jueves, 31 de octubre de 2013

LAS ESCUCHAS ILEGALES DE LOS SERVICIOS SECRETOS DE LOS EEUU A LOS CIUDADANOS ESPAÑOLES



En el "país de la libertad", los EEUU, vienen desde hace mucho tiempo sus Servicios Secretos haciendo escuchas ilegales a los ciudadanos de a pie españoles y de otros países europeos. No sólo a estos, también ha espiado hasta el mismo Estado Vaticano. Con esta práctica los gobiernos siempre han querido saber cuál es la voluntad de sus gobiernos vecinos, pero como cada vez la opinión de las personas empieza a tomar algo de peso, ésto es realmente una amenaza para un sistema que hasta ahora se ha apoyado en las leyes del mercado, y se ha mostrado sagazmente al servicio de la democracia y la libertad, cuando no era así en ningún momento.

Ahora a los servicios secretos les importan las conversaciones de la gente, y bajo la excusa de "terrorismo", si no lo hay se lo inventan, tratan de tejer toda una red de espionaje con la permisividad de los gobiernos de los "Estados Soberanos" o "Estados Nación". 

El interés de las oligarquías y de la casta capitalista es permitir es espionaje, porque está en juego su sistema económico capitalista, y quieren asegurarse que este "juego" no terminará amenazado por los votos y la capacidad democrática de decisión de las personas. Por este hecho quieren borregos, no les interesa la cultura, ni que las personas tengan capacidad crítica.

Estaba claro que el gobierno de los EEUU y sus Servicios Secretos vulneraban desde hace tiempo la soberanía de la gran mayoría de los Estados y Naciones del Planeta. Lo novedoso es que cuenten con la connivencia de los servicios secretos de los países que como España, no hacen más que afirmar que la soberanía recae en la "Nación Española", cuando ésta es vulnerada por los Servicios Secretos de los EEUU.

Eso si, resulta que para la derecha mediática, ésto no supone vulneración de garantías y derechos ciudadanos, porque los Vascos y los Catalanes son quienes realmente ponen en peligro la "Soberanía Nacional Española", cuando reclaman el derecho a decidir, el derecho de consulta, y el derecho de autodeterminación de los pueblos.