede la soberanía alimentaria, energética, la agricultura ecológica, y el concepto de kilómetro cero en toda producción, ya que favorece el comercio injusto a lo largo del planeta.

El comercio injusto es aquel lleno de intermediarios, que explota a los productores, monopoliza su producción y distribución. Es aquel que incrementa sus beneficios en miles de billones de euros anuales a costa de la explotación de la tierra, de los trabajadores y del ritmo natural que estos pueden llevar. El comercio injusto te ofrece un producto bueno, rico y barato, pero todo el proceso que está detrás de ese producto es un engaño. Además muchas veces tampoco es bueno, ni es saludable.

La idea del kilómetro cero es incidir en la diversificación productiva a nivel local, para que en este mismo nivel puedan realizarse las relaciones económicas de forma autosuficiente, sin necesidad de obligar a desplazar la producción obtenida a grandes kilómetros de distancia para que allí sean ofrecidos al consumidor para su venta.

El Tratado de Libre Comercio choca contra nuestro desarrollo industrial, agropecuario, tecnológico, porque la competencia termina llevándose por delante la industria y el desarrollo local que termina desamparada.

Los neoliberales confían en las sinergias de los mercados, europeo y americano, pues al romper la barrera del comercio, los clientes americanos se convierten también en clientes europeos, y los clientes europeos se convierten también en clientes americanos. Y por ello las oligarquías de ambos continentes han decidido finalmente incrementar sus beneficios multibillonarios incrementando sus clientes, porque ellos sólo ven dinero, donde en realidad se produce una gran externalización negativa de esa denámica económica comercial: el hundimiento del desarrollo local, la imposibilidad de la diversificación productiva a nivel local, la amenaza del comercio injusto que rechaza el planteamiento localista de kilómetro cero, un impacto mayor de la huella ecológica, una explotación mayor de los recursos ajenos destinados a una producción exponencial creciente de escala.

Nos entristece y al mismo tiempo denunciamos a las fuerzas pseudosocialistas europeas por haber apoyado ese Tratado de Comercio Internacional que tendrá como consecuencia inmediata rebajas salariales y hundimiento de los beneficios de las economías locales, así como una mayor agresión al medio ambiente. Entendemos que las fuerzas políticas neoliberales fomenten y estén de acuerdo con este tratado, pero no lo esperamos de aquellos que se dicen socialistas.



No hay comentarios: