viernes, 14 de noviembre de 2014

CATALUNYA VOL ANAR-SE CATALUNYA QUIERE IRSE



Asistimos al choque de trenes impulsado por un gobierno de Madrid ciego, mudo y sordo que repite como loco el nombre “sagrado” de la Constitución Española, violada tantas veces para lo que han querido PPSOE.

Catalunya quería regirse por sus leyes, por su propia Constitución. El pueblo de Catalunya votó y aprobó en su día un Estatuto que fue brutalmente recortado por el Tribunal Constitucional, instrumento de la partitocracia bipartidista que politiza la justicia y recorta libertades.
Querían cupo catalán, se lo negaron, querían realizar una consulta popular para ver la opinión de la población catalana al respecto, también se lo negaron.
Catalunya no ha sido escuchada, ni entendida, y Madrid solo ha generado en estos últimos 10 años un incremento de independentistas.

A pesar de existir en el seno de la opinión pública española posiciones federalistas e incluso confederalistas como las defendidas por el Partido Carlista, en realidad la mayor parte de la voluntad política española no refleja ese respeto por un verdadero discurso federalista, que al mismo tiempo han manchado con la existencia y vigencia Constitucional ya que responde a un falso federalismo de autonomías encorsetado por una Constitución Española que se interpreta para negar la Nació Catalana, recortar su Estatuto aprobado e impedir la consulta popular.
La Dinastía Carlista está por la Consulta popular, porque al pueblo siempre hay que escucharlo. No ha sido la primera vez. Durante la Edad Media y Moderna era costumbre del Comte de Barcelona escuchar a la ciudadanía a través de cuadernos de quejas y demandas o peticiones que el pueblo hacía.

Se ha producido una consulta el 9 de Noviembre, pero la realidad es que el gobierno uniconstitucionalista de Madrid la ha boicoteado afirmando incesantemente que es era una consulta ilegal. Ello ha posibilitado que de los 5.400.000 catalanes que estaban llamados a las urnas, hayan votado a favor de la independencia respondiendo doble SI unas 2.250.000 personas.
La gente está hastiada, cansada de un gobierno central que no les escucha, que no formula nuevas propuestas políticas para salir del mismo agujero, y responde únicamente con temas sociales e incumplimientos del gobierno de Catalunya que responden a políticas neoliberales capitalistas que el Partido Popular ha aplicado en el resto de España. Si tanto al PP le preocupa la Sanidad Catalana, la Educación Pública Catalana,… debería haberse tomado más en serio el Cupo Catalán cuando el gobierno de CiU se lo propuso con el objetivo  de calmar las aspiraciones independentistas. Pero no lo hizo.

El Partido Popular y Ciudadanos, han jugado a nombrar ilegal a la voz de un pueblo, y ha servido para que ni siquiera sus propios votantes fueran a votar NO. Pero la fuerza de las urnas es la voz del pueblo, que se le ha impedido votar. Este simple hecho favorece la causa secesionista.



Pero nosotros los carlistas llevamos 181 años proponiendo un modelo confederal basado en una Monarquía Ibérica pactista, polisinodial, compuesta y territorial en la que Catalunya sea Estat propi, tenga su propia constitución foral y que ningún gobierno de Madrid le diga a los catalanes lo que tienen o no tienen que hacer.