lunes, 16 de marzo de 2015

PONENCIA SOBRE LA MONARQUÍA CARLISTA



Ponencia sobre la Monarquía Carlista

Autor: Manuel Fernández de Sevilla, militante del Partit Carlista del País Valencià

           Propuesta de ponencia sobre la Monarquía Carlista a presentar en el próximo Congreso del Partido Carlista, como miembro y militante del mismo.   

      El Partido Carlista, históricamente siempre fue encabezado nominalmente por sus Reyes Legítimos. Ello sirvió para agrupar en torno al carlismo y al partido a los diferentes estamentos populares expropiados y empobrecidos por el establecimiento de la propiedad privada, el centralismo y el capitalismo oligárquico burgués.

        A sus cerca de 182 años, el carlismo ha tenido un referente dinástico y monárquico en la rama principal de los Borbones y posteriormente en la rama Borbón Parma, exactamente en don Carlos Hugo de Borbón Parma, y ahora en don Carlos Javier de Borbón Parma.

       Durante los años 60 y 70 del siglo XX, el carlismo a través del Partido Carlista ha podido expresar su lucha por los principios: Socialismo, Confederalismo, Autodeterminación y Autogestión, expresando así las libertades Forales colectivas y comunales de las Naciones Ibéricas, pero siempre en torno a la cohesión dinástica, y a la unidad confederal que significaba la Monarquía Carlista:


LA MONARQUÍA SERÁ SOCIALISTA Y CONFEDERAL. SI NO, NO HABRÁ MONARQUÍA "La Monarquía, tal como el Carlismo la concibe, es el instrumento al servicio de la Sociedad que puede mantener la unidad confederal dentro de la enorme diversidad y pluralidad de los pueblos. La Monarquía tiene que ser socialista y confederal, porque de esta manera representará, por un lado la garantía de la continuidad revolucionaria, y por otro, actuará de arbitro equilibrador de las distintas fuerzas que libremente mantienen la confederación. Son los Pueblos los que mediante Pacto buscan ese arbitraje superior que recae en el Rey. El papel del Rey nace del pacto, pacto que se está renovando por la actividad y la participación constante de las partes. Las prerrogativas del Rey son prerrogativas pactadas y que le obligan para ser el Rey de las Republicas Socialistas Confederadas." Montejurra 1975


      Planteo la Monarquía Carlista como institución Jurídica, no como una institución política, porque las instituciones políticas son elegidas y representadas por los ciudadanos en los ámbitos de los poderes ejecutivo (parlamento), y legislativo (asambleas ciudadanas,... a los distintos niveles aplicando el principio de autogestión subsidiaria; sino como ente representante del Poder Judicial, el cual no puede ser elegido por los ciudadanos, ni por los políticos, porque ello vulneraría la separación de poderes. Quedando de la siguiente manera:

    Separación de poderes:


    -Legislativo, para el Pueblo, representado en las asambleas locales, comarcales, juntas vecinales y municipales bajo el “árbol local”.


    -Ejecutivo, para las Cortes, representadas por tres cámaras:
    • 1) Cámara Política o Parlamento ==> Partidos Políticos.
    • 2) Cámara Gremial ==> Sindicatos y Patronal.
    • 3)Cámara Territorial ==> Representantes de las Naciones Ibéricas.


    -Judicial, para la Corona, representada por la Alta Corte de Justicia, donde el Rey ejerce de Defensor del Pueblo. El monarca es un “primus inter pares”, no nombra a los jueces, es responsable de sus actos, juzga en última instancia, de manera subsidiaria y colegiada, de manera que no tiene la última palabra.
    Los jueces no son elegidos ni por los políticos, ni por el pueblo a través de elecciones, porque ello politizaría la justicia, sino que se eligen entre ellos, favoreciendo un cuerpo judicial íntegro, representado por la Corona.
    El pueblo, a través de una iniciativa parlamentaria con un determinado número de firmas, podría proponer la deposición de un juez, incluso la del mismo Rey. Cada cuatro años, la monarquía sería puesta en tela de juicio acudiendo a un referéndum que la validara o no para continuar su ejercicio y representación de la Judicatura.

       Las Funciones y Competencias de la Corona encarnada en el Rey:


  • Defensor del Pueblo.
  • Alto Magistrado de la Alta Corte de Justicia.
  • Alto Magistrado y Jefe de los Estados Políticos Territoriales Independientes confederados en la institución monárquica, bajo la fórmula que señalaba don Carlos VII: “yo quiero ser el Rey de las Repúblicas Ibéricas”.
  • Primus inter pares”, juzga en última instancia, de forma colegiada y subsidiaria en la Alta Corte de Justicia; no tiene la última palabra.
  • Es responsable de sus actos, puede ser juzgado. No nombra a los jueces. Él es un juez más.
  • Escucha, arbitra y modera.
  • Es el Jefe de los Ejércitos de las distintas Repúblicas Ibéricas.