lunes, 11 de agosto de 2014

FEMINISMO FRENTE AL PATRIARCADO



Para quienes no hayan leído nada sobre el feminismo, decirles que existen varios tipos de movimientos feministas, más radicales o más moderados tanto en sus formas de expresión como en sus formas de convicción. Las feministas luchan contra las tutelas del patriarcado y el capitalismo. En el tradicionalismo, la sociedad tradicional reduce a la mujer a unos papeles muy concretos que realiza en la sociedad. Esto lo podemos ver todavía en sociedades tradicionales, donde la mujer está sobre protegida por los valores religiosos. El patriarcado tradicionalista ejerce una influencia sobre la mujer convirtiéndola en un ser para la procreación y la vida familiar acorde a los valores tradicionales. Llegaron los conservadores con su capitalismo y mercantilizaron a la mujer. El patriarcado capitalista prostituye a la mujer, la cosifica convirtiéndola en objeto sexual. Durante el franquismo pervivieron estos dos tipos de patriarcado. Uno exaltaba a la mujer como si fuera la "Virgen María", casta, pura, débil,... a la que había que proteger en todo momento y servir, y el otro patriarcado, el capitalista cosificaba a la mujer como objeto sexual. El feminismo es la respuesta a las pretensiones de las tutelas sobre la mujer que ejerce el patriarcado, ya sea tradicionalista, ya sea capitalista. La sociedad ha cambiado mucho, sólo una minoría nostálgica pretende ambos reduccionismos. La mujer debe desarrollarse como ser libre, sin tutelas de ninguna clase de patriarcado. Las tutelas del patriarcado la han hecho estar sometida a una gran represión a lo largo de la historia, y hasta que se reequilibre la balanza, tardará mucho tiempo en saborear su recién conquistada independencia en algunas parcelas de nuestra sociedad. Es en realidad a las mujeres a las que les corresponde hablar. Tanto la represión de una visión paternalista y patriarcal del hombre que la sobre protegió como la represión ejercida por el liberalismo capitalista del patriarcado que la prostituyó son ambas dos visiones construídas por nosotros los hombres, que las hemos tutelado sin entender sus reclamaciones como refugio de libertad.

No hay comentarios: