jueves, 31 de octubre de 2013

PSC PSOE Y PERE NAVARRO




Se lo están poniendo muy difícil Alfonso Guerra y otros antiguos líderes y destacados "barones" psoistas al líder del PSC (Partit Socialista de Catalunya).
Propugnan la ruptura entre el PSOE y el PSC. Existe gran diferencia entre ambas formaciones políticas que llevan el apelativo de "federal" de adorno, sobretodo en el PSOE, donde son "federalistas folklóricos" porque no se creen realmente lo que significa en política ese federalismo y lo que realmente implica, ya que el PSOE siempre fue más centralista, como heredero político del jacobinismo centralista francés.
El PSC sin embargo quiere ser federalista pero no les dejan sus homólogos "españoles".
El espíritu catalán siempre fue celoso guardián de sus Constituciones propias, e instituciones catalanes, y no va a transigir con el centralismo real de los psoistas como Alfonso Guerra que escupen sobre el federalismo que dicen defender.

LAS ESCUCHAS ILEGALES DE LOS SERVICIOS SECRETOS DE LOS EEUU A LOS CIUDADANOS ESPAÑOLES



En el "país de la libertad", los EEUU, vienen desde hace mucho tiempo sus Servicios Secretos haciendo escuchas ilegales a los ciudadanos de a pie españoles y de otros países europeos. No sólo a estos, también ha espiado hasta el mismo Estado Vaticano. Con esta práctica los gobiernos siempre han querido saber cuál es la voluntad de sus gobiernos vecinos, pero como cada vez la opinión de las personas empieza a tomar algo de peso, ésto es realmente una amenaza para un sistema que hasta ahora se ha apoyado en las leyes del mercado, y se ha mostrado sagazmente al servicio de la democracia y la libertad, cuando no era así en ningún momento.

Ahora a los servicios secretos les importan las conversaciones de la gente, y bajo la excusa de "terrorismo", si no lo hay se lo inventan, tratan de tejer toda una red de espionaje con la permisividad de los gobiernos de los "Estados Soberanos" o "Estados Nación". 

El interés de las oligarquías y de la casta capitalista es permitir es espionaje, porque está en juego su sistema económico capitalista, y quieren asegurarse que este "juego" no terminará amenazado por los votos y la capacidad democrática de decisión de las personas. Por este hecho quieren borregos, no les interesa la cultura, ni que las personas tengan capacidad crítica.

Estaba claro que el gobierno de los EEUU y sus Servicios Secretos vulneraban desde hace tiempo la soberanía de la gran mayoría de los Estados y Naciones del Planeta. Lo novedoso es que cuenten con la connivencia de los servicios secretos de los países que como España, no hacen más que afirmar que la soberanía recae en la "Nación Española", cuando ésta es vulnerada por los Servicios Secretos de los EEUU.

Eso si, resulta que para la derecha mediática, ésto no supone vulneración de garantías y derechos ciudadanos, porque los Vascos y los Catalanes son quienes realmente ponen en peligro la "Soberanía Nacional Española", cuando reclaman el derecho a decidir, el derecho de consulta, y el derecho de autodeterminación de los pueblos. 

miércoles, 30 de octubre de 2013

LIBERTAD DE EXPRESIÓN, MANIFESTACIÓN, OPINIÓN Y DE RELIGIÓN



En el Carlismo tenemos claro la libertad de expresión, manifestación, opinión y de religión. El Carlismo, tradicionalmente Cristiano Católico ha sabido adaptarse a los tiempos y a las nuevas circunstancias, porque el contexto histórico ha cambiado, y de acuerdo a la Doctrina Social de la Iglesia Católica, los Católicos han entendido la necesidad que la sociedad se desenvuelva en paz impidiendo cualquier tipo de confrontación interreligiosa.
Durante la Edad Media y Moderna, aquellos que se manifestaban disidentes de la Doctrina Oficial se los categorizaba de herejes. Hoy en día con la libertad manifiesta a través del Concilio Vaticano II el término de hereje o herejía ha quedado relegado a los libros de historia para dar a conocer el integrismo, la cerrazón, la incomprensión, la falta de empatía de algunos seres humanos en otras épocas, que ya tenemos más que superadas. Es por ello que en el Partido Carlista la Libertad de Religión o Libertad Religiosa no se queda en un mero concepto de elegir centro educativo por parte de los padres para sus hijos, sino que aspira a la consecución real de un auténtico Estado, que ya fuera Laico o Confesional tiene que respetar por encima de todas las cosas la libertad de opinión, expresión, manifestación y de religión; no teniendo sentido denominar o categorizar como herejías otras formas de pensamiento, opinión, manifestación y religión por muy opuestas que éstas sean a nuestra visión o cosmovisión del mundo. Lo más importante es el respeto real social, porque la religión NO se puede imponer, se puede proponer pero jamás imponer, y más todavía cuando en este mundo y en las Españas existe diversidad de espiritualidades y pluralidad religiosa.

martes, 29 de octubre de 2013

MARINALEDA, LA LEY Y LA PROPIEDAD PRIVADA

 Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda

Cuando la justicia no existe, y vemos como unos señores muy cultos e inteligentes que pertenecen al stablishmen político-económico-judicial, se dedican a robar y a saquear las arcas del dinero público, y casos tenemos por montones desde ex-consejeros y presidentes de cajas de ahorro a miembros de la familia que usurpa el trono de España, y se nos confirma por los hechos que la justicia no es igual para todos y que la ley recae sólo sobre los débiles, entonces es cuando sale la protesta carlista y socialista.

Para los ricos, la plutocracia burguesa, los usureros, los capitalistas, la ley está escrita manifiestamente por ellos, y todos los poderes fácticos y medáticos trabajan para ellos a cambio de ser prostituidos, a cambio de dinero. Me refiero naturalmente a la justicia, medios de comunicación, etc. ¡Quien hizo la ley, hizo la trampa!. Dentro del sistema económico capitalista no puede haber democracia porque esta es la democracia del dinero, no de las personas.

Así la ley se transforma en la excusa de la plutocracia burguesa para sostener el derecho a la propiedad privada absoluta, y mercantilizar los recursos y los medios de producción, dejando con todo ello a más de la mitad de la población mundial, también dentro de las Españas, sin trabajo, sin vivienda, sin salario, sin futuro, y por tanto sin comida para poder vivir, para poder alimentarse.

Entonces es cuando nos vienen asombrados todos los medios y poderes fácticos neoliberales capitalistas en defensa de la ley y la propiedad privada, porque unas personas en el pueblo de Marinaleda gobernado por un alcalde comunista, han decidido entrar a un supermercado a "robar" comida para distribuirla entre los más necesitados, personas que se encuentran sin ninguna posibilidad de obtener un salario, para poder obtener comida para comer, para alimentarse. ¿O es que no se alimentan los ricos? ¿No han llegado a pagar los ricos como Carlos Divar a cargo del presupuesto del Estado una comida por 21.000,00 €? Pero este señor para la inmensa mayoría de nuestra población alienada bajo el sistema de explotación capitalista, mira hacia otro lado, y con el liderazgo de la plutocracia capitalista y los partidos liberales que lideran, denuncian el hecho ocurrido en el pueblo de Marinaleda.

Un pueblo, el de Marinaleda, que por cierto tiene amortizadas comunalmente las tierras, suelo y bienes inmuebles. ¿No les suena esto al carlismo?, ¿No les suena esto a las formas de vida de vinculación a la tierra propias del antiguo régimen y la monarquía absoluta? Las tierras comunales, las viviendas están vinculadas al pueblo, son de todos, nadie las puede comprar ni vender. Pero los capitalistas, asustados porque su régimen tiene los días contados, quieren aniquilar cualquier forma alternativa al capitalismo.

Lo que hemos visto y comprobado es que unos señores roban y no se les aplica la ley, porque la justicia de los ricos es la injusticia del capital, y en este sentido hay que entender que jamás serán juzgados, jamás devolverán lo que deben y han robado, y jamás terminarán sus días en prisión. ¿Por todo ello odiaban tanto en el pasado la prisión de la Bastilla? ¿Derechos políticos? No!. Derechos atribuibles al poder del dinero: Si!. Sin embargo, al alcalde de Marinaleda tratan de lincharlo los medios plutocráticos, los amigos de los usureros, de los banqueros y capitalistas. ¿Por qué? porque ha animado a entrar en un recinto de propiedad privada, y se amparan en la ley, porque esos robos de comida son ilegales, nos dicen, y esto no puede ser la ley de la selva. ¡Pero señores! Ya estamos en la ley de la selva, desde 1833 hasta acá, vivimos dentro de la dinámica del sistema de explotación capitalista, y por tanto es un hecho la ley de la selva por la mercantilización de la vida y por los robos que los ricos han perpetrado, sobretodo contra la sanidad, la educación. Unos robos, unos recortes, copagos, subidas del IVA, esfuerzos que se exige a la población para dárselos por otro lado a los anteriores dirigentes de entidades financieras que están en la quiebra mas absoluta. Esos señores, políticos, banqueros, que han malversado fondos. ¿Donde estan construidas las desaladoras? ¿Donde está el dinero del fondo social europeo para los proyectos sociales?. Esta gente sin embargo se va de rositas ante la justicia, porque la justicia es la injusticia del sistema capitalista, que juzga y reprime a los pobres, a los débiles, a las gentes de Marinaleda y a su alcalde, porque no cumple la ley. ¡Y mira quienes fueron hablar! ¡No cumplen las leyes ellos! ¡Porque las leyes de los ricos están para que las cumplamos los demás, pero ellos pueden robar y robar!. ¿Es esto entonces legítimo, es justo esto o es inmoral?

Si la situación no se enmenda, si no hay mano dura contra los plutócratas, los usureros, los ladrones de guante blanco, para nada servirán las demostraciones de fuerza bruta contra los pobres. ¡Porque es muy facil agredir a los débiles y someterlos, pero y a los ricos, y a la plutocracia, a la oligarquía capitalista!, ¿quién la somete?

Para aquellos tradicionalistas que puedan sorprenderse les diré que muchos empobrecidos en el siglo XIX se enrolaron en las filas carlistas, acusados de trabucaires, latrofacciosos y comunistas por los liberales capitalistas. Aquellos carlistas entraban en los bancos y en los ayuntamientos, no mataban a nadie si podían y les dejaban, maniataban a los responsables y se llevaban el dinero, los fusiles y la comida en nombre de Don Carlos. Tenían las simpatías del pueblo, se alimentaban gracias a su connivencia, y vivían en los bosques como proscritos, como proscrita es nuestra monarquía, la carlista, con la que soñamos, a la que queremos y respetamos. ¡Por Don Carlos! ¡Por la justicia, adelante contra la casta capitalista y su globalización burguesa!.

domingo, 27 de octubre de 2013

NUESTROS DERECHOS BÁSICOS FUNDAMENTALES

1) Trabajo Digno

2) Vivienda Digna

3) Sanidad Pública

4) Educación Pública

5) Pensión de Jubilación Pública.

6) Justicia Pública

viernes, 25 de octubre de 2013

HUELGA Y MANIFESTACIÓN POR LA EDUCACIÓN PÚBLICA



El día de ayer 24 de Octubre de 2013 asistimos a un acto de protesta por la educación y la escuela pública. No nos manifestamos por más ordenadores como algunos vulgarmente piensan. Nos manifestamos precisamente porque muchos de los que respaldan la actual ley de educación impuesta por el gobierno de Partido Popular, jamás hubieran podido estudiar.La educación pública está siendo diezmada. Ya no sólo se han conformado con los recortes salvajes en educación, sino que han procedido al aumento de las tasas educativas. Estudiar cuesta más económicamente, y el acceso a la educación está limitado.

El derecho de huelga y de manifestación es un derecho fundamental que tiene que siempre estará contemplado en cualquier código democrático que se precie. Luego, no es ningún juego. Aquí estamos para exigir a los responsables políticos de la educación que tengan una mayor sensibilidad al respecto, porque no tienen ninguna, y que hagan el favor de dejar a los profesores como gremio educativo, dirigir la educación y la escuela pública, porque hasta ahora la han dirigido gentes ajenas al mismo gremio, como es el actual ministro José Ignacio Wert.

El único camino que los estudiantes tienen de protesta, y como ciudadanos de hoy y del futuro, es ejercer sus responsabilidades, y el derecho de huelga y manifestación es una gran responsabilidad. Lo que quisiera toda esa derecha es precisamente recortar y subir las tasas sin que nadie, ni un sólo estudiante diga nada, porque lo que quieren son borregos.

El carlismo, como movimiento tradicionalista, siempre valoró la cultura y la educación, porque mientras los liberales desamortizaban y saqueaban el país poniéndolo a la venta tal y como lo sigue haciendo hoy la derecha; los carlistas se opusieron a las mismas y trataron de mantener la cultura, y no de quemarla o venderla.

En defensa de la Escuela Pública, contra los recortes y contra la subida de las tasas, contra la mercantilización de la educación, la docencia y la enseñanza. Nada más y nada menos que esto es lo que se pidió ayer, aunque algunos se quedan en lo "anecdótico" señalando como "kale borroka" las actuaciones de algunos colectivos neo-anarquistas, para desprestigiar el verdadero fundamento de la protesta.

miércoles, 23 de octubre de 2013

TENEMOS NUEVA INFANTA DE LAS ESPAÑAS: Cecilia María Juana Beatriz de Borbón


PARTIDO CARLISTA



PARTIDO CARLISTA (1970): agrupación monárquica dirigida por el reclamante carlista Carlos Hugo de Borbón Parma. A partir del primer congreso, celebrado en Narbona en 1968 y coincidente con la expulsión de España de la familia Borbón Parma, el partido se situó en la oposición al régimen franquista y se inspiró en el programa político definido por el reclamante Alfonso Carlos en enero de 1936. En el congreso de 1970 se aprobó un programa de cuatro puntos, en defensa: a) de las libertades locales y religiosas en un marco federal; b) de los partidos políticos; c) de la revolución social a partir del principio de la lucha de clases, y d) del socialismo autogestionario. Al mismo tiempo se condicionaba la instauración de la monarquía carlista al voto popular. Tras formar parte de la Junta democrática (1974) y de la Plataforma de convergencia democrática (1975), en 1976 ingresó en Coordinación democrática. El partido posee una estructura federal, y los partidos de las nacionalidades del estado español (Partit Carlí de Catalunya; Partido Carlista de Euskadi E.K.A; Partit Carlista del País Valencià... cuentan con una amplia autonomía. Su actuación política le llevó a aliarse con fuerzas socialistas y comunistas. En 1976 suscribió pactos en este sentido en el País Valencià y en Catalunya. En la fotografía: José María Zavala secretario general del Partido Carlista y otros líderes del mismo en una rueda de prensa en Madrid 1976

jueves, 17 de octubre de 2013

LA IGLESIA CATÓLICA Y SUS BEATIFICACIONES

"Buena parte de la Jerarquía de la Iglesia Católica fue responsable de haber legitimado la Dictadura del Dictador Francisco Franco"


La Iglesia Católica Española siempre ha tenido predilección por el bando nacional de los sublevados el 18 de julio de 1936. Motivados por las circunstancias, éstas no pueden ser excusa de impedir revisionismo histórico y hacer un análisis que lleve a la superación de la guerra civil.
La Iglesia Católica Española que se dice de todos, y se arroga la exclusiva del Cristianismo y de la referencia de la moral, hasta ahora no ha tenido inconveniente en Beatificar a una serie de Mártires Católicos que únicamente los ha sacado del bando nacional sublevado.
La exclusiva del Catolicismo no la tenían los sublevados de 1936, porque en el campo republicano también había numerosísimos Católicos, algunos de ellos también asesinados por los sublevados, por ser simplemente y llanamente curas y monjas que lucharon por los derechos de los obreros, de los trabajadores y la gente de a pie.
Parece ser que para estos curas y monjas miembros de la Iglesia Católica no habrá beatificación alguna, porque parece ser a mi entender, y según los hechos acontecidos desde 1936 hasta acá, que “como los curas y monjas y demás miembros de la Iglesia Católica asesinados por los sublevados de 1936, estaban con la II República y con los Comunistas, pues que por eso se considera que NO estaban con la Iglesia Católica y entonces NO se les puede beatificar, aunque fueran miembros de la Iglesia Católica.
La Iglesia Católica y su Jerarquía que muchas veces nos hacen creer velar por todos los Cristianos, ser apartidista, no ir con ningún bando en liza, y pedir perdón; ha demostrado una vez más su insensibilidad NO beatificando a ningún miembro de la Iglesia Católica asesinado por los sublevados del 18 de Julio de 1936, lo cual les acerca mucho más al bando nacional, y dentro de éste al bando de los fascistas tal y como aparece en la foto, una serie de miembros de la Iglesia Católica con el brazo en alto.
Me gustaría que de una vez por todas la Iglesia Católica beatificara a miembros de su Iglesia que lucharon en campo republicano y que fueron asesinados por los “nacionales”, y que reconociera públicamente no sólo su error por haberse alineado unilateralmente con un bando frente al republicano, sino que además dejara claro que los miembros de la Iglesia Católicos que lucharon en campo republicano y que fueron asesinados por los sublevados del 36, eran tan Católicos como ellos, y que la exclusiva del Catolicismo no la tenía el bando “nacional” por mucho que la inmensa mayoría de la Jerarquía Católica Española simpatizara con los rebeldes.
LA BEATIFICACIÓN QUE TUVO LUGAR EL DÍA 13/10/2013 EN TARRAGONA FUE DE MÁRTIRES CATÓLICOS DEL BANDO O ZONA DENOMINADA “NACIONAL”. ¿PARA CUANDO UNA BEATIFICACIÓN DE CRISTIANOS CATÓLICOS QUE COMBATIERON EN EL CAMPO REPUBLICANO Y QUE FUERON ASESINADOS POR LOS SUBLEVADOS IGUAL DE VILMENTE?
La Monarquía Tradicional que encarna el Carlismo es una monarquía que ante todo lucha por la justicia, la verdad y la reparación. Y no habrá reparación hasta que no haya igualdad en el trato. De momento contemplo tristemente que la Iglesia Católica y su jerarquía sigue estando de parte, y a los hechos de las últimas beatificaciones me remito, del bando nacional.
Ya no sólo esto, sino que una vez acabada la guerra civil española de 1936-1939 la alta Jerarquía de la Iglesia Católica Española no tuvo inconveniente alguno en prestarse a ser puntal y paladín del régimen apoyando oficialmente la Dictadura de Francisco Franco, general al que dieron por título  CAUDILLO DE ESPAÑA POR LA GRACIA DE DIOS, con lo cual contaría el dictador que estaría 40 años ejerciendo un poder tiránico, despótico, cruel, perverso, abominable, contrario a la Ley natural, al Cristianismo Católico que tanto decía defender,…
Recordemos la complicidad de la Jerarquía Eclesiástica Española permitiendo llevar a Francisco Franco el Dictador, nada más y nada menos que bajo palio, como si fuera un personaje incontestable, incuestionable, y todo ello gracias a la bendición oficial de una iglesia Católica que daba la espalda al pueblo.

lunes, 14 de octubre de 2013

LA HISPANIDAD, LOS CARLISTAS Y EL REY LEGÍTIMO DON CARLOS JAVIER I DE BORBÓN




El problema de Catalunya, no se arregla con una manifestación que a fin de cuentas busca la confrontación con los nacionalistas y separatistas. El problema de España y Catalunya se arregla con la CONFEDERACIÓN. Con una monarquía que vertebre a los pueblos de las Españas, como la que había en los tiempos de los Reyes Católicos y la Casa de Habsburgo. Una monarquía confederal que esté formada por distintas naciones, restableciendo los Estados políticos territoriales independientes coordinados por la Monarquía Española. Y como ya hablaba Miguel de Cervantes en el Quijote: Nación Leonesa, Nación Catalana, Nación Castellana, Nación Valenciana,.... España como nación jamás existió, porque fue un invento liberal burgués orquestado bajo la Constitución de Cádiz, la famosa PEPA de 1812, que disputaba el concepto y el papel político de la SOBERANÍA del REY de las Españas, para hacerlo recaer en la inventada NACIÓN ESPAÑOLA. Así la burguesía capitalista española usurpaba la SOBERANÍA que hasta 1812, había recaído ininterrumpidamente en la Corona Española, y NO en la Nación Española. En la práctica CTC, CT, son formaciones políticas republicanas, porque defienden el principio de soberanía de la Nación Española yendo a esa manifestación del día 12 de Octubre. Para mi esta España no es en absoluto la España confederal que siempre defendimos los Carlistas!! Lo demás puro fascismo franquista!.

Se ha hecho del 12 de Octubre una fiesta que reclama en el fondo, no la Hispanidad, sino el concepto de Nación Española y su unidad, al estilo patriotero jacobinista revolucionario francés que rechaza en esencia la pluralidad cultural, lingüística y política que siempre hubo en este país de países, que era en realidad una monarquía de naciones, una monarquía de estados políticos territoriales diversos e independientes, los unos de los otros, aunque coordinados por cosoberanía por la monarquía española.

Algunos que se dicen "carlistas", no han tenido apuro de presentarse en la manifestación que ha tenido lugar el 12 de Octubre en Barcelona para reclamar la actual unidad Española. Porque eso es lo que han hecho por muy antisistema y revolucionarios o contrarrevolucionarios que se digan, ya que a la hora de la verdad han apoyado la actual unidad de la "Nación Española", invento constitucional burgués de 1812 establecido el día de San José. Aquella Constitución de 1812 sería el preludio y la responsable de todas las mentiras que se han vertido posteriormente en pro de una pretenciosa "nación española" que ha escupido sobre todas las tradiciones seculares, históricas, culturales y religiosa de la auténtica tradición española, que está basada en la Monarquía Hispánica, pero NO en la "Nación Española".

Aquellos "carlistas" que han decidido ir a esa manifestación con toda esa extrema derecha ultra, con los "patriotas" que escupen sobre la tradición confederal de las Españas, no han hecho más hasta ahora que PONERLE MÁS DE MIL PEGAS A S.M.C. don Carlos Javier I de Borbón Rey de las Españas en cuanto al acatamiento que le deben hacer, jurar y prestar; y sin embargo, NO LE PONEN PEGAS AL HECHO DE MANIFESTARSE AL LADO DE TODA ESA EXTREMA DERECHA ESPAÑOLA tal y como hemos visto que ha tenido lugar muy tristemente en Barcelona el día 12 de Octubre de 2013. Simplemente ha quedado demostrado que quienes han actuado de este modo NO SON CARLISTAS, sino ultraderechistas, que tienen ideas más cercanas entre ellos y por ello no acatan a S.M. Don Carlos Javier I.

Nosotros los carlistas también celebramos el día de la Hispanidad, pero se trata de una Hispanidad plural de todos los pueblos y culturas de los pueblos de las Españas, y sus Naciones que tienen derecho a restablecer sus viejos Estados y a proclamar en unión la Monarquía Confederal Española en la persona  de S.M.C. don Carlos Javier I de Borbón.

Vivan las Españas
Viva el Rey Legítimo!
Vivan la Nación Catalana y todas las demás Naciones Españolas!

jueves, 10 de octubre de 2013

TRACTAT DE GÈNOVA : RECONEIXEMENT JURÍDIC INTERNACIONAL DE CATALUNYA COM A NACIÓ


El Tractat de Gènova del 20 juny 1705 en el qual , Anglaterra , no només es va comprometre a través del plenipotenciari Mitford Crow , representant de la Reina Anna Stuart , ajudar Catalunya , proveint de 8.000 infants i 2000 cavallers en favor de la Causa l'Arxiduc Carles III d'Àustria , sinó que la diplomàcia britànica va reconèixer jurídicament a nivell internacional que Catalunya era una nació . Una nació que componia al costat d'altres l'antiga Monarquia Confederal Espanyola , i que el centralisme borbònic va retallar , abolint Furs , Constitucions i Usos . Si tan de moda està l'assumpte del Penyal de Gibraltar , i ningú no posa en dubte la vigència del Tractat d'Utrech de 1713 , és lògic pensar que puguem reconèixer jurídicament Catalunya com a nació a través del Tractat Internacional signat a Gènova el 1705 . Així que Catalunya té més tradició com a Nació , encara que li pesi a la dreta , a l'extrema dreta i als feixistes . Que estudiïn història !

TRATADO O PACTO DE GÉNOVA: RECONOCIMIENTO JURÍDICO INTERNACIONAL DE CATALUNYA COMO NACIÓN

 
El Tratado de Génova del 20 de Junio de 1705 en el cual, Inglaterra, no sólo se comprometió a través del plenipotenciario Mitford Crow, representante de la Reina Ana Stuart, ayudar a Catalunya, proveyendola de 8.000 infantes y 2000 caballeros en favor de la Causa del Archiduque Carlos III de Austria, sino que la diplomacia británica reconoció jurídicamente a nivel internacional que Catalunya era una Nación. Una Nación que componía junto a otras la antigua Monarquía Confederal Española, y que el centralismo borbonico cercenó, aboliendo Fueros, Constituciones y Usos. Si tan de moda está el asunto del Peñón de Gibraltar, y nadie pone en duda la vigencia del Tratado de Utrech de 1713, es lógico pensar que podamos reconocer jurídicamente Catalunya como Nación a través del Tratado Internacional firmado en Génova en 1705. Así que Catalunya tiene más tradición como Nación, aunque le pese a la derecha, a la extrema derecha y a los fascistas. Que estudien historia!

LA MONARQUÍA ESPAÑOLA FUE MUCHO ANTES QUE LA "NACIÓN ESPAÑOLA"



Muchos confunden Nación Española con Monarquía Española y arrogan a la primera más historia de la que realmente tiene, pues jurídicamente y administrativamente la "Nación Española comienza con la Constitución de Cadiz, la llamada Pepa de 1812.

Celebramos la Hispanidad, y muchos asocian este hecho a la “Nación Española” de manera errónea.
Los profesores John H. Elliott y H. G. Koenigsberger definirán la Monarquía Hispánica o Española de Antiguo Régimen, como una monarquía COMPUESTA, TERRITORIAL, PACTISTA, Y POLISINODIAL.

-COMPUESTA Y TERRITORIAL, porque la misma estaba formada por distintos Estados territoriales políticos independientes y cuasi-soberanos, ya que la soberanía era del Rey y también de las instituciones de aquellos estados: Cortes, Concejos, Consejos, Tribunales de Justicia, Hacienda.

-PACTISTA Y POLISINODIAL, por los numerosos Consejos y subconsejos: Consejo de Castilla, de Aragón, Cancillería Reial, Generalitat Valenciana, Generalitat Catalana,… La existencia de aquello implicaba un Pacto que el Rey tenía con cada uno de los pueblos de las Españas, o mejor dicho con los habitantes de cada uno de los Estados, como si el Rey que los mantiene unidos, fuera Rey de cada uno de los distintos estados.

Celebramos la Hispanidad creyendo que se trata de la celebración de la “Nación Española” de los “patriotas jacobinos”. ¡Craso error!. Porque la Monarquía Española fue una Monarquía Confederal, jamás centralista. Porque no existía un estado o un gobierno unitario, como existiría tras 1812 con la instauración burguesa capitalista de la Constitución de Cádiz.

JOHN H. ELLIOTT (Reading, 1930), maestro de hispanistas y premio Príncipe de Asturias en 1996, ha enseñado, a lo largo de su dilatada carrera académica, en el Trinity College de Cambridge, en el King´s College de la Universidad de Londres, en el Institute for Advanced Study de Princeton, y en la Universidad de Oxford, de la que fue Regius Professor desde 1990 hasta su jubilación en 1997. Entre su extensa bibliografía deben citarse La revolta catalana, 1598-1640 (Crítica, 1989), La España Imperial (Barcelona, 1969), Poder y Sociedad en la España de los Austrias (Crítica, 1982), Richelieu y Olivares (Crítica, 1984) o La Europa dividida, 1559-1598 (Crítica, 2002).

miércoles, 9 de octubre de 2013

¡HUGONOTES!

Enrique IV de Francia


Hugonote viene de la palabra alemana "Eidgenossen", que significa Conjurados. A los protestantes calvinistas franceses dirigidos por Enrique de Navarra se les conocía por tal nombre. Con este príncipe hubo nobles católicos como los Borbón-Condé, pero a todos se les llamó así. En el siglo XX, los carlistas que reconocieron a Don Carlos Hugo de Borbón como Rey de las Españas, recibieron el nombre de "Hugonotes", por el nombre de Hugo. 

Quienes se lo pusieron eran los "Estorilos" y "Rodeznistas" que acataban la figura de Don Juan de Battemberg, el abuelo del actual jefe del estado español. Sin embargo, los detractores de Don Carlos Hugo, dentro del carlismo utilizaron también la denominación de "Hugonotes" para señalar a los "carlistas socialistas". 

Ser "hugonote" no es ningún insulto, cuando significa ser un conjurado, y en este caso un conjurado contra el sistema capitalista, un conjurado contra la mercantilización de la vida. Como aquellos conjurados que defendiendo a su Rey, reivindicaron las libertades y mayor justicia. En el XVI subiría el primer Borbón al trono de Francia con el nombre de Enrique IV.

viernes, 4 de octubre de 2013

ENRIC SOPENA Y SU IGNORANCIA HISTÓRICA

BLOG: CHOUAN IBÉRICO

La semana pasada con la excusa del posible ascenso a coronel de un conocido y controvertido contertulio habitual de la cadena “intereconomía” el no menos controvertido y conocido periodista, licenciado por la Universidad de Navarra, don Enric Sopena, publicó en el medio digital que dirige, “el plural.com”, un artículo pretendidamente sobre la extrema derecha en la España de Rajoy donde, tergiversando la historia y mostrando un radical sectarismo disfrazado de desconocimiento, arremetía indiscriminadamente contra la memoria del Carlismo, opuesto frontalmente con el Franquismo.

Este artículo, titulado “En la España de Rajoy Resucitan los Carlistas y los JóvenesPopulares Alimentan el Facherío”, ha sido debidamente puntualizado, aclarado y contestado por don Josep Miralles y don Fernando García-Romanillos reproduciéndose a continuación sendas contestaciones.

RESPUESTA DE JOSEP MIRALLES A LA “OPINIÓN” DE ENRIC SOPENA

El periodista Enric Sopena, incondicional defensor del PSOE en todas las tertulias en las que participa, ha escrito el 23-9-2013, un artículo en El Plural.com, donde intencionadamente quiere ofender al carlismo más genuino, sin diferenciar entre el carlismo y el tradicionalismo más cerril.

Sopena que es un periodista que ya peina canas, aunque no sea historiador –las guerras carlistas fueron el siglo XIX y no el XVIII como él afirma en su artículo- debió conocer, al menos, el carlismo que desde mediados de los años sesenta del siglo XX reinició la oposición al franquismo bajo el liderazgo de D. Javier de Borbón-Parma y de su hijo Carlos Hugo, que por sus actividades antifranquistas fueron expulsados de España por el dictador en 1968. El Partido Carlista, no obstante, continuó su lucha contra la dictadura y contra la monarquía de Juan Carlos, en cuya primera época, se gestó desde las cloacas del nuevo Estado monárquico-franquista, el crimen de Estado del Montejurra 1976 contra los carlistas y la oposición democrática. Sobre ese carlismo, Sopena, como no puede ocultarlo lo minimiza diciendo que “un sector minoritario de los carlistas se pasó a la defensa de las libertades durante el tardo franquismo [pero que] ese carlismo desapareció”. Pues bien, ni lo uno ni lo otro. En primer lugar, no fue un sector minoritario, pues como dicen en su libro Crónica del antifranquismo, los periodistas que también peinan canas, Fernando Jáuregui y Pedro Vega, “el hecho de que los dos PC, el Partido Comunista y el Partido Carlista, sean en la práctica las dos fuerzas numéricamente más importantes de la época, no es probablemente ajeno a la aproximación que se registra entre ambas formaciones […] Tanto carlistas como comunistas veían muy clara la necesidad de que otros partidos entrasen a formar parte de esas plataformas [de oposición al franquismo]. Tardarían varios años en conseguirlo.” Y es que, como decían los comunistas durante las elecciones de 1977 para contrarrestar la propaganda del PSOE que pregonaba “150 años de honradez”, los del PCE decían: “150 años de honradez y 40 de vacaciones”. En este sentido conviene recordar que, curiosamente, cuando en 1971 la UGT (correa de transmisión del PSOE) intentó reimplantarse en Navarra, fue el socialista Enrique Múgica quien recurrió sin éxito a la Federación Obrera Socialista (FOS) una organización obrera que había creado el Partido Carlista. Así lo documenta en su tesis el historiador José Vicente Iriarte, publicada en su libro Movimiento obrero en Navarra (1967-1977). Organización y conflictividad. En segundo lugar, ese carlismo no ha desaparecido como lo demuestra la existencia tanto del Partido Carlista como de diversas plataformas carlistas independientes fieles a la dinastía proscrita encarnada por Carlos Javier de Borbón Parma, hijo de Carlos Hugo y que nada tienen que ver con la Comunión Tradicionalista del Sr. Miguel Ayuso, absolutamente minoritaria.

Como el periodista Sr. Sopena debe saber, en los crímenes de Montejurra-76, el Estado se valió de antiguos tradicionalistas que se agruparon en torno al hijo disidente de D. Javier, Sixto Enrique, que se atribuyó, la representación del carlismo recreando una reaccionaria Comunión Tradicionalista de la que actualmente es dirigente el tal Miguel Ayuso al que Sopena cataloga de “teniente coronel carlista de la boina roja” con evidente ánimo de insultar al conjunto del carlismo.

Por lo que se refiere a la participación carlista en la Guerra Civil al lado de los sublevados, es evidente que si la República no hubiera atacado o permitido el ataque a la libertad religiosa de la Iglesia Católica, seguramente los carlistas no se hubieran sublevado. Y es que efectivamente, como dice Sopena, los carlistas “contribuyeron a la victoria del Caudillo y sus golpistas en la guerra civil” pero fue muy a pesar suyo, puesto que iniciada la guerra, el carlismo oficial y mayoritario de D. Javier y Fal Conde, se opusieron a la deriva totalitaria y filofascista de Franco y Serrano Suñer, y al Decreto de Unificación en el partido único de inspiración falangista, razón por la cual, D. Javier y Fal fueron expulsados de España y otros muchos requetés carlistas fueron represaliados por el régimen y la falange. Por eso se ha dicho que el carlismo fue vencido en el campo de los vencedores.

Dice el Sr. Sopena que las “guerras carlistas fueron brutalmente sangrientas. Querían los carlistas o tradicionalistas liquidar a los liberales, que en cierto modo eran los progresistas de aquella época.” Es evidente que con esta afirmación tan presentista Sopena pretende cargar las tintas contra el carlismo decimonónico. Sin embargo, si se estudia a fondo el liberalismo y el carlismo del XIX se verá que la historia no es tan simple y que hay muchos matices que hacen pensar que los planteamientos carlistas eran mucho más “democráticos” que el de los partidarios del liberalismo censitario. A modo de ejemplo citaré unos cuantos textos de origen no carlista:

Miguel de Unamuno, en En torno al casticismo escribió: “¿Cuándo se estudiará con amor aquel desbordamiento popular que trascendía de toda forma? ¡Cuántas cosas cabían en los pliegues de aquél lema: Dios, Patria y Rey! […] aquel empuje profundamente laico, democrático y popular; aquella protesta contra todo mandarinato, todo intelectualismo y todo charlatanerismo, contra todo aristocratismo y centralización unificadora.” También en su escrito “Sobre la tumba de Costa” escribió: “El carlismo puede decirse que nació contra la desamortización, no sólo de los bienes del clero y los religiosos, sino de los bienes del común” y añadía que “el colectivismo agrario de Costa, sus deseos de volver a aquella propiedad comunal que recuerda el MIR ruso, lo de la política de alpargata, todo ello es carlismo”

Sobre la idea de autogobierno y democracia participativa el embajador británico en Madrid, George Villiers, del partido progresista, escribía en 1835 a su hermano: “La mayoría de la gente es honrada, pero es carlista, odian lo que se llama gobierno liberal, instituciones liberales, y hombres liberales. Pero donde tú y otros extranjeros estáis más equivocados es al pensar que el pueblo español está esclavizado. No hay en Europa otro pueblo tan libre: las instituciones municipales en España son republicanas; en ningún país existe tanta igualdad real. El pueblo se gobierna a sí mismo a través de unas cuantas costumbres antiguas, le importan poco las leyes y los decretos reales y hace más o menos lo que le apetece […] Todo lo que desean es que el Intendente no les robe tanto, y que el alcalde no les moleste demasiado […] Es un engaño suponer que el clero regular es detestable. Eso es verdad en las grandes ciudades, pero no lo es en el campo. Los monjes son los propietarios residentes, los caballeros del campo de España. Ellos alimentan, dan trabajo y consuelan a la gente; son además, la aristocracia de los pobres”.

Otro británico, que en este caso luchó contra los carlistas durante la Primera Guerra, Alexander Sommerville, explicaba así la defensa de los fueros, otra de las divisas del carlismo histórico: “…esta palabra en un sentido significa ‘leyes’, y en las provincias del norte estas siempre equivalen a los ‘derechos del pueblo’, o al derecho de heredar propiedad, así como al de hacer sus propias leyes, siendo exentos de impuestos nacionales y de las leyes generales de España.”

Y un investigador libertario, también, por cierto, anticonstitucionalista –afortunadamente no todos estamos adoctrinados con el patriotismo constitucionalista democrático-burgués, tanto da que sea de derechas como de izquierdas-, Félix Rodrigo Mora, en su libro La democracia y el triunfo del Estado, escribe sobre alguna de las “brutalmente sangrientas” criaturas del liberalismo como “La sangrienta Milicia Nacional, aparato represivo por excelencia del primer liberalismo, constituido por los poderhabientes y pudientes armados de cada localidad” que combatían al carlismo, haciendo referencia también a un historiador –José Luis Comellas-que dice que “el coronel González, sólo en un día mandó pasar a cuchillo a trescientos guerrilleros que se habían rendido” y que “el número de asesinatos, de presos, de incendios, de arrasamientos, de saqueos y abusos cometidos (por los liberales en el poder) entre noviembre de de 1822 y septiembre de 1823 son prácticamente incalculables”

Josep Miralles

RESPUESTA DE FERNANDO GARCIA-ROMANILLOS 25 septiembre 2013, dirigido a Enric Sopena. Elplural.com

La identificación que hace este post entre carlistas y facherío es inexacta e injusta. Inexacta porque ignora la historia franquismo, del tardofranquismo y del postfranquismo. Es falso que los carlistas estuvieran alineados con franquistas y falangistas hasta el final de la dictadura. Salvo unos pocos tradicionalistas colaboracionistas, el carlismo liderado por el príncipe Javier de Borbón Parma y su hijo Carlos Hugo estuvo frente al Régimen.

Recordarás, Sopena, que Carlos Hugo de Borbón, y posteriormente su padre y hermanas, fue expulsado de España en diciembre de 1968 tras ser detenido por la Guardia Civil en Zaragoza.

Esa identificación es injusta con todos los demócratas que lucharon contra la dictadura franquista en los años 60 y 70. Dirigentes comunistas, socialistas, libertarios, democratacristianos y obreros de aquella época, empezando por Santiago Carrillo y Marcelino Camacho y terminando por Ruiz-Giménez y el comandante Busquets (UMD), dejaron testimonio del compromiso del Partido Carlista con las libertades y en la constitución de la Junta Democrática y la Plataforma de Convergencia Democrática.

Es injusta con la verdad histórica y con quienes padecieron, como carlistas, la persecución de la dictadura. La minoría fue la que, abanderada por Sixto de Borbón y otros miembros de la ultraderecha, y protegida por el entonces ministro Fraga Iribarne y la Guardia Civil, atacaron a los auténticos carlistas en su cita anual de Montejurra (Navarra), en mayo de 1976, causando dos muertos.

Lamento, Sopena, que en tu comprensible afán por denostar los restos fascistas incurras en la ligereza tan inexacta como dolorosa de identificar al carlismo que se desenvolvió en la clandestinidad con sus perseguidores.

Fernando García-Romanillos. Periodista