lunes, 27 de abril de 2015

VESTIRSE A CONCIENCIA: La Dinastía Carlista a través de S.A.R. Don Jaime de Borbón Parma apoyan el Comercio Justo

El Infante Don Jaime de Borbón Parma apuesta por el comercio justo.

El Diari de Tarragona se hace eco de la presencia del Infante Don Jaime de Borbón Parma en Catalunya, y expone el pensamiento de S.A.R. En Jaume de Borbó Parma favorable a la Justicia Social e Internacional en condiciones de dignidad humana

 Publicado: 26/04/2015

Fuente: Diari de Tarragona
S.A.R. En Jaume de Borbó Parma
Su anillo de boda es de oro peruano procedente del comercio justo. El príncipe Jaime de Borbón Parma, miembro de la familia real holandesa, ha estado en Tarragona, como embajador de los Países Bajos en el Vaticano y enviado especial para los Recursos Naturales. Es Borbón, si, pero de la rama carlista. No, no quito el pero.


El hijo pequeño de Carlos Hugo es tan sencillo y cercano, y su discurso e ideas, tan comprometido, firme y honesto, que mientras le escuchas eres capaz de ponerte a pensar en como te sentaría la boina roja. No es palabrería lo que dice, basta con mirar su curriculum, y ver dónde y en qué lugar ha trabajado. Que si, que si, que ha trabajado. Admito que me volví monárquica. Por varias horas, lo que duró la conversación. Ya estoy bien, gracias.

Dice don Jaime que cada uno de nosotros puede hacer funciones de diplomático, porque, como consumidor que decide en qué gastar su dinero, influye poderosamente. Por ejemplo, en las condiciones de vida de los empleados de las fábricas donde se cose la ropa que llega a nuestras tiendas. Justo ahora se cumplen dos años del derrumbe del Rana Plaza en Bangladesh. Las víctimas de aquel día, las que sobrevivieron, aun no han cobrado la indemnización. Y eso que las cantidades dan risa si las comparas con los beneficios de las multinacionales del textil que todos conocemos. 

Creo que hay que informarse de quien hace nuestra ropa -una vía, la web de IntermonOxfarm- exigir saber y optar por el comercio justo. Si no por ética y humanidad, hagámoslo por puro egoísmo si en esos países la gente puede mantener a su familia y vivir con dignidad, no tendrán que venir a Europa en masa, y quizás morir en el intento. Lo barato nospuede acabar saliendo muy caro. No hay nada más real.

No hay comentarios: