lunes, 19 de mayo de 2014

25 DE MAYO: ELECCIONES AL PARLAMENTO EUROPEO



Parados, trabajadores y capitalistas. Nos jugamos las futuras elecciones al Parlamento Europeo. Hoy mandan las políticas que vienen impuestas por Europa, sin embargo aquí nos venden la moto que esto es cosa de dos: de Elena Valenciano y de Arias Cañete.

PP-PSOE representan el bloque político neoliberal capitalista, reflejo de la privatización desmesurada, de la liberalización y capitalismo de amiguetes. Ellos vendieron Españas, las Españas a las grandes corporaciones multinacionales y a la banca internacional. Su política fue vender todo lo público, y cobrar por esas ventas en los puestos de administración. Se lo podemos preguntar a Aznar y a González. Éste último se aburría en los consejos de administración, hizo como que se marchaba, y después nos proponía en la televisión un gobierno de concentración PP-PSOE. Quizá para rescatar de los residuos de la historia aquel conglomerado que fue la “Unión Patriótica”, fruto de la unión de conservadores y progresistas después del fracaso político del turnismo decimonónico.

Nos metieron engañados en el euro, nos metieron en la Otan, nos impusieron políticas de contención del gasto con las que modificaban la Constitución del 78 de un día para otro sin consultarlo a la “Nación”. Nos impusieron una austeridad mal entendida, basada en los recortes sociales, la privatización de la educación, de la sanidad, la subida de impuestos, la impunidad a los ricos plutócratas, para dar apariencia de solvencia y productividad ante las agencias privadas de calificación internacional. Su máximo interés ha sido favorecer a la casta plutócrata para que esta tenga fácil su lucro especulativo a través de la deuda nacional o soberana. La alta prima de riesgo ha favorecido un proceso de desmantelamiento de lo público, y también de recortes salariales para “hacernos más competitivos internacionalmente”.

 La derecha y la extrema derecha han sido cómplices de todo este proceso desregulador y expropiador que ha afectado muy negativamente a la población española que vive de las pensiones de sus abuelos, que ha regresado a la vivienda de sus padres rompiendo proyectos familiares.

La derecha nos habla de la familia, y de la patria, y de la propiedad. Ya hemos visto lo que significa para ellos, simplemente la Fe ciega en su Dios Libre Mercado Neoliberal Capitalista. Nos hablan del derecho a la vida del no nacido, sin embargo no quieren acordarse del derecho a la vida digna del nacido.

Pretenden ignorar los problemas económicos globales y el flujo migratorio poniendo un gran muro que impida la entrada de personas cuando al mismo tiempo aceptan la libre circulación de capitales financieros internacionales, porque de ello deviene el incremento de negocio especulativo. La derecha solo conoce una patria y una familia, el llamado dios dinero. 

Lo que nos cuentan son grandes mentiras basadas en enormes sacrificios que tiene que realizar la ciudadanía, el pueblo llano, aceptando bajadas salariales, subidas de impuestos, copagos sanitarios y privatizaciones del comunal, de lo público. Estos sacrificios la derecha los plantea como inevitables y para ello llama a la resignación cristiana, porque con obediencia y resignación el redil queda manso. 

Así que desde VOX, PP, UPyD, Ciudadanos, Impulso Social y PSOE se defienden con mayor o menor grado las políticas llamadas de ajuste y austeridad, y votarles implica aceptar un patriarcado neoliberal burgués capitalista donde realmente gobierna el poder del dinero siendo lo demás un simple simulacro de una falsa e hipócrita democracia.

Para hacer frente a esas políticas de ajuste, a esa mal llamada austeridad, a esas injusticias sociales tenemos alternativas de izquierda que han venido protestando contra esa mala gestión de la crisis capitalista y las tenemos representadas en partidos como PODEMOS, Izquierda Unida,  EQUO-COMPROMIS.

El purismo de la extrema izquierda con su interpretación dogmática de los planteamientos comunistas posibilitan que el PCPE, la UCE y otras formaciones hayan quedado marginadas “porque quizá adivinan que en ellas reside la verdadera razón de la izquierda” al estar enfrentados todos estos grupúsculos entre sí.



El Partido Carlista no se presenta en estas elecciones y sus miembros, simpatizantes tenemos libertad completa para votar aquello que consideremos oportuno siempre y cuando redunde en beneficio de lo social, de lo comunal y de lo público, y obviamente no podemos optar por favorecer posiciones políticas que lleven siempre a la asfixia de los mismos recalando en beneficio de la oligarquía plutócrata capitalista.

No hay comentarios: