miércoles, 25 de abril de 2012

REFERENDUM MONARQUÍA REPÚBLICA: Batalla de Almansa y consecuencias

Después de todo, deberíamos debatir sobre esta posibilidad democrática para que todos los ciudadanos podamos elegir libremente entre ambas formas de gobierno. Para ello necesirariamos un debate serio, señalando los pros y los contras de tener una República o una Monarquía, para posteriormente delimitar, qué tipo de república o qué tipo de monarquía queremos, y en caso de salir la monarquía como forma de gobierno elegida, poder determinar cual es la familia Real que queremos, si la heredera del sistema capitalista burgués representada por la rama liberal Borbónica de Isabel "II", Alfonso el "XII", Alfonso el "XIII", Juan de Battemberg, y su hijo Juan Carlos, o por el contrario la Dinastía de los Borbones Carlistas, desde Carlos María Isidro de Borbón hasta el actual representante y heredero legítimo de dicha dinastía, Don Carlos Javier de Borbón. 

Cuadro que representa la batalla de Almansa. Dos concepciones monárquicas se enfrentaban en dicha batalla. El bando borbónico o botifler quería una monarquía basada en el centralismo borbónico absolutista francés, basado en la dominación de un solo idioma: el castellano, y aniquilando la antigua fórmula monárquica de monarquía compuesta heredada de la Casa de Austria. El bando Imperial o Austracista, también llamado Maulet sostenía la forma de monarquía compuesta, que estaba basada en el respeto y vigencia de la existencia de distintos estados territoriales, que conservaban sus Fueros, Cortes, Hacienda y Tribunales de Justicia. El Rey de las Españas era el rey de cada uno de aquellos estados confederados con la Corona, a través de sus habitantes, por el pacto de lealtad entre el monarca legítimo y sus subditos o vasallos. Si el monarca juraba los Fueros, significaba que se convertía en Rey de ese estado concreto.

 

La Dinastía Carlista hunde sus raíces políticas y dinásticas en la antigua Casa de Austria, por la forma de entender la Monarquía Española, como una institución confederal, por la defensa de las libertades concretas de los habitantes de las Españas, vinculados a la tierra, y a los distintos Reinos Señoríos y Principados de las Españas, que fueron auténticos Estados territoriales. Sus gentes gozaban de Fueros, Franquicias y Libertades concretas, e instituciones propias, como las Cortes, Hacienda propia, y Tribunales de Justicia autóctonos, que un día como el de hoy 25/04/1707 serían aplastadas por las fuerzas Borbónicas y Botifleras del Duque de Berwick, en el contexto de la guerra de sucesión al trono de la Corona española (1701-1714), que enfrentaba a Felipe de Anjou y al Archiduque Carlos de Austria. Algunos partidarios de Felipe V decidieron apoyar los Decretos de Nueva Planta, cuya aplicación serviría para conculcar varios siglos de libertades en el Reino de Valencia, y en el resto de países de habla catalana, como eran el Principat de Catalunya i el Regne de Mallorca. También afectó al Reino de Aragón. 

Los parciales austracistas pasarían al exilio, y de alguna forma se fraguó el primer carlismo austracista, cuyo pleito dinástico se convirtió en un pleitó político que repercutiría en la primera guerra carlista del año 1833, reivindicandose por tanto también las libertades forales, no sólo de los habitantes que veían peligrar las suyas propias en el reino de Navarra y los Señoríos Vascos, sino también en aquellos países o estados donde habían existido, por ejemplo en la antigua Corona de Aragón. 

La monarquía hispánica o española había sido una institución confederal, al ser un ejemplo de monarquía compuesta. Nada de lo que se legislaba en Catalunya afectaba a Castilla, y nada de lo que se legislaba en Castilla afectaba a Catalunya, y así con todos los reinos.


martes, 24 de abril de 2012

SOBRE LO QUE DEBERÍA SER LA MONARQUÍA ESPAÑOLA

En Europa la institución monárquica de acuerdo a cada país, se ha ido acomodando a la nueva "realidad social" de acuerdo y respetando siempre las tradiciones seculares históricas de la monarquía. En las Españas, más bien ha sido al contrario, desde Isabel "II" de España, pasando por su dinastía liberal Alfonso el "XII", Alfonso el "XIII", más los intervencionismos de los militarotes ya fueran progresistas como Espartero o conservadores como Narvaez, hasta llegar a Miguel Primo de Rivera y al mismisimo Franco, han sido todos ellos deformadores y destructores de la institución monárquica confederal española, que hunde sus raices en la Casa de Austria y posteriormente en los Borbones de la Dinastía Carlista.
Contestando a una de las preguntas que se me formulan, no hay mas que ir a la Edad Media y a la Edad Moderna para responder como la REPUBLICA fue la institición de la Oligarquía Comercial de los Negocios frente a la Monarquía, institución que defendía los derechos públicos, de todos frente a las oligarquías capitalistas, las cuales finalmente se impondrían a la Monarquía mediante las revoluciones burguesas, como la Revolución Inglesa de 1642-1649 y 1688, como la Francesa de 1789 o la Española de 1833, que daba comienzo a las guerras entre carlistas y liberales.
Los pueblos de Europa encontraron en la institución de la monarquía un freno formidable a las ansias de poder de la oligarquía capitalista, y precisamente la falta de monarquía es la consecuencia que Europa este sometida al poder del dinero de esta mala manera. Estas teorías señor Fandhino, no las defiendo yo unicamente sino todo monárquico por convicción de servicio al bien público, a la rex-publica. El Rey es el primer servidor de la Rex-publica, quien la preside. La falta de ese servidor, somete a la República al poder capitalista. Le invito a estudar la historia, y no los argumentos prejuiciosos de la historiografía oficial que nos cuenta lo malo que era la monarquía, porque en realidad la historia la escriben los vencedores, y aquí los vencedores en el mundo ha sido la plutocracia neoliberal capitalista, la banca y las multinacionales, todos ellos son la oligarquía que en su día decían hablar en nombre de la libertad del pueblo, cuando en realidad en los parlamentos defendían los intereses plutocráticos lucrativos del comercio y las finanzas, dando la espalda al pueblo. No hay mas que ir a la historia de Inglaterra y ver a esa oligarquía burguesa que compraba los asientos en el parlamento, tirar contra la institución de la Corona de la Dinastía Estuardo.
Una reflexión importante, tan malo es el absolutismo monárquico, como el absolutismo parlamentario. La monarquía que yo defiendo para las Españas a demás de ser Confederal y Socialista debía ser Democrática, porque la actual es la denominada monarquía parlamentaria que le da un peso excesivo al Parlamento, haciendo de esta institución un poder absoluto.
La monarquía puede ser una institución legítima al servicio del pueblo. Y tomando como ejemplo en origen su lucha contra la oligarquía, podemos extraer, que por esta misma consecuencia puede ser una institución que limite y plante cara a la Plutocracia Neoliberal Burguesa.
La institución de la monarquía ha servido a lo largo de la historia, para dar voz y voto a quienes no se sentaban en los parlamentos: Labradores, campesinos, jornaleros, etc. La oligarquía burguesa tenía posibilidades de comprar escaños y asientos parlamentarios, y hablaban mucho de la libertad del pueblo, pero en realidad escondían la defensa de sus intereses particulares financieros y capitalistas. Preguntemoselo a los señores de la City de Londres, que desde el siglo XVII venían conspirando contra la monarquía, y al final fueron capaces de someter a esta institución imponiendo a Guillermo III de Orange como Rey Burgués, afín a los intereses protestantes y capitalistas de la City. Para saber sobre la monarquía hay que leer historia y saber de lo que se está hablando. Mire un autor para mi muy interesante es Hilaire Belloc, pues se trata de un político y escritor inglés que en sus libros habla de estos temas, desmitificando y eliminado prejuicios. Aquí en este país se habla de Rupública como si fuera la panacea y ya hemos visto lo que son las repúblicas, instituciones serviciales del sistema capitalista y más cuando las preside gente como Sarkozy en Francia.
Y sobre el supuesto origen machista de la institución, pues no cuela en absoluto. La Burguesía Capitalista utilizó el pretexto machista para imponer a Isabel "II" como Reina de España, porque el pleito Dinástico escondía un pleito político, ya que el Carlismo desde el año 1833 venía denunciando el liberalismo económico y el capitalismo de origen anglosajón. ¿Por qué? porque los carlistas fueron los primeros en las Españas en denunciar, no sólo el centralismo jacobino absorvente y arrollador de las tradiciones democráticas locales, sino que también denunció la política de desamortizaciones y privatizacones que ponían las tierras y las viviendas de los campesinos y labradores en manos de los nuevos ricos, al amparo de la propiedad privada burguesa y capitalista, al amparo de imponer un nuevo orden a sangre y fuego, porque los liberales contaban con el ejercito profesional, y todas las jerarquías civiles y militares, mientras que en el campo carlista estaban representados los "pequeños de las Españas": artesanos, campesinos, jornaleros, curas rurales, aristocracia hidalga, burguesía local, todos ellos unidos en defensa de los FUEROS Y EL REY LEGÍTIMO Don Carlos María Isidro de Borbón y sus descendientes. Es en este caso, como hay que entender la defensa de una institución monárquica que no se arredra ante el poder financiero y capitalista, que le planta cara con su dinastía carlista al frente. Así que lo vuelvo a repetir: la monarquía fue invento del pueblo, a nivel general, si, para defenderse de las agresiones de los grupos poderosos. Sólo que estos grupos poderosos, por plutocráticos y capitalistas, secuestraron hace ya mucho tiempo la institución de la monarquía, cuando aquella burguesía capitalista acometió el proceso de revolución burguesa durante el siglo XIX.
Y sobre las soberanías, voy más allá. El pueblo como usted dice es soberano. Pues mire usted, no no lo es. Debería serlo como dice pero no lo es, porque intervienen sobre los pueblos los poderes fácticos y mediaticos, instrumentos de la plutocracia burguesa. Para mi la institución que debe garantizar la soberanía de los pueblos de las Españas es la de la Corona, vamos la institución monárquica. Cuando hablaba la burguesía capitalista de soberanía nacional, lo hacían recaer sobre su propia casta, porque ellos eran los verdaderos interlocutores de la representación soberana, claro!!!. Y así dejaban de lado al resto de estamentos sociales, se olvidaban así del campesinado o los labradores que pasaron a engrosar las filas carlistas. En fin, que hay mucho todavía que descubrir. En cuanto a la actual monarquía capitalista reitero mis críticas, tanto por la familia que representa a la institución, como por el tipo de monarquía, la cual traiciona todas y cada una de las tradiciones históricas de los pueblos de las Españas, como por ejemplo las tradiciones de los habitantes de los Señoríos de Vizcaya, Guipuzcoa, y Alava, que eran por así decirlo tres Estados Confederados con la Corona de las Españas, ya que el Rey de las Españas era Señor de cada uno de esos Estados.

REFLEXIONES SOBRE MONARQUÍA

Partiendo que Juan Carlos es el heredero de Franco y que no le correspondían los derechos sucesorios dinásticos a la Corona de las Españas, porque legitimamente le correspondía por tener mayores derechos a la Dinastía Borbón-Parma, en su día representada por Don Carlos Hugo de Borbón y hoy en día por su hijo Don Carlos Javier de Borbón, a quien los carlistas reconocemos como Rey de las Españas.
Quiero expresar mis argumentos a favor de la institución de la monarquía, no de la monarquía liberal capitalista, no de Juan Carlos, sino de la monarquía hispánica o tradicional. La institución de la monarquía al contrario de la republicana, garantiza la independencia del jefe del estado, ya que al presidente de la republica lo elige en realidad los poderes fácticos y grupos mediáticos, instrumentos de la plutocracia neoliberal capitalista. Así pues, el presidente electo siempre tendrá que corresponder a aquellos que lo auparon a la jefatura del Estado, de forma sesgada y parcial, aunque se diga ser presidente de todos, en realidad siempre lo será del grupito que le colocó en la jefatura. Un monarca en cambio, no le debe el favor a nadie, y por tanto puede desempeñar el papel de árbitro y juez equilibrando los platillos de la balanza, ya que la monarquía fue el invento del pueblo para protegerse de los grupos oligárquicos y plutocráticos que en realidad clamaban por la república para hacer realidad el sistema capitalista, que tanto critica Cayo Lara, la cual comparto.
La república no va a ser ni barata, ni garante de los derechos sociales, ni participativa, como muy buenamente reflexiona Cayo Lara. Ya me gustaría que fuera una República Confederal y Socialista, sin embargo, la institución republicana puede ser ocupada por cualquier dirigente político. Esto significará que la supuesta III República Española será igual de capitalista y neoliberal que la Alemana, la Francesa o a de EEUU, y para eso ya tenemos la monarquía capitalista de Juan Carlos. Que no sean ilusos los señores de IU, partido al que por cierto voto, la república que venga, no será participativa ni ciudadana, porque será igual de prostituida por el poder del dinero. Es verdad que la monarquía actual la impuso Franco, pero la institución monarquica no es mala en si, ni es antidemocrática. Pensemos en los países Europeos que son todavía monarquías. Miren las monarquías nordicas, por ejemplo. Historicamente, y aunque la historiografía oficial lo niegue, el monarca debe velar por el bien público, por la rex-publica, siendo su principal servidor, frente a los avances privatizadores de la plutocracia neoliberal capitalista, que ha demostrado también ser una fuerza capaz de prostituir la institución de la monarquía, y aquello ocurrió en las Españas a partir de 1833 y el conflicto con la burguesía liberal que el carlismo combatió durante tres guerras, para defender el derecho Foral de los pueblos de las Españas, y con ello la defensa de una Monarquía Confederal; para defender las Tierras Comunales de los Municipios, los antiguos usos que garantizaban derecho al trabajo y a la vivienda en usufructo, limitando y relativizando la propiedad privada de los señores feudales, desprendiendose el caracter de Monarquía Socialista. Es muy interesante el carlismo, por lo que tiene sobretodo de legitimidad monárquica, defensa socialista y confederalista, y todo ello bajo el paraguas de la Monarquía Carlista. Con todos los respetos hacia los republicanos, la república es la forma de gobierno que la oligarquía y la plutocracia liberal burguesa se dieron a si mismos para tirar contra los derechos del pueblo, destruir el mundo rural, fomentar la privatización bajo la desamortización, y en definitiva, es el régimen de los comerciantes atenienses que daban más garantías al poder del dinero que a sus propios ciudadanos, frente a la monarquía espartana vinculada al mundo y tradiciones rurales. Así mientras que la plutocracia capitalista es republicana por naturaleza, el pueblo en realidad exige formas monárquicas de gobierno, porque estas tratan de garantizar los derechos públicos y sociales, y es en este sentido como tanto el PNV, como IU debían replantearse sus planteamientos republicanos para aceptar y apoyar, ¿por que no? la monarquía carlista en la persona de S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón, Rey de las Españas
Frente a la monarquía capitalista y centralista, la monarquía socialista y confederal que defiende el carlismo.

viernes, 20 de abril de 2012

CAYO LARA: "¿Y SI EL JEFE DEL ESTADO SALE TONTO?"

Si sale tonto. Este es uno de los argumentos más antiguos y falaces para desautorizar la institución de la monarquía. 

Para el Carlismo y siguiendo su "libro rojo" del Esquema Doctrinal de los años 70, decía: 

"La Monarquía es el sistema político creado por el pueblo para defenderse contra los abusos de los poderosos, de ahí que la principal misión del Rey es hacer justicia".

¿Qué tiene la Monarquía para que el pueblo haya visto en ella una garantía de la justicia?: La forma de sucesión, pues al estar basada en la legitimidad familiar hace que el Rey deba su poder a todo el pueblo, no a un grupo poderoso. En cambio, en los sistemas colectivos es siempre el grupo más fuerte, o el más hábil el que designa el gobernante".

¿Qué fuerza tienen entonces los argumentos antimonárquicos de "por qué ha de gobernar el hijo" o "si el heredero es tonto"?

"Son alegatos burgueses que quieren ocultar que el que suceda precisamente el hijo es garantía del pueblo frente a los poderosos y que si el heredero es "tonto" no gobierna, como ya ha ocurrido en la historia, y el derecho pasa al designio en la Ley de Sucesión, fijada con intervención del pueblo". Entonces, ¿el Rey, reina y gobierna?: "Claro; si sólo reinase sería una figura decorativa, y de lo que se trata es de que administre justicia".

Cuando los carlistas escribieron el "Esquema Doctrinal" durante los años 70 pensaron que el monarca legítimo por aquel entonces S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, debía presidir el Alto Tribunal de Justicia, o lo que hoy sería el Tribunal Supremo, y tenido en cuenta como última instancia judicial por la que la monarquía jugaría un papel efectivo, en lugar de vincular al rey al poder ejecutivo, como señalaba la burguesía liberal en sus constituciones.

El señor Cayo Lara, a quien respeto, realiza las críticas pertinentes a la actual monarquía capitalista de Juan Carlos, criticas que en su mayoría comparto, sin embargo pretenden el objetivo de instaurar la III República, y esto no significaría garantía social, porque sería una republica capitalista, como las del resto de Europa o los EEUU, señalando que al presidente de la república lo eligen los poderes fácticos y mediáticos, instrumentos de la plutocracia capitalista y los grupos oligárquicos, que lideran las multinacionales y la Banca, así pues rechazo profundamente la idea de la república, al menos que esta sea confederal y socialista, y dudo que lo sea en función del presidente que ocupe su lugar, que puede ser de cualquier corriente ideológica. La monarquía, como institución, tiene sus cauces internos para llamar al orden al Rey, y más, si fuera una institución transparente y la persona real y su familia estuvieran sujetos a responsabilidad. Dejar claro que Juan Carlos es el heredero del dictador Franco, quien lo puso en el Trono, cuando el legítimo sucesor de la Dinastía Borbónica en ocuparlo es S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón, Rey de las Españas.

martes, 17 de abril de 2012

¡¡¡JUAN CARLOS EL CAZADOR CAZADO!!!

Y aunque pida disculpas, no sería la primera vez que un jefe de estado pide perdón como se nos quiere hacer creer, es que no contaba con semejantes medios de comunicación como los que están dispuestos hacer la pelota y respaldar la actual monarquía capitalista de Juan Carlos, que por lo que veo son todos. Y ha pedido perdón porque se ha visto obligado, por las posibles consecuencias. ¡¡Que no nos mientan!!


Juan Carlos el jefe legal del Estado Español se fue de cacería a Botsguana. Es el cazador cazado. En realidad como muchos medios y opiniones sostienen, con la que está cayendo en España, y decide irse de caza, siendo muy incongruente por su parte, al ser presidente honorífico de una de las asociaciones internacionales que defiende a los animales. Demuestra que ni es ecologista, ni respeta a los animales, ni siquiera a los de su especie: los parados humanos españoles. Juan Carlos cobra por estar "parado", es jefe del Estado por el Dictador Franco. No le correspondía en absoluto la Corona de las Españas, porque esta correspondía a la dinastía de los Borbones carlistas. En su día fue su titular Don Carlos Hugo de Borbón, y hoy lo es Don Carlos Javier de Borbón. Ahí está el comportamiento "ejemplar" de Juan Carlos, quien proviene como ha dicho alguno, de una familia propensa a "Cazar y Montar" o a "Montar y Cazar". Juan Carlos representa una dinastía, la liberal burguesa, desde su antepasada Isabel "II" de España, pasando por sus descendientes Alfonso el "XII", Alfonso el "XIII", y su difunto padre Juan de Battemberg. Representantes todos ellos de la oligarquía plutocrática burguesa, que todavía hoy detenta el poder económico y político, muy sutilmente.

Este comportamiento ha empañado el nombre de la institución monárquica, debido a los "comportamientos ejemplares y honorables" y dan cancha a los republicanos para defender una forma de gobierno supuestamente más "barata, democrática y social".

Desde luego la monarquía capitalista de Juan Carlos no es el ejemplo de monarquía que debería existir, ya que está sujeta a tutelas plutocráticas, al servicio de la casta burguesa, pero es que la República que venga será igual de burguesa y capitalista o peor. ¿Va a ser la república un sistema que defienda los intereses y garantías de los ciudadanos de las Españas? o más bien será un sistema del estilo de las repúblicas francesa, alemana, Italiana o Estadounidense. Porque si el modelo de república que nos espera va a ser igual de capitalista y burguesa, igual de maniatada que están las repúblicas europeas respecto al poder del dinero, yo prefiero que nos quedemos como estamos antes de dar un paso en falso. Y sobre la baratura del sistema republicano. Un estudio reciente señala que la Monarquía Británica es mucho más barata que la República Francesa. Deberíamos pensar por ejemplo en los costes de vigilancia y escolta de los ex-presidentes de la república española, más los ex-presi autonómicos, etc. No está entonces tan claro como nos quieren contar los republicanos que la República es muy barata, democrática y social. Porque vamos a ver. La república en realidad fue el invento de la oligarquía burguesa para enfrentarse a la monarquía, porque ésta institución limitaba el poder de dicha burguesía capitalista, al menos teóricamente. Y sobre la obsolescencia de la forma de gobierno, ¿qué es más antigua la República Ateniense o la Monarquía Espartana?

En principio el monarca no es elegido por ningún grupo de poder, ni fáctico, ni mediático, sujeto a las voluntades y tutelas plutocráticas capitalistas, así que no debe corresponder sesgadamente y agradecidamente al grupito oligárquico y plutocrático que lo ha puesto ahí, en el Trono, ya que eso se lo debe a su padre y a su madre. Esto le permite a la monarquía ser una institución teóricamente independiente y dispuesta además a servir el bien público y a la rex-publica. El problema es cuando no existe transparencia, y nos enteramos que el jefe del Estado se ha ido de caza porque se ha roto la cadera, y cuando además esta persona demuestra no tener ningún tipo de respeto y sensibilidad por los ciudadanos de las Españas, especialmente con quienes peor lo estan pasando en esta crisis económica, que su monarquía, la capitalista ha contribuído a desarrollar. Pero claro entre la falta de transparencia y la irresponsabilidad del Jefe del Estado y su Familia, porque ya veremos que pasa con el caso Urdangarin, que es de escandalo en esta familia que nos ha venido a reinar por la gracia de Franco y de la casta constitucionalista neoliberal burguesa.

Dejar claro que lo obsoleto y lamentable son los gastos superfluos, y la frivolidad en el comportamiento del jefe del Estado, que para mi no es el rey de las Españas, sino únicamente el jefe del Estado y punto.

La monarquía a la que deberíamos llegar en las Españas, debería ser confederal, socialista, cristiana y ecologista y esto como contraposición a la monarquía capitalista neoliberal de Juan Carlos y a una hipotética IIIRepública Española, que de llegar de nuevo esa forma de gobierno sería una república capitalista y burguesa. Y como reflexión final, para aquellos que piensen que defender la monarquía cristiana es ser un reaccionario y la república laica es ser un progresista, el ejemplo de la monarquía Noruega frente a la república Turca es muy clarificador, al menos desde el punto de vista económico y político.

sábado, 14 de abril de 2012

¿DOS LEGITIMISMOS CARLISTAS? OPINIONES DE IÑAKI ANASAGASTI

SS.MM. Don Carlos Javier y Ana de Borbón durante la celebración protocolaria de la Jura de los Fueros del Reyno de Navarra, como Rey Legítimo de las Españas y de Navarra. Don Carlos Javier de Borbón jura los Fueros de Navarra como sucesor de la dinastía carlista. (J.ARIZALETA)

YO, CARLOS JAVIER

LEGÍTIMO DESCENDIENTE DE LA DINASTÍA CARLISTA
DUQUE DE MADRID, DUQUE DE PARMA Y GUASTALLA

BAJO LA SOMBRA DEL SAGRADO MONTEJURRA
Y DELANTE DE NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DE IRACHE
DONDE TANTAS VECES REZÓ NUESTRA ANTEPASADA LA REINA MARGARITA

Y APOYANDO MI MANO DERECHA SOBRE LOS SANTOS EVANGELIOS

JURO GUARDAR Y HACER GUARDAR LOS FUEROS DE NAVARRA SIN QUEBRANTAMIENTO ALGUNO

MEJORÁNDOLOS SIEMPRE Y NUNCA EMPEORÁNDOLOS


Y QUE TODA TRANSGRESIÓN A ESTE JURAMENTO SERÍA NULA DE NINGUNA EFICACIA Y VALOR


En el Monasterio de Irache a 17 de marzo de 2012.



Bajo estas líneas encontramos las opiniones de Iñaki Anasagasti sobre el Legitimismo Carlista Navarro y Español. El razonamiento es pretencioso porque busca un legitimismo monárquico que separe de las Españas a Navarra. En todo caso el razonamiento no es incorrecto del todo, sólo olvida que para el legitimismo monárquico carlista debe cumplirse tanto la legitimidad de origen como la de ejercicio. En el caso de la familia Real de los Borbón-Parma se cumplen ambas, mientras que para los miembros sucesores de Blanca de Borbón, hija de Carlos VII, la Casa de Austria no cumple con dicha legitimidad, ni de origen, ni de ejercicio. En cuanto a la de origen, porque con la introducción de la Ley Sálica de Felipe V en la Corona de las Españas, se apartaban a los Habsburgos Austriacos de forma global de los derechos dinásticos a la Corona de las Españas, pues precisamente fueron los habitantes Vasco-Navarros quienes se opusieron con todas sus fuerzas durante la guerra de sucesión española de 1701-1714 a que la Corona de Navarra fuera a parar al Archiduque Carlos de Austria, defendiendo la candidatura Borbónica de Felipe V Duque de Anjou. Para los Navarros los Borbones eran una dinastía mucho más cercana y pariente de los antiguos Reyes de Navarra desde tiempos de la Casa de Albret. Curiosamente y esto lo olvida Iñaki Anasagasti, los Borbones franceses desde Enrique IV, se titulaban como Reyes de Francia y de Navarra, pues consideraban a los Trastamaras y a sus descendientes Habsburgos como usurpadores de una Corona que había sido conquistada por el Duque de Alba para los Reyes Católicos, debiendo exiliarse en Francia el último rey de Navarra que había pedido ayuda a Luís XII de Valois contra Fernando el Católico. Así, no tiene sentido la supuesta legitimidad que le da a los descendientes de Doña Blanca de Borbón, ya que son Habsburgos, que de una manera o de otra fueron apartados sus derechos sobre la Corona de las Españas. En cuanto a la legitimidad de ejercicio ningún Habsburgo ha jurado los Fueros del reino de Navarra, ya que son conscientes que no les corresponde derecho monárquico legítimo alguno, mientras que S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón si ha jurado los Fueros del Reino de Navarra, y con ello buscaba también el hecho de extenderlos al resto de Reinos, Señoríos y Principados de las Españas, ya que los habitantes de cada uno de aquellos antiguos estados peninsulares gozaban de Fueros y Libertades Concretas. Paradojicamente Iñaki Anasagasti acepta con sus argumentos y como rey de Navarra a Carlos de Habsburgo, nieto de Carlos VII, y denominado como Carlos VIII durante la época franquista. Con este "pretendiente franquista" el Dictador Franco trató de desarticular el movimiento monárquico español rechazando de un lado a Don Francisco Javier de Borbón, candidato carlista designado por Don Alfonso Carlos de Borbón y por otro a Juan de Battenberg, padre del actual jefe del Estado Español. Así se sacó de la manga el dictador un supuesto candidato carlista para neutralizar al legitimismo monárquico de los carlistas, anulando también la candidatura liberal de la rama alfonsina.

-----------------------------------------------------------------------------------------

Nabarra, Estado Soberano. Ironías del Destino: Desde 1936 la Corona Navarra y la Corona Española están separadas.

La determinación en lograr la recuperación del Estado Nabarro Soberano, en forma de una República democráticamente establecida, vía la autodeterminación de los ciudadanos de las tres realidades administrativas en las cuales se divide actualmente nuestro territorio, no está reñida con el análisis de lo que supone el Legitimismo del Reino de Nabarra oficialmente abolido en 1841 tras tres siglos de cercenamiento.

Si se analiza con detenimiento el Legitimismo asociado al Reino de Navarra se dará con conclusiones que cierto nacionalismo español ha intentado pasar por puntillas pero que son claves a la hora de entender el Derecho Navarro, por ejemplo el insólito hecho que desde 1936 la Corona Navarra y la Corona Española son dos Coronas Separadas.

Tras la abolición formal y oficial del Reino de Navarra en 1841, los únicos Borbones que muestran predisposición por la reinstauración del viejo Reino son aquellos correspondientes a la llamada Dinastía Carlista, cuyos últimos tres representantes de la Dinastía original son: Carlos VII (1848-1909), Jaime III (1870-1932) y Alfonso Carlos I (1849-1936) , estos dos últimos sin descendencia.

Según el legitimismo navarro basado en su propio Derechos y Fueros , así como elaboradísimos estudios como el Alegato de Ángel Sagaseta de Ilurdoz Garraza, se establece la separación de Leyes Sucesorias entre la Corona de Navarra y Españas, se puede concluir que desde la muerte de Alfonso Carlos I, último rey carlista, en 1936, y mayor de los Borbones, la histórica unión eque-principal entre las Coronas de Navarra y la de la Corona de España queda rota por existir diferentes Leyes Sucesorias.

De facto, desde 1936 existirían "dos Dinastías Carlistas" a la vez:

1). Una directa, la original, de los Habsburgos, vía la sobrina de Alfonso Carlos I, doña Blanca de Borbón, pero que sólo tiene Derechos a la Corona Navarra. Ésta dinastía es el único vestigio que queda actualmente en el Siglo XXI de la Dinastía Carlista original.

Recordar nuevamente la Corona de Navarra tiene leyes sucesorias diferentes a la española (no sálicas) por lo que los descendientes Habsburgos de doña Blanca de Borbón y Borbón Parma serian Reyes de Navarra, aunque no tendrían Derecho alguno a la Corona Española.

2) En cambio para la Corona Española, la dinastía carlista se extinguió a la muerte de Alfonso Carlos, y por tanto el carlismo buscó lógicamente una nueva dinastía carlista, los Borbón Parma, descendientes de Felipe V.

Desde 1936 los Derechos a la Corona Navarra corresponden por tanto a los Habsburgos descendientes de doña Blanca de Borbón y Leopoldo Salvador de Habsburgo, en cumplimiento estricto de las Leyes Sucesorias del Reino de Navarra, quedando de facto separados de la Corona Española cuyos derechos recaerían en los Borbón Parma, según el legitimismo carlista o a Juan Carlos de Borbón según el legitimismo alfonsino y la Ley de Sucesión del anterior Jefe de Estado de infausta memoria para Navarra.

Pero aún, hay más: Los Derechos de la Corona Navarra en la "Parte Francesa". Henri de Artois, Conde de Chambord.

Las Crisis Dinásticas Española y Francesa.

Ninguna línea de los Borbón puede ser heredero a la Corona Navarra, pero no por ningún testamento fantasma o oculta conspiración, si no porque las dos Líneas de esta familia con capacidad de sucesión hoy están extintas: Estas dos Líneas fueron los Borbón-Artois (Conde de Chambord) en Francia y los Borbón-Carlistas (Carlos VII) en España.

Paradojas del destino, ¿qué ocurre con estas dos líneas?

1. Se extinguen sin sucesión o sin heredero varón. Estas dos líneas de la Casa de Borbón, aparte de herederos a la Corona de Navarra, eran herederas de la Corona de Francia por parte Enrique de Artois y de España por parte de Carlos VII. Al no tener sucesión vía varón los derechos dinásticos de estas dos líneas a Francia y a España quedan anulados dando lugar a sendos conflictos dinásticos en el Legitimismo Francés y en el Legitimismo Carlista-Español, no así en el Legitimismo Nabarro.

2. Estas dos líneas, Borbón-Artois (Francia) y Borbón (Carlista) se "fusionan por matrimonio" entre Carlos de Borbón y Austria Este (Carlos VII) y Margarita de Borbón Parma (sobrina primogénita de Enrique de Artois) y tienen una hija : Blanca de Borbón casada con Leopoldo Salvador de Habsburgo dando lugar a la actual Dinastía Navarra.

Que irónico es el destino! Qué gran sarcasmo! : Francia y España se quedan sin Rey Legítimo...pero para nuestra Navarra en CUMPLIMIENTO ESTRICTO DE SUS LEYES se proporciona un HEREDERO HÁBIL en la figura de los hijos de Blanca de Borbón y Leopoldo de Habsburgo. Incluso concurren en estos herederos los Derechos del mal llamado "Reino de Navarra en Francia" con los Derechos del mal llamado "Reino de Navarra en España".

En resumen.

Respecto a esta "Tesis de las Dos Dinastías Carlistas", más que la existencia de un Heredero a la Corona u otra, satisface comprobar el cómo por fin se constata la Estatalidad de Nabarra, con sus propias Leyes y Fueros y el cómo nuestro propio Derecho es suficiente por sí mismo para-contra el Derecho Español, incluso de manera independiente de la forma que tome el Estado en sí, República o Monarquía).

viernes, 13 de abril de 2012

NACIONALIZACIÓN DE REPSOL YPF POR PARTE DEL GOBIERNO DE ARGENTINA


¡Ay, la burguesía capitalista, se acuerda de su patria para evitar que nacionalicen su empresa!. Nos quieren vender la moto de un enfrentamiento entre España y Argentina, cuando en realidad es el enfrentamiento entre la burguesía capitalista que es dueña real de REPSOLYPF y el Estado Argentino. Hará muy bien la señora presidenta de Argentina en nacionalizar todas esas empresas que antes podían llamarse españolas cuando eran de propiedad pública al estar como estaban vinculadas al gobierno de España o al Estado Español, pero hace ya varios años, desde que Aznar y el gobierno del PP fomentó la privatización de REPSOL, que dicha empresa dejó de ser española para ser apátrida. No pueden venir ahora dicha burguesía capitalista, piratas en realidad, a reclamar ayuda de España y su gobierno, porque se trata de empresas privadas que luchan por sus intereses privados de lucro y beneficios para las que importa poco el nombre de España, y solo recurren a él para que la burguesía metropolitana les salve el culo.
Animo desde aquí, públicamente y como Español a todos los gobiernos de los países Hispanoamericanos y del resto del mundo a que procedan a realizar las nacionalizaciones de las empresas privadas como REPSOLYPF, BBVA, BSCH, TELEFÓNICA, ... ya que todas estas empresas en su día dejaron de ser Españolas, y si quisieran volver a ser Españolas deberían quedar en manos públicas, al servicio del pueblo Español, pero, como da la casualidad que estas empresas decidieron abandonar España para lanzarse a la piratería, al desproposito, a la injusticia, al robo, y a la sobreexplotación de los recursos, en beneficio propio de los accionistas de las mismas, animo como digo a que procedan a la nacionalización para que los pueblos del mundo vuelvan a recuperar lo que la burguesía capitalista les arrancó.

jueves, 12 de abril de 2012

LIBERALISMO Y NEOLIBERALISMO




El origen del liberalismo tiene que ver con el nacimiento de la física Newtoniana, al describir la física desde una perspectiva de descripción de la naturaleza, sin intervención de ningún tipo: la manzana cae del árbol al suelo por la fuerza de la gravedad. Así a partir del liberalismo físico o científico de Newton pasamos al liberalismo político de Locke, de ahí al liberalismo social de Hume, donde destaca este filósofo el análisis empírico del mundo sensible: “sólo creo en lo que veo” No existe nada a priori, sino el análisis a posteriori; es el empirismo que combatía al racionalismo cartesiano.
Adam Smith y David Ricardo desarrollarán la idea del liberalismo del sistema económico capitalista, al realizar una descripción de la realidad económica, fundamentando su estudio en el empirismo Newtoniano en la Ciencia y en el empirismo de Hume para la filosofía e incluso Locke para la política, en cuanto a la busqueda de la libertad de la individualidad absoluta, que sobrepasa a las libertades colectivas y comunales, e incluso las destruye.

Así Adam Smith destaca tres ideas: 1.-) la especialización productiva frente a la diversificación, 2.-) la eficiencia productiva basada en la competitividad y en la fabricación de los productos por la clase trabajadora y 3.-) la defensa del tipo de interés o plusvalía “marxista”; parte marginal que el capitalista debía quedarse de cada trabajador, por haberles adelantado la nómina con el fondo de salarios del que dispone el capitalista.
La teoría liberal capitalista determina que los precios de los bienes en la economía vienen descritos por las fuerzas de la oferta y la demanda, olvidando la teoría del valor del trabajo que Adam Smith había descrito de la sociedad del siglo XVIII, donde los bienes producidos llevaban incorporados un valor añadido o sentimental, que no dependía de las fuerzas anteriores.
Estas ideas liberales desde las tres vertientes científica, filosófica y económica tratarán de legitimarse en la denominada LEY DE LA NATURALEZA, o leyes naturales, con lo cual el mensaje principal es la NO Intervención, y por tanto su lema: Dejar hacer, dejar pasar, muy aplicado desde mediados del siglo XVIII, durante el siglo XIX y principios del XX.

Durante el Antiguo Régimen existían tres estamentos: Clero, Nobleza y Tercer Estado. Dentro del Tercer Estado estaba la burguesía capitalista y también los labradores, campesinos y artesanos gremiales. La Monarquía, el Clero, la Nobleza y el Campesinado gozaban de los factores productivos: TIERRA y TRABAJO.
La Burguesía Capitalista detentaba un nuevo poder capaz de someter a los anteriores factores productivos, doblegando a su vez a las instituciones que representaban los estamentos anteriores; se trataba del factor CAPITAL, y exactamente del CAPITAL FINANCIERO, que fue evolucionando desde un metalismo mercantilista a un capitalismo financiero de operaciones complejas en las bolsas internacionales.

La burguesía capitalista dueña del dinero, reivindicaba libertad de empresa y de comercio, y solicitaba la NO intervención del Estado en la Economía. No quería que ni el “Estado Monárquico”, ni ningún otro limitara su poder económico. Por ello detestan tanto las trabas feudales, derivadas de las reglamentaciones municipales y gremiales locales, como las posteriores trabas sociales: legislación social y medioambiental, porque significan incrementos en los costes económicos empresariales. Por ello son propensos a vulnerar las legislaciones sociales y ambientales que reivindican garantías sociales.

La burguesía capitalista y su liberalismo económico tendrán dos enemigos ideológicos:
1.- Los partidarios del Antiguo Régimen, por un lado, detentadores de los factores TIERRA y TRABAJO; 2.- El movimiento obrero contestatario decimonónico, que nace a finales del XVIII con el socialismo utópico y se desarrolla en el XIX con el socialismo científico con Marx y Engels a través del Manifiesto Comunista y El Capital.

Si la burguesía liberal capitalista en Inglaterra se ampara en la democracia del dinero y habla de la libertad del pueblo para en realidad aniquilar el poder del “Estado Monárquico”, desprende una lucha entre las libertades individuales burguesas y capitalistas y las libertades colectivas defendidas por la Corona. Así se tiene que entender la primera revolución Inglesa de 1642-1649 y la 2ª Revolución Inglesa por la cual la burguesía capitalista impone el sistema económico capitalista, vulnerando las tradiciones colectivas del pueblo de Inglaterra y por tanto sus libertades ancestrales, que fueron pisoteadas por el parlamentarios, representantes en realidad del poder económico de la City de Londres y no del pueblo de Inglaterra. A partir de esta revolución Inglesa se desarrollaran la norteamericana y la Francesa de 1789 y así en cada uno de los países europeos donde las burguesías capitalistas nacionales derriban las antiguas monarquías tradicionales y con ello someten a los pueblos bajo el yugo capitalista. Así ya no habrá honor, virtud, verdad, amor, sino piratería, deshonor, falsedad, e interés puramente economicista. La sociedad quedará prostituida por el poder del dinero.

El rechazo a priori de los partidarios del Antiguo Régimen a la Burguesía Capitalista vendrá dado por las medidas privatizadoras y liberales de estos últimos, que ocupando el poder del gobierno pondrán a la venta los bienes comunales al mejor postor, siendo imposible que existiera realmente un proceso de distribución y reparto de la propiedad de la tierra. Lejos de lo anterior el liberalismo capitalista fomenta la privatización de los recursos y los medios de producción en pocas manos, exactamente en las manos de los dueños del capital financiero. Eso dejaba a los Caballeros del Antiguo Régimen descolocados.
Las aplicaciones de las políticas liberales: 1º Desamortización, 2º Liberalización, 3º Privatización, supondrá un empobrecimiento mayor de las clases campesinas y la concentración de grandes masas poblacionales que se ven obligadas a abandonar el mundo rural para ir a trabajar a las fábricas capitalistas burguesas. ¿Por qué? Porque los tres pasos anteriores dejan sin trabajo y sin vivienda a las familias campesinas que venían heredando su trabajo y vivienda de forma ancestral, ya que eran dueños de hecho de la tierra y de la vivienda, mientras que el señor feudal era dueño de derecho. La propiedad privada relativa o compartida del sistema de Antiguo Régimen queda rota unilateralmente por la burguesía capitalista, que se adueña fácilmente de grandes latifundios expulsando de los antiguos feudos a las familias campesinas.

El maltrato y los desafueros cometidos por la burguesía capitalista a la clase obrera que trabaja en las fábricas, antiguos campesinos convertidos en proletariado urbano, significará el comienzo de la revolución socialista y el movimiento obrero como respuesta a las horribles condiciones de vida de la clase obrera tanto en el trabajo, como en la ciudad. La burguesía liberal capitalista tendrá como respuesta a posteriori el movimiento obrero y la revolución socialista propuesta por los socialistas utópicos, los socialistas científicos, los comunistas y los anarquistas.

Pero el liberalismo económico perviviría, ya que las burguesías se enfrentarían a la clase trabajadora, apareciendo en discurso de Marx, rescatando la teoría platónica: la economía es un juego de suma cero, si alguien gana más es porque otro ha perdido; niega por tanto la teoría de David Ricardo del Comercio Internacional donde supuestamente todos los agentes salen ganando; negará también la usura o tipo de interés, como ya hacía Platón y el Cristianismo Medieval Escolástico, y por supuesto, negaría que el precio de los bienes vengan determinados por la oferta y la demanda destacando el valor del trabajo, rechazando la alienación del trabajador en el sistema capitalista y reivindicando el antiguo artesanado, verdadero y legítimo dueño de los medios de producción. Marx reivindica muchas cosas habla de los diversos socialismos existentes, incluso hace referencia al “socialismo feudal” de los partidarios del Antiguo Régimen, sin embargo establece que el suyo, el socialismo científico es el verdadero y que el resto son falsos, discriminando al resto de socialistas idealistas simpatizantes del mundo antiguo antes de que el capitalismo y su burguesía pervirtiera a toda la humanidad.

Sin embargo en 1929 el liberalismo económico queda puesto en evidencia. La teoría liberal sostenida por el economista Say afirmaba que toda oferta tiene su demanda y que existe un vaciado completo del mercado. La crisis de 1929 puso en evidencia la falsedad de las teorías liberales de Adam Smith y David Ricardo, y frente al “dejar hacer, dejar pasar” surgió Keynes, que observó la necesidad de que el Estado interviniera en la economía para respaldar a la Demanda marginal, ya que se trataba de una crisis de demanda, ya que el consumo estaba por los suelos y los empresarios no vendían absolutamente nada y se veían obligados a cerrar sus negocios.
Los defensores del liberalismo económico de aquel entonces mantenían los postulados del liberalismo clásico y eran enemigos de la intervención de los poderes públicos en la economía, ya que veían en ellos una gran amenaza, la misma que vieron en el pasado la burguesía capitalista que se sentaba en el Parlamento londinense, clamando por la libertad del pueblo cuando en realidad defendían los intereses de los negocios que tenían en la City de Londres, desafiando a la Corona y ejecutando a su Rey Carlos I Stuart (1649).

Sin embargo Keynes en 1929 puso de manifiesto la necesidad de la intervención en la economía por parte de los poderes públicos, desarrollando un programa de nacionalización, creación de empresas públicas y bancos públicos, que emplearan a la población para que esta volviese a tener un poder adquisitivo que llevara a fomentar la demanda de consumo.
La política Keynesiana considerada socialdemócrata, fue inspiración en los partidos socialistas del bloque capitalista. Con el hundimiento del Bloque Comunista, y con la fuerte presión de la demanda sobre la oferta de bienes y servicios en la economía, contribuyó al incremento de los precios y a una inflación desorbitada anual que debía ser combatida, ya que con ello existía el problema de pérdida de poder adquisitivo.

Tras el Keynesianismo socialdemócrata surge de nuevo la teoría liberal de los antiguos clásicos, pero rediseñada por la Escuela de Chicago de Friedman en el campo económico y en el campo político por Margareth Thacher y por Reagan. A ellos se suman fábulas como “el final de la historia” donde todo el mundo entero se vuelve precapitalista y asume el pensamiento único neoliberal capitalista como propio. Los Neoconsevadores son los herederos de los Clásicos y sus teorías liberales. Son los denominados neoliberales, porque defienden la NO intervención de los poderes públicos en la economía, la flexibilidad laboral y salarial, la anulación de las garantías sociales y ecológicas, y la sobreexplotación de los recursos. Niegan el cambio climático, y estan contra la diversificación productiva en la economía. Son partidarios de la libre empresa y la libre competencia, son en definitiva, partidarios de la máxima incertidumbre que rodea a nuestras economías, pese a que afirmen trabajar para reducirla. Son partidarios de que el poder del dinero esté por encima de los seres humanos y no al revés, del vivir para trabajar como esclavos. Son en realidad el enemigo a abatir!!!! ¡¡¡¡Muerte al Mal muerte al Capital!!!!

domingo, 8 de abril de 2012

LA RESURRECCIÓN DE JESÚS

Puede que Dios haya muerto a los ojos de los seres humanos debido a la influencia y funcionamiento del sistema económico capitalista, aquí en el mundo sensible, sin embargo en el mundo celestial o ideal Dios vive eternamente, ya que Jesucristo ha resucitado.

Al tercer día resucitó, nos dice la Biblia. Jesucristo ascendió al Reino de los Cielos. Vive resucitado, pero en el cielo, y en la mente de los Cristianos, pero ello no tiene un verdadero reflejo en la Tierra, ni en el mundo sensible, porque a Jesucristo como Dios-hijo, la humanidad deshumanizada lo proceso, lo juzgó y lo ejecutó, era pues el juicio que la humanidad deshumanizada le hizo a Dios, a través de las instituciones del Imperio Romano y la Iglesia Farisea representada en aquella época por la religión Hebrea. Hoy en día sería otro Imperio, el capitalista liderado por los EEUU-Gran Bretaña y otra Iglesia Oficial, la que lo volvería a procesar, juzgar y ejecutar, confirmándose así la vigencia de la doble moral y la hipocresía de la humanidad deshumanizada.

Así pues parece que la salvación del mundo está en la ascensión al reino de los Cielos tal y como le ocurrió a Cristo-Jesús, y parece que el mundo sensible y terrenal se queda al margen del poder Divino, al estar vinculado este poder a las fuerzas del bien, (bondad y perfección), ya que en la Tierra se está muy lejos, al parecer, de la aplicación del bien frente al mal. El esquema dualista agustino vuelve a tomar auge, al poner en duda que todo lo que existe en este mundo sensible sea bueno, cuando vemos las consecuencias del sistema económico capitalista, por ejemplo. Este sistema económico se arroga la forma y el fondo de la ley natural, para justificar sus imperfecciones, y legitimarse en el tiempo, por muy injusto que éste sea. Pero este sistema económico en realidad niega a Dios porque lo sustituye por el dios dinero, por tanto, si en la tierra o en el mundo sensible podemos hablar de la muerte de Dios a los ojos del comportamiento del ser humano; en el cielo o el mundo de las ideas podemos hablar de la resurrección de Jesucristo y la existencia eterna de Dios, la lástima es que ello no se vea reflejado en el mundo terrenal, y desde luego no lo veremos con el sistema económico capitalista imperante. Por ello debemos tomarnos muy en serio, si realmente todas las manifestaciones religiosas que a nuestros ojos son espectaculares, bonitas, turísticas y redundantes; si realmente los Cristianos que nos decimos que somos, si somos conscientes de todo lo que implica esta hipocresía a la que las Iglesias Oficiales dan covertura, al consentir la pervivencia del sistema económico capitalista.

sábado, 7 de abril de 2012

LA MUERTE DE DIOS


Algunos filósofos como Nietzsche nos hablaron sobre la muerte de Dios. Un día como hoy de hace varios siglos la Humanidad, representada por la autoridad del Imperio Romano y por la Jerarquía Eclesiástica Judía decidieron, con la indiferencia de algunos, la hipocresía de otros, la complicidad de muchos y la prepotencia de todos, prender, juzgar y ejecutar a Cristo Jusús nuestro Dios.
Los jerarcas de la Iglesia de entonces querían seguir con el mercadeo dentro y fuera del Templo, era el incipiente capitalismo que ya asomaba. La brutalidad del Imperio Romano chocaba con las reivindicaciones de paz, justicia y amor entre los hombres lideradas por Jesús de Nazaret, profeta para algunos, y Dios para todos nosotros los Cristianos.

El día que se le condenó morir en la Cruz, la Humanidad mató a Dios, mató todo lo que Jesucristo representaba. Los Cristianos intentaron guardar su mensaje y transmitirlo de generación en generación, pero el problema comenzó cuando la capa del Imperio Romano envolvió a la reciente secta cristiana, que convirtió en religión oficial del Imperio para atraerse a los Cristianos que ya venían poniendo en tela de juicio las leyes del Imperio Romano denunciando por ejemplo la existencia de la esclavitud en el mismo.

Había muchas formas de combatir al Imperio Romano y a los hipócritas fariseos; Jesús de Nazaret optó por la obción pacifista, de rebelión cívica rechazando frontalmente la pena de muerte y la rebelión armada que por ejemplo proponía Barrabás, que era un líder nacionalista judio muy radical. Jesús era moderado y creía que se podían conseguir las reivindicaciones de otro modo, mucho más pacífico y sin derramamiento de sangre.

El hecho de que la Humanidad de entonces lo prendiera, juzgara y ejecutara en la Cruz, significaba la muerte de Dios para la humanidad deshumanizada, y por tanto ya dio que hablar pues significaba que aquí en la Tierra tiene más poder las fuerzas del mal, que las del bien, porque, si Jesús no hubiese muerto en la Cruz, quizá con ello hubiera supuesto el comienzo del reinado en la Tierra de las fuerzas del bien, y lo que representa Dios (bondad, perdón, justicia, amor). Pero la muerte de Dios en la Cruz, significa el triunfo de la Humanidad deshumanizada, comenzando por el triunfo del comportamiento hipócrita de los fariseos y de los nuevos fariseos, que instituyendo iglesias oficiales no combaten a las fuerzas del mal, sino que se dejaron también envolver por las capas de los nuevos imperios romanos actuales, que como los EEUU, la Banca, las multinacionales de todo tipo, envolvieron de nuevo a las religiones, elevándolas a las categorías de oficiales, y así la religión quedaría de nuevo sometida al poder político y esta vez al poder económico del sistema neoliberal capitalista.

S.S. Papa Benedicto XVI ha dicho en Cuba que el marxismo es algo obsoleto. Las ideas obsoletas, si son buenas, por muy antiguas y arcaicas que sean siempre serán buenas. Pero en comparación entre el capitalismo y el marxismo invitaría a la reflexión a todos los Cristianos para que me dijeran si antes del socialismo marxista no estaba ya el sistema capitalista impuesto a sangre y fuego por la vil burguesía, la cual esta última destruyó y aniquiló con su capitalismo las Sagradas Tradiciones, y la Monarquía Histórica, y el Feudalismo. ¿No fue la burguesía capitalista la que eliminó las tierras comunales, los Gremios, los antiguos Usos protectores del pueblo? ¿No fue la misma la que dejó a merced del mercado a todos los pueblos del mundo? ¿No estamos además sufriendo estas consecuencias? Entonces en comparación es más obsoleto el capitalismo que el marxismo, aunque en la Iglesia Católica traten de hacer realidad la Unidad Universal de la Iglesia Universal, sabrán que la única únión terrenal posible que se está constituyendo es la del Capitalismo Universal, y no la del Cristianismo Universal, y esto es algo de lo que muchos cristianos todavía no se han enterado.

Existen dos tipos de crítica hacia la religión en general y hacia el Cristianismo en particular, yo estoy con la crítica constructiva, porque me preocupa la supervivencia del Cristianismo, pero sobretodo de la Humanidad en el mismo sin hipocresías.
Parte de la Izquierda Atea prefiere la crítica destructiva, porque quiere hacer desaparecer el cristianismo, porque para ellos todo lo cristiano es malo y negativo, o bien porque lo identifican con el sistema capitalista, que el Cristianismo oficial se niega a condenar, o bien porque pretenden sustituir nuestra religión por una nueva religión, quizá el relativismo moral imperante, que es la consecuencia de las hipocresías en la religión cristiana que se dice defender.

El caso es que el mundo terrenal de hoy está más lejos de Dios y de Jesucristo. La sociedad de consumo capitalista mató a Dios, lo sustituyó por el dios Dinero, pero S.S. Papa sigue con la idea que el marxismo es obsoleto, pero el capitalismo, ¿qué es? ¡moderno no!. Es tan moderno que aniquila de la sociedad las raices cristianas. Es tan moderno que permite el mercadeo y el fariseismo. es tan moderno el capitalismo que permite la doble moral y la hipocresía y después ustedes se quejan del relativismo moral de nuestra sociedad hedonista. Pero S.S. Papa Benedicto XVI ha tenido que ir a Cuba, donde posiblemente encontremos a un pueblo como el Cubano, de los más religiosos, pero claro, ¡curiosamente el problema está en el marxismo!, y no en otras cosas que son los males que han pervertido a toda la sociedad mundial que ya está sometida al sistema capitalista. ¡Y vendrán hablándonos de moral!. ¡Será hipocresía!. Mataron a Dios, cuando se dejaron envolver con el manto imperial, cuando se convirtieron en pesebreros, junto a patronal, sindicatos y partidos políticos, se convirtieron en cómplices de la muerte de Dios. El resto de la sociedad permaneció indiferente. Yo, sólo describo: ¡me han impuesto la muerte de Dios!