miércoles, 6 de noviembre de 2013

CIERRE DE RADIO TELEVISIÓN VALENCIANA TRAS 24 AÑOS DE EMISIÓN



Tras 24 años de emisión, el gobierno del Partido Popular de la Generalitat Valenciana ha dado la orden de clausurar Canal Nou.
El endeudamiento progresivo de la Generalitat, las inversiones mal concebidas por planteamientos amiguistas de empresarios y políticos valencianos han llevado a la quiebra la mal llamada “Comunitat Valenciana”. Todos los sectores económicos se están viendo afectados por la crisis.
La mala gestión política económica de los gobiernos de Francisco Camps y de Alberto Fabra, han llevado a tomar una drástica decisión que deja sin televisión pública local a los Valencianos.
Canal Nou no se destacó precisamente por su objetividad, ya que en sus emisiones siempre daban la razón al gobierno del Partido Popular reduciendo al mínimo la presencia política de otras fuerzas e ideas políticas que planteaban una alternativa, que quizá hubieran sabido gestionar mejor la “Comunitat valenciana” de haber ganado las elecciones.
Canal Nou ha servido durante todos estos años de caja de resonancia del gobierno del Partido Popular en el País Valencià, y paradójicamente los trabajadores de este canal se han visto perjudicados por la muy mala y grave gestión de los gobernantes peperos.
La culpa no la tienen los trabajadores de este canal público, pues ellos han realizado sus tareas como lo han podido hacer, ya que la presencia política del Partido Popular ha sido un hecho efectivo en esta televisión pública local debido a su orientación política.
En cualquier caso para los Carlistas el cierre de la televisión pública valenciana nos entristece, porque deja sin espacio público la cultura y noticias valencianas. Al mismo tiempo que señalamos como responsables a los gobiernos del Partido Popular y a la oposición del PSOE por no haber hecho realmente oposición en el País Valencià, estando en la práctica en connivencia con la gestión popular al no haber querido plantear el PSOE la reducción de la barrera electoral del 5% al 1%, porque está claro que así conservarían la mayoría bipartidista.

Nos entristece y lamentamos la perdida de la televisión pública valenciana que ha sido utilizada al capricho de los políticos valencianos, quedando como víctimas los trabajadores de la cadena y los ciudadanos valencianos.