martes, 22 de julio de 2014

EXPULSIÓN DE LOS CRISTIANOS DE MOSUL: el dogmatismo de las religiones provoca expulsiones

Antes de la caída del Muro de Berlín los EEUU para impedir que Afganistán cayera en la órbita soviética, decidió armar a los talibanes de Afganistán. Esta fue la guerra de Charlie Wilson y la celebración que supuso para los neocon aquella victoria de los integristas y fundamentalistas musulmanes sobre las fuerzas rusas de la URSS.


El socialismo panarabista representaba unos principios y valores de tolerancia interreligiosa en el mundo musulmán, pero representaba una amenaza para el bloque capitalista que veía peligrar su dominio, expansión e influencia. Así los EEUU decidieron aliarse con países como Arabia Saudita y apoyar bandas terroristas talibanes e islamistas radicales.

El fraude que supuso para los EEUU el mandato de Sadam Hussein en Irak ya que llegó un momento en que no representaba sus intereses. Y aún antes que Irak, la antigua Persia del Sha que prometía la occidentalización del país y su alianza con el bloque capitalista, fue contemplada con esperanza para por parte de EEUU. La subida de los integristas y fundamentalistas musulmanes  hizo recular a los EEUU a favor de Irak.

La cuestión es que los EEUU dinamitaron todo planteamiento de tolerancia religiosa que se encontraba en el panarabismo, en partidos como el partido baas de Sadam Hussein. Es cierto que estos partidos han servido como instrumento de base para dictaduras como las de Sadam, Al-Assad y Gadafi, en parte fortalecidos esos comportamientos por occidente, más interesado en los negocios petrolíferos y en la estabilidad de la bolsa y el sector energético, que en ayudar a estos países a su democratización.

El occidente capitalista es así de hipócrita, mirando hacia otro lado, y ahora resulta que tenemos la aparición del Califato Islámico en las zonas de Siria e Irak. Los musulmanes entienden que desde occidente se les ha tomado el pelo con gobiernos panarabistas, que ya caída la URSS, se apoyaron en el occidente capitalista, como fue la Libia de Gadafi o la Siria de Al-Assad. Sólo que Sadam Hussein les salió rana, y mezcló el panarabismo con un nacionalismo islamista moderado para actuar contra los abusos de occidente en las guerras de Irak.

La noticia con la que nos despertamos hoy es con las deportaciones y exilio obligatorio para los cristianos de la ciudad de Mosul. El integrismo religioso es nefasto para la sociedad porque mantiene un principio dogmático inflexible sobre una supuesta verdad no probada, no científica y totalmente irracional, que llevada al extremo sirve de excusa para ciertos grupos que tratan de acrecentar su poder a costa de otros.

Lamentablemente  las zonas de oriente próximo y oriente medio, donde nació la civilización con el creciente fértil es hoy una laguna de intolerancia, salvajismo, incomprensión, fanatismo, y todo gracias a las políticas egoístas de occidente encabezadas por los gobiernos de los EEUU y seguidas con la complicidad de países europeos como España.

No hay comentarios: