miércoles, 30 de octubre de 2013

LIBERTAD DE EXPRESIÓN, MANIFESTACIÓN, OPINIÓN Y DE RELIGIÓN



En el Carlismo tenemos claro la libertad de expresión, manifestación, opinión y de religión. El Carlismo, tradicionalmente Cristiano Católico ha sabido adaptarse a los tiempos y a las nuevas circunstancias, porque el contexto histórico ha cambiado, y de acuerdo a la Doctrina Social de la Iglesia Católica, los Católicos han entendido la necesidad que la sociedad se desenvuelva en paz impidiendo cualquier tipo de confrontación interreligiosa.
Durante la Edad Media y Moderna, aquellos que se manifestaban disidentes de la Doctrina Oficial se los categorizaba de herejes. Hoy en día con la libertad manifiesta a través del Concilio Vaticano II el término de hereje o herejía ha quedado relegado a los libros de historia para dar a conocer el integrismo, la cerrazón, la incomprensión, la falta de empatía de algunos seres humanos en otras épocas, que ya tenemos más que superadas. Es por ello que en el Partido Carlista la Libertad de Religión o Libertad Religiosa no se queda en un mero concepto de elegir centro educativo por parte de los padres para sus hijos, sino que aspira a la consecución real de un auténtico Estado, que ya fuera Laico o Confesional tiene que respetar por encima de todas las cosas la libertad de opinión, expresión, manifestación y de religión; no teniendo sentido denominar o categorizar como herejías otras formas de pensamiento, opinión, manifestación y religión por muy opuestas que éstas sean a nuestra visión o cosmovisión del mundo. Lo más importante es el respeto real social, porque la religión NO se puede imponer, se puede proponer pero jamás imponer, y más todavía cuando en este mundo y en las Españas existe diversidad de espiritualidades y pluralidad religiosa.

No hay comentarios: