viernes, 21 de septiembre de 2012

LA MONARQUÍA CATALANA Y LA LEGITIMIDAD (2ª PARTE)


El patrioterismo nacionalista egoísta, materialista y capitalista de la derecha españolista tampoco ayuda a reconcialiar a los ciuadanos de Catalunya con el resto de los ciudadanos de las Españas. Porque ellos hablan de una única España, hablan de “Reino de España”, hablan de “Estado Español”, hablan de “Nación Española”, hablan de “patria única e indivisible”. Y así todos esos derechistas, fascistas y supuestos tradicionalistas escupen sobre la tradición española del siglo de oro español que tanto dicen cínicamente admirar, cuando realmente se escandalizan de la independencia de Catalunya, de su independencia histórica, pero siempre en el seno de la Corona, en el seno de la Monarquía Española o Hispánica.
¿Y que podemos hacer aquí, cuando hemos puesto en evidencia lo equivocados que están tanto los separatistas secesionistas, como los nacionalistas españoles? Ambos son producto y herederos del egoísmo burgués capitalista, ambos son amigos de la división el botín y el reparto. Así son las derechas que nos gobiernan, amigos de los tratantes de usura, amigos de la banca y las oligarquías internacionales, que poco les importa realmente Catalunya y su monarquía histórica.
¿Qué quiere heredar Artur Más? Un territorio devastado por la crisis neoliberal capitalista. La cortina de humo nacionalista para ganar la mayoría absoluta con unas elecciones anticipadas. Un país en manos de los Usureros, con una deuda galopante. ¿Es eso lo que quiere el señor Artur Más para Catalunya? ¿También quiere un “Eurovegas” para Catalunya? ¿Es esta la moralidad de la derecha? ¿Estos son sus valores, reflexiones y ejercicios políticos para cumplir con el bienestar de los Catalanes? ¿Por qué engañan y utilizan los sentimientos históricos, los valores cristianos y Catalunya para hablar a todos de separatismo, independentista inútil?
Los carlistas tenemos una propuesta política basada en la Monarquía Confederal, porque nuestra confederación es la propia monarquía legítima institucional que debería regir, representar y defeneder a los habitantes y ciudadanos de Catalunya. Todo ello significa también y al mismo tiempo defender los derechos y libertades de los ciuaddanos de Catalunya, a través de sus Fueros propios, Cortes propias, Tribunales de Justicia propios, Hacienda propia, Gobierno propio, y Rey Legítimo propio que es Principe de Catalunya y Conde de Barcelona.
S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón es el legítimo representante histórico y dinástico de la Monarquía Catalana, y con lo cual el verdadero Conde de Barcelona y Príncipe de Catalunya. No sólo es el legítimo Príncipe para los Catalanes, sino el Rey y Señor de cada uno de los Reinos, Señoríos y Principados de las Españas, ya sean las peninsulares, ya sean las americanas. Nuestra visión de “España” no es la parcelada, sesgada, egoísta, individualista, patriotera, enferma de nacionalismo español fomentador del separatismo nacionalista e independentista catalán o vasco. Las Españas son varias, plurales y diversas y en este sentido tiene que entenderse la restauración de la monarquía compuesta y polisinodial que fue y tiene que ser la Monarquía Española, representada y presidida por su legítimo representante dinástico, que es el heredero de la Dinastía Carlista, S.M.C. Don Carlos Javier II de Borbón, Rey de las Españas, Príncipe de Catalunya y Conde de Barcelona.
Cualquier formula separatista o secesionista que esté fuera de la legitimidad tradicional de la monarquía catalana, la cual está en el seno de la monarquía española tendrá el rechazo frontal de los carlistas, ya que el derecho de autodeterminación únicamente está sirviendo a una forma monopolista de entender el futuro político de Catalunya, y que pasa necesariamente por capricho de la oligarquía capitalista burguesa por la secesión de Catalunya respecto de su propia monarquía, rompiendo con la unidad dinástica y monárquica, e inventando falsas legitimidades amparándose en la historia de Catalunya.
Cualquier formula centralista, ya sea también puesta de manifiesto, como lo es el actual estado de las autonomías, que ha permitido el desorden y desasosiego de los ciudadanos de las Españas, al conformar un estado constitucional, donde existe una sóla y única constitución preminete, al servicio del capitalismo internacional y de la burguesía pratiotera españolista, que por otro lado no pone en duda la “Comunidad de Madrid”, una comunidad que jamás existió, ni tiene razón de ser, y que sólo ha servido también para colocar a la oligarquía burguesa capitalista enemiga secular de las Españas, sus tradiciones sociales, religiosas y comunitarias. Afirmar que el “Estado de las Autonomías” actual es lo mismo que la monarquía compuesta y polisinodial de los Reyes Catolicos y los Austrias es faltar a la verdad y a la legitimidad histórica. Porque la Hacienda propia permitía la recaudación de los impuestos del territorio, por y para los habitantes del lugar, y en todo caso los ciudadanos Catalans rendían cuentas ante el Conde de Barcelona, que era el Principe de Catalunya, y que era más conocido por todos como Rey de las Españas. Con esta pequeña lección de historia me gustaría que todos reflexionaramos al respecto de lo que está sucediendo en las Españas, también en la España Catalana, es decir en el Estado de Catalunya, en el Estat Català, o en el Principat de Catalunya, porque los políticos que ahora estan gobernando Catalunya representan a la derecha nacionalista, egoísta, burguesa y separatista, producto del delirio de la revolución francesa, y sus patriotas!!