jueves, 8 de enero de 2015

ASESINADOS POR RELIGIÓN


ISLAMISTAS FANÁTICOS IRRUMPEN A TIROS EN LA REDACCIÓN DE UNA REVISTA SATÍRICA EN PARÍS CAUSANDO 12 MUERTOS. POR PUBLICAR UNAS VIÑETAS DE MAHOMA.


En este mundo de locos, todos los días en el continente africano y en otros lares como Siria, Irak y Palestina se dan asesinatos por creencias religiosas. Esta vez le ha tocado a Francia con 12 asesinados por fundamentalistas religiosos.

Europa ha tenido la experiencia histórica de las guerras de religión, locura y excusa por la cual unas determinadas familias se aseguraron el poder, dominio y control político durante cientos de años. Si el trasfondo de las mismas eran causas económicas, significó en realidad una excusa formidable para fanáticos locos y arribistas mantenedores del poder.

La religión ni nada en este mundo debe ser la causa de derramamiento de sangre, sin embargo la existencia del hecho religioso nos demuestra hasta que punto los fanáticos están dispuestos a asesinar a personas porque no toleran la libre expresión y manifestación de la sátira, la crítica a los supuestos fundamentos y directrices religiosas.

El simple hecho de caricaturización de figuras y personajes históricos como Jesucristo o Mahoma, para estos fundamentalistas religiosos es algo muy grave que merece ser penado con la muerte, lo cual demuestra su nivel de intelecto y locura monumental que los convierte en verdaderos asesinos reduciendo a la religión como verdadera responsable y culpable de este tipo de conductas. Es decir, la mera existencia de las religiones, del hecho religioso da lugar a este tipo de asesinos que creyendo en esos preceptos y esas "verdades absolutas" de la religión, se lanzan asesinando a todo aquel que haga una crítica, una sátira, una mofa burlona sobre los fundamentos y padres fundadores de esas religiones.

El derecho de la libre expresión siempre estará por encima de cualquier religión, porque con la libre manifestación y expresión se favorece y asienta la tolerancia y el respeto no autoritario, sino el respeto democrático basado en la empatía y en la crítica. 

La mera existencia de las religiones favorece el problema de las mentes fanáticas que no aceptan la libertad de expresión y piensan que hay cosas que están sujetas a un supuesto "respeto" autoritario porque no aceptan crítica alguna. Deben saber que aquí todo es criticable, y que santo y puro no hay nada. El problema de las religiones es que determina que ciertas cosas son palabra de Dios, y para algunos eso fundamenta el integrismo religioso. Por eso las religiones a parte de fundamentarse en contradicciones e inconsistencias supuestamente sobrenaturales, supersticiosas, parasicológicas que lleva a la sugestión de los individuos y a su control y sometimiento, son malas y enfermizas porque niegan la naturaleza del ser humano, naturaleza que se arroga como supuesto paladín ante toda la sociedad.

El atentado ocurrido en Francia de manos de fundamentalistas religiosos nos enseña lo que bajo ningún modo debe ser la creencia religiosa. La libertad de expresión siempre estará por encima de cualquier inflexibilidad autoritaria o fanática. Rechazamos la violencia y el derramamiento de sangre, y más cuando se trata de la manipulación de la religión. Viva el carlismo y viva la democracia.