lunes, 20 de agosto de 2012

LA VENGANZA TEMPLARIA-MASÓNICA

"En su afán de dar un golpe brutal a la banca francesa dirigida por la Orden de los Templarios, el Rey Felipe IV el Hermoso de Francia mandó quemar en la hoguera al último Gran Maestre del Temple Jacques de Molay" En el fondo era una lucha entre el poder del Estado Monárquico representado por el Rey de Francia, y el poder capitalista, representado por la Orden del Temple. El mito templario se transformó en los albores del siglo XVIII y antes de la revolución francesa en "la venganza templaria". Su idea era aniquilar el antiguo régimen. La burguesía capitalista se valdría de esta idea para acabar con "las protecciones y garantías públicas" de la Corona de Francia para con el pueblo, impondría el liberalismo económico, que fue addoptado en detrimento del intervencionismo público. Significó la ruina del campesinado, y el encarecimiento de los precios, no sólo por las malas cosechas, sino por la propia forma de funcionamiento del capitalismo financiero que ya volvía asomar la patita en el XVIII, siendo el máximo responsable de las privatizaciones de tierras comunales, y por tanto de la caída de la monarquía en Francia.

  

En el siglo XVIII en Gran Bretaña, los cristiano-masones de rito céltico escocés, se reunieron a formar parte singular del Partido Jacobita que defendía los derechos legítimos de los Estuardo a ocupar el Trono de los tres Reinos: Escocia, Irlanda e Inglaterra. Los exiliados Jacobitas, algunos de ellos masones como Ramsay y Saint Germain pasaron a la Corte francesa, y ayudaron a la formación de la masonería francesa que fue manipulada por el Duque de Orleans, Luís Felipe, el Regente de Francia y posteriormente su hijo ante los albores de la Revolución Francesa, prepararon lo que se denominaría como un mito: "la venganza templaria". La idea era combatir el absolutismo monárquico que se había convertido en despotismo al margen de las tradiciones sociales y políticas del país. Con la "venganza-templaria" los masones más radicales y anticristianos lograrían encarcelar a Luís XVI en la prisión del Temple de París donde varios siglos antes se había encarcelado a Jacques de Molay, último Gran Maestre del Temple, el cual predestinó que caería la monarquía francesa, pues al menos Felipe IV el hermoso, y su consejeros perecerían en menos de un año, tal y como amenazó con la madición Jacques de Molay antes de morir injustamente en la hoguera. La "venganza templaria" fue la espoleta revolucionaria en el seno de la aristocracia francesa, muy asidua a la Masonería Especulativa, durante los albores de la revolución francesa. Esta supuesta venganza fue muy utilizada, y le vino muy bien a la burguesía capitalista para aniquilar todo lo que tenía que ver con el antiguo régimen

No hay comentarios: