viernes, 14 de febrero de 2014

ESTADO LAICO Y RELIGIONES



La miopía de gran parte de la gente de la izquierda al defender una interpretación sesgada del Estado Laico ha llevado a Francia y a Hungría, ambos estados que se declaran oficialmente laicos, a tener la juventud más reaccionaria y más fundamentalista religiosa de la historia.

La interpretación que han hecho estos países del estado laico ha sido dejar en manos de los colectivos religiosos de manera unilateral la educación religiosa a nivel privado en iglesias, madrasas, mezquitas, y centros de culto.

El problema de este desarrollo interpretativo del estado laico, al ejecutarlo, ha creado guetos religiosos y culturales. La política de inmigración en Francia ha fracasado por la cantidad de guetos raciales que han creado, y al mismo tiempo la misma interpretación errónea del estado laico ha creado guetos religioso-culturales.

El Estado no puede hacer dejación de sus funciones en cuanto se refiere a la política de acción social, participación ciudadana e integración social, y aquí las diferentes y diversas religiones y los colectivos religiosos que las representan juegan un importante papel que desde la errónea interpretación del estado laico se les ha querido simplemente marginar y apartar, dejando en sus manos únicamente la enseñanza religiosa.

Así tenemos por ejemplo que ante los proyectos de gobierno progresista francés de matrimonio homosexual la oposición al PSF (Partido Socialista Francés) ha reunido a medio millón de personas manifestantes en contra de la iniciativa política francesa de equiparar derechos para toda la población, mientras que en España la oposición al frente del Cardenal Rouco Varela sólo logró reunir a un millar frente al mismo proyecto político.

La lectura de este hecho hay que sacarla que el Estado en España no ha dejado la educación religiosa únicamente en manos de la Iglesia Católica, y que una de las cuestiones que se le podrían reprochar a la misma es que los profesores de religión católica pagados con dinero del Estado deben ser elegidos por el Estado y no por la Iglesia. Que esa elección debe estar organizada bajo la convocatoria de oposiciones públicas y concurso-oposición, y no por el dedo de un Obispo.

Que el Estado debe permitir que en los Centros Públicos se enseñe religión de acuerdo a la voluntad de los padres de alumnos y de los alumnos mismos en completa libertad, pero atendiendo a que los profesores de las distintas religiones serán buscados y elegidos por el Estado, y no por los imanes, los popes, los curas católicos y los pastores protestantes, etc.


El radicalismo extremista de la juventud francesa más reaccionaria de la historia ha chocado a las mentes que siempre han defendido el estado laico y que tenían a Francia como el gran referente político. Sin embargo en la izquierda española se sigue hablando con un gran desconocimiento de causa del Estado Laico, se habla desde el prejuicio y el odio a las religiones, sin darse cuenta que lo que están haciendo es favorecer el integrismo y el fundamentalismo religioso más recalcitrante, porque están dejando desde una errónea interpretación del estado laico, la enseñanza y la educación religiosa a una minoría fundamentalista y retrógrada que luego es capaz de reunir en oposición a medio millón de personas.

Estamos viendo lo que está ocurriendo con el gobierno de Putin en la misma Rusia, ¿son estos los herederos de la educación soviética? ¿son estos en los que se basaba la izquierda para defender los derechos humanos y las libertades de las personas?.
Ante la fuerte presencia de la homofobia en Rusia, campañas orquestadas desde el gobierno, la oposición al gobierno de Putin le ha pedido que se prohíban los comportamientos sexuales públicos de la gente, no sólo de la población homosexual, también de la heterosexual.

Resulta realmente curioso como la interpretación errónea del Estado Laico ha supuesto un mal mayor en la convivencia de la población cuando los políticos han pretendido ignorar el hecho religioso, o los hechos religiosos que forman parte de nuestra cultura como también lo son los idiomas y otras tradiciones culturales. El hecho de pretender ignorarlos ha supuesto la entrega total y puesta total de las religiones en manos fundamentalistas, que han educado de forma unilateral en iglesias, madrasas, mezquitas y centros de culto a una población que presenta grandes prejuicios mentales y que tiene una mentalidad cerrada. 

Es decir, tal y como está planteado el Estado Laico, este crea fundamentalistas religiosos. 

Lo vemos en Francia, 

Manifestación en Francia contra las leyes civiles que equiparan a la población homosexual

lo vemos en Rusia.

Panda de ultraderechistas rusos humillando a un chico homosexual

No hay comentarios: