sábado, 20 de junio de 2015

EL SOBERANISMO INDEPENDENTISTA DEL PRESIDENTE ARTUR MAS PARA CATALUNYA

¿Cómo es posible hablar de soberanía e independencia manteniendo el capitalismo?

Unió Democràtica de Catalunya rompe con Artur Mas y el secesionismo separatista que plantea Convergencia. El president Mas señala que el soberanismo que él plantea no tiene nada que ver con el "si se puede" de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau

LEGITIMISTA DIGITAL
20 de junio de 2015 
Artur Mas y Ada Colau tras su nombramiento como Alcaldesa de Barcelona

En estos últimos años en Catalunya ha habido un despertar del soberanismo como idea política fundamentada en la Nació Catalana. No vamos a discutir aquí lo evidente, Catalunya es una nación histórica con personalidad política propia hasta el punto de haber tenido Constituciones propias, Hacienda, Tribunales de Justicia, moneda y leyes propias sin interferencias e imposiciones centralistas venidas de Madrid ni de ningún otro sitio. La soberanía histórica de Catalunya es una soberanía política basada en el Pacto Foral entre el Pueblo de Catalunya y su Comte de Barcelona, el legítimo. 

La soberanía estaba compartida, pues mientras la soberanía política recaía en la Nació Catalana, la soberanía jurídica recaía en el Comte de Barcelona que a su vez era Rey de las Españas. Así fue al menos hasta 1714 y posteriormente la Dinastía Carlista de los Borbones durante el siglo XIX restablecieron la idea soberanista de un catalanismo carlista basado en el pacto foral medieval señalado anteriormente y que el carlismo sigue defendiendo como modelo confederal de soberanía compartida o cosoberanía que lo hace muy particular para superar el conflicto separatista.

El soberanismo que plantea el señor Mas está basado en el liberalismo nacionalista de la patria jacobina francesa. Se trata de un soberanismo unilateral que rompe con el Pacto histórico Foral para plantear directamente la secesión de Catalunya atribuyendo a la Nació Catalana, no sólo la Soberanía Política, que le corresponde, sino la Soberanía Jurídica, que no le corresponde, pues por derecho histórico esta soberanía última recae en el actual Comte de Barcelona En Carles Xavier de Borbó. Por tanto la idea de romper con el resto de las Españas puede tener hasta cierto punto una legitimidad histórica dinástica siempre y cuando se enarbole de esta manera, pero el señor Artur Mas ya ha dado pruebas evidentes de marginar estos argumentos, pues basa su idea nacional de Catalunya en fundamentos querompen con la tradición histórica de Catalunya como una Nación de la Corona de las Españas, para basarla en una Nación secesionada de la misma. 

Y claro, para ello los secesionistas enarbolan el derecho a decidir, pues esta es la idea del soberanismo político que secuestra al soberanismo jurídico, la idea del derecho a decidir.
La actual alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, plantea una cuestión muy interesante y trascendente que el señor Mas trata de obviar e ignorar, "la cuestión de la soberanía como el derecho a decidir". Ada Colau lo ha dicho muy claro: "nosotros estamos por el derecho a decidirlo todo, no solo el futuro de Catalunya en cuanto a su independencia, sino a decidir las leyes sobre la educación, la sanidad,...

Esto ya no le gusta tanto al señor Mas y a los nacionalistas catalanes que tratan de envolverse de nuevo en la bandera de Catalunya para denunciar "el falso derecho a decidir de Ada Colau y su partido". Y no sñor Mas, los falsos sois vosotros, los Convergentes y todos los nacionalistas de derechas. 

¿Cómo es posible hablar y plantear la independencia de Catalunya desde el soberanismo independentista cuando se defiende el sistema capitalista que es per sé un sistema que favorece la dependencia internacional de Catalunya a la Banca internacional? ¿Por qué los convergentes y los nacionalistas catalanes de derechas están engañando al pueblo de Catalunya afirmando que es posible la independencia, la soberanía, la autogestión de Catalunya cuando resulta que el contexto económico capitalista convierte a Catalunya en un reo de la banca, porque entrega su soberanía a los intereses del capitalismo?

Estas son las preguntas que nadie plantea en Catalunya al señor Artur Mas, bueno si, se las plantean los separadores de la Sociedad Civil Catalana, de Ciudadanos y el Partido Popular porque estos no reconocen ni siquiera a Catalunya como una Nación, y tratan de meter palos en la rueda; pero desde el soberanismo histórico que sostiene el carlismo, desde la idea carlista de una independencia de Catalunya pactada en un modelo Foral-Confederal, nadie se lo ha planteado al señor Mas, porque todo son falsos triunfalismos, por eso los Convergentes tratan de vilipendiar a la actual alcaldesa de Barcelona cuando esta señala muy hábilmente que los falsos soberanistas e independentistas son ellos, los convergentes, los nacionalistas de derechas.
 
La independencia de Catalunya que plantea Artur Mas está atada al capitalismo internacional y por tanto su soberanismo e independentismo es falso, porque trata de entregar la soberanía de Catalunya, la democracia y la autogestión de Catalunya a la plutocracia capitalista internacional. ¿Cuál va a ser la prima de riesgo que va asumir el nuevo Estat Català? ¿Cómo va a pagar la Sanidad y la Educación? Las piensa privatizar el señor President? ¿Por qué para los Convergentes y Nacionalistas Catalanes de derechas el derecho a decidir, la tan reafirmada soberanía catalana se acaba en una votación ejerciendo el derecho de autodeterminación del pueblo de Catalunya? ¿Por qué los Catalanes no pueden decidir sobre las leyes, la hacienda, la sanidad, la educación, las empresas públicas y privadas que hay en territorio catalán?

 Me temo que esto ya no les gusta tanto a los Convergentes o mejor dicho "Divergentes" porque han roto con Unió Democràtica, estos últimos más coherentes con su derechismo capitalista pues entienden que una Catalunya secesionada es peor que una Grecia fuera del euro.
El resto de las fuerzas políticas verdaderamente de izquierdas como la CUP o Catalunya en Comú de la que procede Ada Colau si son coherentes con lo que pretenden, pues hablan de auténtico soberanismo e independentismo basado en la autogestión y el derecho a decidir sobre todas las cosas, no sólo sobre la secesión de Catalunya del resto de las Españas. Esquerra Republicana de Catalunya nunca planteó el derecho a decidir de una forma plural como lo ha planteado Ada Colau, y solo se ha apuntado al carro de una manera muy tímida al final apoyando a Colau al final en su nombramiento como alcaldesa de la Ciutat Comtal.

Los dirigentes nacionalistas, separatistas e independentistas deben saber una cosa: las cuestiones políticas y económicas que nos afectan a todos no pueden decidirse unilateralmente por unos pocos. El Carlismo jamás fue nacionalista, eso no quiere decir que algunos hayan querido hacer del carlismo un símbolo y bandera de una pretendida legitimidad nacionalista. 

El Carlismo siempre fue FORALISTA, y por tanto MULTICONSTITUCIONALISTA partidario del Pacto Foral representado por los diferentes pueblos de las Españas y el Rey Legítimo de las mismas, actualmente S.M. Don Carlos Javier de Borbón. Ese multiconstitucionalismo establece el reconocimiento y realidad plurinacional y multiestatal de la Monarquía Confederal que el Carlismo representa. El separatismo de algunos solo presenta el odio absurdo al hecho plural de las Españas de manera que el nacionalismo catalán ha copiado los mismos errores que el absurdo nacionalismo español, pues para empezar la Nación Española no existe porque se apoya en la verdadera e histórica Nación Castellana. 

El nacionalismo español ha secuestrado la personalidad de Castilla, la ha hecho propia y la ha identificado con España, con un nacionalismo español y una idea de España jacobina y centralista que se ha burlado de la pluralidad de las Españas, ha pretendido alienar y hacer desaparecer a los diferentes pueblos y naciones de las Españas, y la respuesta en Catalunya a esas aberraciones se ha convertido en el odio al resto de las Españas, que ha olvidado desde las instancias del nacionalismo e independentismo catalán la idea de la monarquía histórica plural que representa el carlismo

No hay comentarios: