jueves, 10 de octubre de 2013

LA MONARQUÍA ESPAÑOLA FUE MUCHO ANTES QUE LA "NACIÓN ESPAÑOLA"



Muchos confunden Nación Española con Monarquía Española y arrogan a la primera más historia de la que realmente tiene, pues jurídicamente y administrativamente la "Nación Española comienza con la Constitución de Cadiz, la llamada Pepa de 1812.

Celebramos la Hispanidad, y muchos asocian este hecho a la “Nación Española” de manera errónea.
Los profesores John H. Elliott y H. G. Koenigsberger definirán la Monarquía Hispánica o Española de Antiguo Régimen, como una monarquía COMPUESTA, TERRITORIAL, PACTISTA, Y POLISINODIAL.

-COMPUESTA Y TERRITORIAL, porque la misma estaba formada por distintos Estados territoriales políticos independientes y cuasi-soberanos, ya que la soberanía era del Rey y también de las instituciones de aquellos estados: Cortes, Concejos, Consejos, Tribunales de Justicia, Hacienda.

-PACTISTA Y POLISINODIAL, por los numerosos Consejos y subconsejos: Consejo de Castilla, de Aragón, Cancillería Reial, Generalitat Valenciana, Generalitat Catalana,… La existencia de aquello implicaba un Pacto que el Rey tenía con cada uno de los pueblos de las Españas, o mejor dicho con los habitantes de cada uno de los Estados, como si el Rey que los mantiene unidos, fuera Rey de cada uno de los distintos estados.

Celebramos la Hispanidad creyendo que se trata de la celebración de la “Nación Española” de los “patriotas jacobinos”. ¡Craso error!. Porque la Monarquía Española fue una Monarquía Confederal, jamás centralista. Porque no existía un estado o un gobierno unitario, como existiría tras 1812 con la instauración burguesa capitalista de la Constitución de Cádiz.

JOHN H. ELLIOTT (Reading, 1930), maestro de hispanistas y premio Príncipe de Asturias en 1996, ha enseñado, a lo largo de su dilatada carrera académica, en el Trinity College de Cambridge, en el King´s College de la Universidad de Londres, en el Institute for Advanced Study de Princeton, y en la Universidad de Oxford, de la que fue Regius Professor desde 1990 hasta su jubilación en 1997. Entre su extensa bibliografía deben citarse La revolta catalana, 1598-1640 (Crítica, 1989), La España Imperial (Barcelona, 1969), Poder y Sociedad en la España de los Austrias (Crítica, 1982), Richelieu y Olivares (Crítica, 1984) o La Europa dividida, 1559-1598 (Crítica, 2002).

No hay comentarios: