miércoles, 15 de abril de 2015

PABLO IGLESIAS REGALA JUEGO DE TRONOS A FELIPE “VI” EL IMPOSTOR

Felipe "VI" representa la herencia y designación franquista.

Los carlistas NO aceptamos la designación que en su día impuso el dictador Franco, ni aceptamos su herencia. Felipe "VI" usurpa la Corona de las Españas. Los republicanos deberían considerar este hecho, y si a los ciudadanos no les importa aceptar la monarquía, que al menos exijan decencia, limpieza y legitimidad en la sucesión de la Corona.

LEGITIMISTA DIGITAL
15 de abril de 2015 
Pablo Iglesias y Felipe el Impostor en Bruselas
A los republicanos y a los monárquicos, decirles que, "Juego de Tronos" siempre acaba en monarquía, porque hay un trono de por medio. El gusto de Pablo Iglesias, líder de Podemos, por Juego de Tronos, le ha llevado a regalar a Felipe el Impostor un ejemplar de la novela para que entienda de que va. Lo curioso es que es que podría interpretarse como una amenaza por parte de Iglesias a Felipe "VI"; pero para que surta efecto, Pablo olvidó que él no representa legitimidad dinástica alguna, y por tanto no es amenaza para Felipe "VI", solo si entendiera que el único príncipe que puede contrapesar en Juego de Tronos esa lucha dinástica, es el príncipe Don Carlos Javier de Borbón Parma. 


Tengo la amarga sensación que me proporciona aquella izquierda que se dice republicana y que acabará por aceptar al heredero del dictador, la designación franquista, después del esfuerzo realizado por la Dinastía Carlista de haber presentado su proyecto de Monarquía Socialista Autogestionaria y Confederal en una auténtica lucha política y jurídica sin parangón desde el siglo XIX hasta la actualidad. Me duele la ineptitud y la ignorancia histórica de aquellos que agitan la bandera de la memoria histórica como medio de obtener votos, cuando resulta parecer no importarles pactar con la usurpación en lugar de denunciar la ilegitimidad actual de la familia que hoy ostenta la titularidad de la Corona por designación del dictador Franco, a título de "Rey de España". Franco nombró a Juan Carlos, "Rey de España", y éste legó a su hijo Felipe "VI" la herencia franquista que no representa la legitimidad dinástica de la Monarquía Ibérica.

Es curioso que los republicanos, de ver su opción en minoría, no exijan al menos limpieza, legitimidad y denuncien la usurpación de la Corona de las Españas.
Si a los ciudadanos no les importa tanto tener república, y aceptan la institución de la Corona, al menos que ésta la represente una familia digna y trabajadora como lo son los miembros de la Dinastía Carlista. Don Carlos Javier de Borbón trabaja en un proyecto de Banca Ética.

Pretender la república y no conseguirla, no puede de ninguna manera significar la aceptación de Felipe el Impostor por parte del pueblo. Al menos exijamos limpieza y legitimidad para que no represente la Corona el heredero y sucesor de Franco. A ver si los republicanos recapacitan esto.
Si se va aceptar la institución de la Monarquía, que al menos el pueblo se pueda pronunciar por el legítimo heredero de la Dinastía Carlista, hijo del Príncipe Rojo, Carlos Hugo de Borbón Parma.

Lo que no puede ser es que se nos imponga la monarquía y que además tengamos que aceptar la designación franquista de la familia que actualmente la representa.
Una designación franquista que apuntó como heredero de la Corona a Juan Carlos, padre de Felipe el Impostor.

Pido a los republicanos realicen esta reflexión. Yo prefiero la República a la actual Monarquía franquista y Capitalista, pero si resulta que se va a terminar por aceptar la institución de la Corona, que al menos nos dejen al pueblo determinar a su representante legítimo.

¡No al sucesor de Franco! ¡No a la herencia franquista! 

No hay comentarios: