lunes, 2 de marzo de 2015

1864: La serie sobre la Guerra de Dinamarca contra Prusia

Los liberales daneses llevaron al país a la guerra con Prusia

Cuando el pueblo defiende intereses ajenos envueltos en "valores" de idealismo y patriotismo extremo nacionalista

LEGITIMISTA DIGITAL
02 de Marzo de 2015 
Serie danesa 1864: los hermanos parten a la guerra
La serie danesa de 1864 está teniendo un fuerte tirón entre el público. Se trata de una historia de amor doble y tristemente truncada contextualizada en la guerra de Dinamarca contra Prusia en 1864.

Las revoluciones liberales burguesas de 1848 llevaron a los gobiernos de toda Europa a los liberales. El caso danés es realmente curioso, porque este liberalismo estaba impregnado de un integrismo religioso al creerse "el pueblo elegido por Dios" para derrotar en el campo de batalla a sus enemigos alemanes que tenían "secuestrados" los ducados del sur, que hablaban tradicionalmente alemán, pero para los liberales daneses, tenían que hablar danés.
Lo paradójico del comienzo de esta historia es ver la fuerte y creciente oleada de liberalismo nacionalista que bloqueó a las clases conservadoras, que las pilló a contrapié de los acontecimientos porque eran totalmente opuestas a la guerra, del mismo modo que el rey danés.
La base del crecimiento económico y nacional para los liberales está en la guerra, sea comercial, sea política llevada al campo de batalla
Sin embargo, de manos de un cura loco con gran influencia en el país, y de manos de una actriz de teatro, el país entero piensa retomar la guerra contra Prusia y obliga al rey a declarar la guerra porque además amenazan con deponerlo, porque "el pueblo quiere la guerra".

La sagacidad de Bismarck para esperar la declaración de guerra por parte danesa, convirtió a Dinamarca en el minúsculo escenario de lo que sería la futura primera guerra mundial, porque ahí los alemanes comprobaron su potencial industrial militar mientras que los daneses iban al combate mal preparados y a la antigua usanza bajo el recuerdo de la última guerra ganada a los prusianos porque habían obtenido la ayuda de ingleses, suecos y rusos.

La brutalidad y la locura de la misma queda plasmada en pantalla, miles de vidas jóvenes truncadas, el país exhausto, ve como va de derrota en derrota hasta su rendición final incondicional ante Prusia propuesta por el rey.

Existe un fuerte paralelismo con la historia de Gran Bretaña y la construcción del Imperio Británico, porque quienes lo construyeron a sangre y fuego, fueron los liberales británicos extasiados de un enorme patriotismo y fundamentalismo religioso protestante. Paradójicamente a lo que se pudiera pensar a priori, fueron las clases conservadoras danesas y el partido Tory conservador inglés, quienes más se opusieron a la guerra que con tanto afán y ahínco defendían los liberales.

La historia de amor dramática, lleva a dos hermanos a "enfrentarse" por la misma mujer que aman. La decepción, la injusticia, la crueldad y la sinrazón no dejan lugar a dudas en la que se ha convertido en una de las series de más tirón llevada a la pequeña pantalla que recuerdan a la serie de la guerra de secesión americana de "Dioses y Generales". Sin entrar en más detalles, animamos desde aquí a nuestros lectores a ver los ocho capítulos de los que está compuesta.  

No hay comentarios: