viernes, 19 de diciembre de 2014

NUEVO RUMBO EN LAS RELACIONES DE CUBA Y LOS ESTADOS UNIDOS



La debilidad del sistema venezolano de la "República Bolibariana de Venezuela" en cuanto a las exportaciones de crudo, debido a la bajada del precio internacional, ha hecho disminuir los ingresos y beneficios públicos de Venezuela que tiene dificultades para proveerse energéticamente, y por esta razón Cuba, que hasta ahora ha tenido al país como su máximo aliado en la zona, debido a que no puede obtener suficiente petróleo, ahora lo intenta obtener de manos de los EEUU.

El intercambio de prisioneros es una fachada de un sistema que se resquebraja por la presión del poder del dinero y su oligarquía multinacional. 

Hoy el mundo es del sistema capitalista, a pesar de los intentos y la buena fe de muchas personas por cambiar esta injusticia capitalista mediante un proyecto socialista. La Venezuela de Hugo Chávez acertó con hacer públicas las grandes empresas vinculadas a los sectores estratégicos de la economía para que el estado venezolano recuperara un nivel de ingresos y beneficios empresariales públicos que podría repartir equitativamente a través de la redistribución socialista de la riqueza a toda la población. En el último periodo chavista y en lo que llevamos de gobierno de Maduro, les ha faltado la visión de invertir parte de esos beneficios en el desarrollo de un tejido empresarial público que abarque diferentes sectores industriales y para ello invertir dinero en formación para desarrollar los conocimientos del capital humano. Esto lo ha ignorado el sistema de Maduro, y ahora se encuentran en el estancamiento y en el colapso, pero no dejo de reconocer que la Venezuela anterior a Chávez era mucho peor que la posterior, porque las personas no tenían acceso a la educación, ni a la vivienda, ni al trabajo, porque el país estaba en manos de cuatro familias, de una oligarquía capitalista financiera que siempre se ha olvidado del pueblo, tal y como ocurre en Colombia.

Cuba trata de normalizar sus relaciones con los EEUU. Cuando un Papa entra en la mediación, todos sabemos como acaba el cuento: las personas y los recursos de los países socialistas caen como víctimas en manos del inmisericorde mercado capitalista. Nadie habla que en Cuba no hay desnutrición infantil, o que en países como Bulgaria o Brasil existe una gran desnutrición infantil. Cuando se hace referencia a Cuba se la tacha de "dictadura", porque no pueden expresarse políticamente, libremente. Es curioso que en los países donde puedes expresarte libremente te puedes morir de hambre, no tienes acceso a la educación, ni a la sanidad públicas, pero "eres libre" porque hay "elecciones democráticas" donde puedes votar; sin embargo en aquellos donde se pone restricciones a ese ejercicio democrático de libertad de expresión, se garantizan los derechos sociales o al menos se ha intentado.

Los regímenes socialistas son tratados de personalistas. Pero es que los regímenes capitalistas jamás podrán ser personalistas porque el dinero no conoce líder, porque los mercados son impersonales.

Caminamos hacia un mundo de la avaricia, del egoísmo capitalista, por mucho que lo intenten disfrazar los grupos de la oposición que en definitiva se mueven en el mismo sentido que la oligarquía, porque han hecho suyas las demandas de la oligarquía. Quizá, cuando vean su país privatizado hasta las cejas como estaba en la Cuba del dictador Batista, y vean como sus niños están malnutridos y sin futuro, al no tener acceso a la educación o a la sanidad porque entra dentro de la dinámica capitalista de tener o no tener dinero, porque se mercantilizan los derechos sociales y se vuelven privilegios, entonces quizá sea entonces cuando se arrepientan de lo acontecido.

En estas fiestas que se acercan, y el final de año que está próximo nos envuelven de una "ilusión" y un "sentimentalismo hipócrita", porque es ahora cuando nos acordamos para la cena de nochebuena del pobre, del desvalido, del desamparado,.. Sin embargo pasamos el resto de los 365 días del año sin acordarnos. Suele ocurrir a aquellos que tienen por comportamiento la caridad, el desprenderse de las migajas que les sobran porque no entienden ni siquiera el mensaje de Jesús que era el de compartir aunque no te sobre nada.



Los creyentes cristianos celebran la Navidad, y muchas veces estas celebraciones se olvidan del trasfondo socialista que ello significa. Para los más integristas se trata de la venida de un salvador, que paradójicamente no nos ha salvado de nada y que fue condenado por la humanidad en una Cruz atendiendo a la legalidad romana y judía de la época. Sigue primando la legalidad frente a la justicia y la legitimidad en el mundo, porque la legalidad es capitalista y la justicia es socialista. El carlismo legitimista lo sabe muy bien.

Me despido de este año mucho más decepcionado que el anterior y tengo la sensación que ello seguirá siendo así, porque todos los señuelos y sentimentalismos que adornan al mundo en las relaciones ciudadanas y personales así como colectivas, debido a la inmersión capitalista de nuestra sociedad de consumo y mercado, han quedado definitivamente apartadas, quedando a flote lo que Marx y Engels llaman "el frío cálculo egoísta del interés del mercado". Es decir, el mundo lo mueve el dinero y nada más, no os engañéis más. Felices Fiestas y Feliz año 2015. 

No hay comentarios: