miércoles, 24 de junio de 2015

ASESINATOS RACISTAS EN LOS ESTADOS UNIDOS

La bandera de los Estados Confederados no es un referente esclavista ni racista

La deformación de la historia tanto por la historiografía oficial como por los grupos ultras han convertido a la bandera confederada en el señuelo a retirar de los lugares públicos porque algunos la vinculan al racismo esclavista y supremacista blanco en lugar de abordar seriamente el racismo en los EEUU.

LEGITIMISTA DIGITAL
24 de junio de 2015 
Bandera Confederada en Charleston
Los asesinatos ocurridos recientemente en Carolina del Sur donde han perdido la vida al menos 9 personas por un tiroteo ocurrido en la Iglesia Africana Metodista Episcopal, en la ciudad de Charleston, a manos de un joven racista de 21 años llamado Dylann Roof, pone de manifiesto el enorme racismo existente en los EEUU hasta el punto de propinar palizas y matar a personas inocentes por prejuicios y actitudes racistas.

El gobierno y las autoridades de los EEUU en lugar de afrontar este tema desde una perspectiva social e integral basada en la inclusión social, y tomarse seriamente este tema sobre el racismo en este país, ha decidido echarle todas las culpas de estos últimos desgraciados asesinatos a la bandera de los Estados Confederados Sudistas, acusándola de ser un referente racista y esclavista.


Es cierto que durante los años 1861 a 1865 los EEUU se vieron envueltos en una terrible guerra civil mediante la cual los Estados Sudistas proclamaron la Confederación como forma de su relación entre los distintos Estados que formaban los distintos territorios de las trece colonias independizados de la metrópoli inglesa tras 1776 a 1789.

La economía de los Estados Sudistas estaba basada en las plantaciones agrícolas de algodón y en la ganadería, y tenían como mano de obra a los esclavos negros, irlandeses, escoceses y de otros lares. Los esclavos afroamericanos eran los más numerosos y obviamente el trato recibido por los esclavistas dueños de las plantaciones no era nada halagüeño, al tratarse de un régimen feudal esclavista donde las personas no podían marchar libremente a otros lugares.

Sobre esta base se ha construido la referencia a la Causa de la Confederación Sudista, denigrándola, pero el Sur y su Causa Confederal no es esto. Esto ha sido una interpretación de la historiografía oficial y de la historiografía racista de los grupos ultras y supremacistas blancos para señalar a la Confederación como el símbolo de la exclusión, el racismo, la xenofobia y la violencia contra personas inocentes tomando como excusa el color de su piel. Y esto no es la Confederación. Tratar de reducir la Causa de la Confederación Sudista al Ku Klux Klan es una manipulación interesada que tiene como intención destruir la memoria histórica del Sur.

Para empezar, todo el mundo ha pasado por alto que no puede imputar a una Causa perdida como es la Causa de la Confederación Sudista las muertes y asesinatos de estas nueve personas, pues es como tratar de culpabilizar a Luís XIV de Francia de los problemas que hoy existen en este país. No podemos culpabilizar a la bandera de los Estados Sudistas que sigue hondeando en algunos Estados todavía, de las muertes racistas, la sociedad americana debería tomarse más en serio la inclusión social y el gasto social, acabar con el capitalismo y el liberalismo económico, fomentar la educación y la democracia, en lugar de tirar contra una bandera, la Confederada, que no es el referente esclavista que se pretende, los que la tachan a drede de serlo.


La Causa de la Confederación Sudista, para todos aquellos que la denigran y la desprecian porque piensan que la Causa de la Unión de los Yankees era la verdadera causa de la libertad, se equivocan. Tratar de relacionar la bandera de las barras y estrellas a la causa de la libertad, tratando a la bandera confederada de "causa esclavista" es parcialmente falsa. Pensad, que la derrota de la Causa Confederada en 1865 hizo triunfar toda la visión económica, política y territorial que tenían los Estados del Norte, con lo que ese supuesto racismo y esclavismo que achacaban al Sur no fue eliminado sino alimentado desde las estructuras capitalistas, desde el sistema de explotación capitalista.

Los Estados del Sur tras su derrota por las fuerzas militares del Norte Yankee pasaron a ser materia prima barata para el norte, sus gentes mano de obra barata para trabajar como "trabajadores pobres" en las fábricas del opulente capitalista norte. La "libertad" capitalista que ofrecía la Unión, era una farsa basada en una esclavitud salarial sutil exportada al resto del mundo con el dominio del comercio global y el mercado internacional bajo el patrón dolar, símbolo del mundo anglosajón, neoliberal y capitalista.

La visión falsa que se dió del Sur,  sigue deformando la historia política, económica y territorial de su impronta, pues para empezar, los Estados Sudistas defendían una visión política completamente descentralizada de la interpretación de la Constitución de los EEUU. Los Confederados eran demócratas exaltados que replicaban a los republicanos unionistas liberales y capitalistas con otra forma de hacer política. El esclavismo es la mancha que siempre se les ha tildado a los Sudistas sin pensar en el esclavismo sutil ofrecido por los nordistas unionistas basado en el capitalismo. Los Confederados rechazaban la interpretación Federal y Unionista de que fuera el Presidente de los EEUU la persona que tuviera la última palabra desde el poder ejecutivo, y argumentaban sobre la necesidad que se respetara la soberanía e independencia política y territorial de los distintos Estados que formaban la Unión, que ellos interpretaban como una Unión Confederal y NO Federal, que nacía de la libre voluntad de los distintos Estados desde abajo a arriba y no desde arriba a abajo como interpretaban los Federales Repúblicanos del Presidente Lincoln.

Denostar y manchar la causa de la Confederación como una referencia esclavista, racista, xenófoba y violenta partidaria de la exclusión y la segregación, es faltar a la verdad histórica y deformarla para servir a unos intereses muy concretos. Pues ha servido para mantener unido desde el año 1865 hasta la actualidad a los EEUU, y hemos visto como sus ciudadanos y sus gobernantes no han apostado por llevar a cabo políticas sociales que realmente acaben con el racismo, la xenofobia, la segregación y la exclusión social.


La Causa Confederal Sudista ponía en evidencia unas formas de interpretación de la Unión de los EEUU basada en la idea de la Confederación, trataba de hacer más democráticas las decisiones de los ciudadanos bajo la idea de limitar las competencias omnipotentes del Presidente de los Estados Unidos. Querían dar voz y voto a los Ciudadanos de los Estados de la Unión y no que sobre estos Estados hubiera un poder absoluto del Presidente de los EEUU. Rechazaban la economía capitalista de los Estados del Norte porque entendían que la riqueza estaba en el trabajo de la tierra, en la agricultura y la ganadería, y no en una industrialización capitalista que pretendía explotar los recursos y personas de areas geográficas cercanas a  las suyas hasta el punto de establecer la doctrina Monrou de "America para los Americanos".

El Ku Klux Klan, los movimientos supremacistas y racistas blancos es sólo una reducción pretenciosa y manipuladora de la Causa de la Confederación Sudista. La Confederación representó la lucha del mundo rural agrario y tradicional de los EEUU contra el capitalismo liberal anglosajón. Si hubiera ganado la Confederación Sudista es muy posible que con el tiempo se hubiera terminado el régimen de esclavitud como finalmente ocurrió en Sudáfrica, pero es que además tendríamos unos Estados Unidos de Norteamérica que serían Estados en la forma que hoy lo son los Estados en la Unión Europea, incluso más independientes, es decir Estados soberanos que compartirían presidente, pero que serían en la práctica independientes, pesando más sus Constituciones, leyes y símbolos propios que la idea de establecer los EEUU como una única nación.

La idea de los Confederados era reconocer a los diferentes Estados que formaban los EEUU como distintas Naciones con sus propias leyes y Constituciones, que pesaran más que la voluntad presidencial y del senado que gobiernan absolutamente desde Washington. Añadir, que condenamos toda la violencia y asesinatos racistas y de todas las clases, vengan de donde vengan, condenamos que se hagan en nombre de la religión o del color de la piel, condenamos todas las violencias, guerras y discriminaciones sociales, pero no podemos imputar a la bandera de la Confederación Sudista estos crímenes, como si su retirada fuera a solucionar realmente el problema del racismo y la exclusión social. Menos demagogia y más trabajo y educación social.