miércoles, 18 de marzo de 2015

¿POR QUÉ UNA PONENCIA SOBRE LA MONARQUÍA CARLISTA?

El hecho de hacerla pública promueve el debate democrático en la base del Partido

Objetivo: posible planteamiento carlista de la organización del poder judicial y quien lo encabeza.

LEGITIMISTA DIGITAL
17 de marzo de 2015 
La ponencia que pretendo presentar en el próximo Congreso del Partido, no es una ponencia donde defienda la monarquía carlista desde una perspectiva sentimental, ni política, sino jurídica y racional o científica. Como el Partido es accidentalista, he tratado de dar contenido a la institución de la Corona situándola en el ámbito Judicial y NO en el político.

De aquí al próximo Congreso hay muchos meses, que dará lugar a comentar, debatir y criticar mi ponencia. Esa es la razón de sacarla con tanta antelación. Además, el hecho de hacerla pública, a la luz de tod@s los ciudadan@s, y militantes del Partido Carlista, promueve un ejemplo de transparencia democrática, con luz y taquígrafos, pues se trata de un tema muy importante que a lo largo de los casi 182 años de historia ha dado cohesión al carlismo y al Partido.

Como el único cauce para presentar una ponencia es a través del Congreso del Partido, pues solicito se tenga en consideración, ya que no vulnero el accidentalismo político del mismo, porque hago de la defensa de la institución de la Corona Carlista, una institución Jurídica y NO política. La misión del Rey en una democracia, pienso, es ser Juez y Defensor del Pueblo, poner al rey a trabajar para el pueblo, y no el pueblo para el rey. Para ello me he ayudado del libro de Xavier Ferrer Bonet: "En torno a una ideología: el Carlismo", donde el autor explica la separación de poderes y la tricameralidad en base a las tres grandes libertades aprobadas en Arbonne: cámara socio-económica, cámara territorial y cámara política para alcanzar la autogestión socialista global; y también me he inspirado en el Esquema Doctrinal de 1964 donde se afirma que el Rey no es un elemento decorativo, sino que está para hacer y administrar justicia. 


Del mismo modo que denunciamos la actitud inmovilista de los actuales gobernantes y sus partidos PP y PSOE sobre la imposibilidad de modificar la vigente Constitución Española, dependiendo de para que cosas, os invito hacer la misma reflexión para el tema que quiero tratar y expongo en mi ponencia. 

Los Estatutos del Partido Carlista no son inamovibles, no son invariables, no es un texto cerrado imposible de cambiar, de la misma manera que la Constitución de 1978, tampoco es imposible de modificar. La oligarquía del PPSOE, ha cambiado la Constitución de acuerdo a sus intereses económicos y políticos, pero el Partido Carlista y sus militantes, tenemos la posibilidad de no enrocarnos en marcos cerrados y dar siempre la posibilidad de efectuar los cambios a través de planteamientos plurales, transparentes y democráticos

Un fuerte abrazo y muchas gracias por dejarme esta posibilidad. 

Manuel Fdez. de Sevilla