martes, 14 de abril de 2015

LOS CARLISTAS SOLICITAMOS UN REFERÉNDUM ENTRE MONARQUÍA Y REPÚBLICA

Antes que aceptar a don Felipe. ¡¡¡Viva la República!!!

La Plutocracia siempre instrumentalizó la Corona al objeto de imponer el sistema capitalista. Las guerras carlistas, fueron guerras de campesinos contra el capitalismo.

legitimista digital
14 de abril de 2015 
Antes que D. Juan. ¡Viva la República!
Pedimos, reivindicamos y demandamos a la futura coalición de partidos políticos o al partido que llegue al poder y forme gobierno, que realice un programa de rescate ciudadano y social rechazando los recortes, tal y como se viene pidiendo desde este medio; pero también solicitamos que la práctica democrática sea a través de referendos democráticos vinculantes, y que el primero de ellos sea la determinación de la forma del gobierno, más señaladamente del Estado o de los Estados Ibéricos, si los ciudadanos queremos la República o la Monarquía.

Queremos un referéndum. La monarquía que tenemos nos la legó el dictador Franco, fue su designación dictatorial, su voluntad que este país fuera una monarquía al margen de la voluntad popular y democrática. Por ello pedimos desde aquí, que el futuro gobierno de las Españas lleve a cabo un referéndum para que los ciudadanos determinemos la forma de gobierno, ya que la actual monarquía es una monarquía franquista y capitalista.

La actual familia que usurpa la Corona de las Españas por designación franquista, es la heredera de una dinastía que viene de Isabel “II”, la cual se comprometió con la oligarquía en el establecimiento del centralismo y el capitalismo reduciendo a las Españas a una única “Nación”, discutida y discutible, también por los carlistas. El carlismo, los carlistas se opusieron desde 1833 a esa imposición capitalista que significaba la expropiación del campesinado y los ciudadanos de las Españas, de sus bienes comunales. Bienes comunales que fueron privatizados y entregados a la oligarquía capitalista y sus herederos que son la actual casta burguesa que detenta el poder en manos del PPSOE y en nuevas formas liberales como VOX, Ciudadanos y UPyD.

La actual dinastía representada hoy por Felipe, nieto de Juan de Batenberg, es una familia vinculada al capitalismo y a la democracia censitaria y formal, que es un sistema entregado a los designios de los plutócratas, aunque tenga una apariencia de normalidad democrática, en realidad esconde lo que aquí venimos denunciando, y los carlistas siempre denunciamos.

Ya en Montejurra del año 1969, los carlistas proclamaban “Antes que aceptar a don Juan. ¡¡¡Viva la República!!!”, y precisamente ese mismo grito y reivindicación política, jurídica y pública sigue vigente en nosotros los carlistas. No aceptamos la actual monarquía capitalista, ni la aceptamos cuando la representaba don Juan, ni cuando la representó Juan Carlos, ni ahora que está representada por don Felipe.


Es cierto que el carlismo es monárquico y dinástico, pero leal a la Dinastía Borbón Parma, heredera de la Dinastía de los Borbones Carlistas, que se comprometieron con los pueblos y ciudadanos de las Españas desde 1833, tras ser expulsados y exiliados del país por los gobiernos y regímenes dictatoriales como el de Isabel “II”, Narváez , Espartero, Primo de Rivera y Franco o por las “democracias censitarias” de Cánovas del Castillo y Sagasta o de forma más sutil por la “democracia” de la transición española que viene relegando al carlismo desde el gobierno Arias Navarro hasta la actualidad en un hecho político marginal.

El tándem Opus Dei, Jerarquía de la Iglesia, altos mandos del ejército español, y la plutocracia capitalista, representada por López Rodó, Adolfo Suárez y Manuel Fraga Iribarne, por decir algunos nombres, significó el triunfo de la monarquía capitalista y neoliberal actual.

La traición de la jerarquía de la Iglesia al carlismo, del Opus Dei en particular, y de los altos mandos militares que estaban con el dictador Franco, y que ahora están con Felipe, así como la traición de toda la oligarquía capitalista al pueblo, y que es por ello por lo que conformó el bando liberal desde 1833, lo que supuso la respuesta carlista a la expropiación realizada por la oligarquía, expropiaciones, desamortizaciones y privatizaciones que siguen hoy día y que han vendido al país y lo han sometido a la reglas de los mercaderes, significa nuestro rechazo histórico y actual a la monarquía capitalista heredera y designada por el franquismo y su dictador Franco.
Pedimos, reivindicamos un referéndum entre Monarquía y República que tenga todas las garantías legales y legítimas, para que se explique a los ciudadanos lo que implica tener una Monarquía, al servicio de quien está esta institución, dependiendo de la familia que la represente, dependiendo del compromiso histórico y social de la familia que la represente. Porque no es lo mismo la actual Monarquía Capitalista que representa don Felipe, que la Monarquía Socialista que representa don Carlos Javier I de Borbón Parma.

Antes que aceptar a don Felipe. ¡¡¡Viva la República!!!