martes, 10 de febrero de 2015

LA PROSTITUCIÓN DEL MUNDO Y EL CAPITALISMO

El Ministerio del Interior del actual gobierno derechista español del Partido Popular anunciaba ayer día 09/02/2015 el objetivo que se han dado de presionar policialmente a los clientes de prostitución y convertir a España en un referente mundial en su lucha contra la trata de personas. La hipocresía, el cinismo, la doblez y la supuesta seriedad con la que el gobierno pone en conocimiento su objetivo lo deja en evidencia por impresentable. Perseguir a los clientes de prostitución no significa mejorar la calidad de vida de las personas que ejercen la prostitución porque para empezar disminuyen sus ingresos y las convierte en víctimas de amenazas y chantajes incluso de aquellos que se erigen en sus supuestos protectores desde el ámbito policial para dar una imagen teatral de supuesta justicia. Y es que para la derecha moralista burguesa y conservadora lo fundamental radica en la prohibición y no en la gestión ni en el reconocimiento de derechos y libertades que blinden las garantías sociales, porque a ellos el ámbito de lo social les da igual. Bien es sabido quienes son clientes de prostitución desde los distintos ámbitos, político, económico,..., policial. 
El director general de la Policía NacionalIgnacio Cosidó, ha anunciado que aumentarán la presión sobre los clientes de servicios de prostitución "hasta hacerla insoportable" con el fin de reducir la demanda, dentro de una segunda fase del plan contra la trata de seres humanos presentado en Barcelona junto al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz.


Las personas que ejercen la prostitución deben tener derechos y garantías laborales, como es el derecho de sindicación, regidos por convenios colectivos que protejan a todas estas personas, para evitar abusos por parte de los explotadores sexuales. Existe una gran hipocresía social al respecto de la prostitución, actividad que no defiendo, pero que existe y hay que saber enfocar. En el seno de la economía capitalista, todo se compra y todo se vende. El dinero es la causa por la que todo el mundo trabaja, para poder mantener su sustento. Luego cada persona en sus puestos de trabajo ofrece una serie de habilidades o conocimientos, y por eso le pagan.

El concejal de Empleo de Villarrobledo (Albacete), del Partido Popular, Andrés Martínez, sugirió a una mujer que fue a pedirle trabajo con un bebé al Ayuntamiento: "O la das en adopción o te metes a puta". Así lo ha contado en la Cadena Ser Ángeles María Herreros, de 21 años, de Las Pedroñeras (Cuenca), y lo ha ratificado su suegra, Isabel Martínez, quien también se acercó posteriormente al Consistorio a pedir explicaciones al concejal y recibió la misma respuesta.


Existe prostitución en todos los campos y puestos de trabajo, en el sentido de que todos, absolutamente todos estamos hoy subyugados al poder del dinero, y por lo tanto prostituidos. Es hipócrita y cínico hablar de valores mientras no se tenga por objetivo acabar con el sistema capitalista que nos subyuga y prostituye. Tampoco podemos confundir dos temas: la pederastia bajo prostitución, y la prostitución ejercida por adultos. También es cínico e hipócrita condenar o tratar de estigmatizar al colectivo que ejerce la prostitución, porque la gran mayoría de la sociedad todavía no se ha dado cuenta de los efectos reales del capitalismo. Pienso que ya NO existe el amor, porque en la sociedad regida por el capitalismo sólo rige el interés, el interés económico. No existe la familia, sino la unidad básica de consumo. Y no existe el matrimonio, sino un contrato meramente mercantil entre dos partes, que pone en evidencia el interés económico que está disfrazado de adornos con palabras bonitas.

Algunos miembros de la Iglesia como algunas Feministas se olvidan de defender las garantías sociales y los convenios colectivos para las personas que ejercen la prostitución, porque comparten en realidad un fondo moralista por el que ambos terminan legitimando en la práctica la explotación sexual en condiciones indignas, sin preocuparse que estas personas puedan abandonarla o ejercerla en condiciones de libertad y dignidad, y no de explotación que beneficia a los proxenetas.


Sin embargo, bastaría fijarnos también en estos comportamientos, para observar la gran hipocresía social y como se estigmatiza y se ha estigmatizado al colectivo que ha ejercido o ejerce la prostitución, como si fuera cosa de ellos sólo. Y ahora voy más allá. Aquellas mujeres y hombres que hablan mal de los prostituidos, como si ellos no lo fueran, deben saber lo siguiente: existen hombres y mujeres que recurren a la prostitución, unos como ofertantes y otros como demandantes. Existen muchos perfiles de hombres y mujeres que son clientes o demandantes de prostitución. 

Existen casos de hombres, por ejemplo, que una mujer "digna" guapa, atractiva, inteligente,... jamás se fijará en ellos, porque quizá ese hombre tiene algún tipo de problema físico o psíquico. Las prostitutas muchas veces hacen de psicólogas, trabajadoras sociales, porque la sexualidad forma parte de la condición humana al margen de moralismos. Existen personas que no han tenido suerte en el amor, y nunca la tendrán, porque el ser al que amaron, jamás les correspondió. La prostitución posibilita que esas personas en las que jamás se fijarían las autodenominadas "mujeres dignas", puedan tener relaciones personales con las "mujeres prostituidas". Es impresionante observar la cara y rostro de admiración cínico e hipócrita de aquellas que se creen dignas porque aparentemente no venden su cuerpo, y cambian de relación como de camisa, cuando se enteran que alguien recurre a la prostitución. En una relación "normal" de pareja, se producen gastos, dinero invertido, en cenas, cine, hoteles. Ese dinero va siempre delante. Podríamos categorizarlo como prostitución mutua? Ooo nooo, ya noo, verdad? Porque eso es amor y lo otro noo, yaaa!!!.

En definitiva, el amor se ha demostrado un juego entre ruines egoístas, pues cuando se acaba el interés, termina el amor.

Cuando la juventud es víctima de la mercantilización de la vida, la prostitución es el reflejo de la injusticia


El capitalismo es la faceta egoísta del ser humano llevada al extremo. Pienso que hubo otras épocas y otros contextos en donde la mercantilizacion de la vida era menor o no existía de forma tan radical como ahora. Pero creedme que me duele muchísimo afirmar como los valores han sido prostituidos por el capitalismo de mercado. Pienso que para restablecer realmente los valores en nuestra sociedad es necesario una economía o sistema socialista respetuoso con la naturaleza, pero no con el egoísmo. Y no todo lo que viene de la Naturaleza es bueno, ya que el egoísmo no lo es.
"Corazón" mercantilizado


El capitalismo es la faceta económica del egoísmo de la naturaleza humana. Causa de todo mal, degenerador y destructor de los valores y todas las tradiciones de los pueblos, gentes y culturas. El capitalismo es agresividad, competencia desmesurada, explotación, mercantilización de la vida. Como ya digo, el capitalismo representa la peor cara de la humanidad. Pero no os engañéis del todo en esto, porque realmente interesa este sistema a una minoría oligárquica, burguesa y plutócrata. Imponer con su poder del dinero, vulnerar la democracia y la soberanía del pueblo, hipotecando con la usura, los ingresos futuros, que podrían ser destinados a la inversión para desarrollar pueblos y países, para que sus gentes tengan mayores oportunidades. 

El capitalismo niega al pobre, enriquece al rico y empobrece las clases medias. Si lo meditáis bien, os daréis cuenta que cuando hubo amenaza comunista, fue entonces cuando el bloque capitalista se vio obligado a conceder derechos garantías sociales y libertades, para no caer en manos del comunismo, y aparecer ante la opinión pública como el mejor sistema posible. La realidad ha sido que cuando ha desaparecido la amenaza comunista, las oligarquías que dirigen el bloque capitalista han demostrado su verdadero rostro con los recortes sociales, las privatizaciones de "lo público", y la progresiva y creciente mercantilización de la vida.

Así el capitalismo se convierte en la causa de nuestros males, y en un sistema que sólo interesa a una minoría plutócrata que concentra recursos y medios de producción mediante el poder del dinero, vulnerando y sometiendo las soberanías y libertades y derechos de los seres humanos, pueblos, culturas e instituciones, que termina prostituyendo.

No hay comentarios: