lunes, 2 de julio de 2012

LA SELECCIÓN ESPAÑOLA GANA LA EUROCOPA 2012

"Representación de los tercios españoles durante la batalla de Rocroi, la cruz de Borgoña era la antigua bandera de la monarquía española durante los siglos XVI y XVII"

Cierto paralelismo acontece entre la selección española y los antiguos tercios españoles de los siglos XVI y XVII, y entre la vida económica, política y social de aquellos siglos respecto a nuestra actualidad. 

España apunta maneras de ser el "alumno cateto" de la clase que saca buenas notas el religión y deporte, pero muy malas en el resto de asignaturas. Parece que es algo muy tradicional, de lo que no nos hemos desprendido. 

El triunfo de la selección española puede que nos de una alegría, pero no soluciona nuestros problemas reales, porque seguimos igual de mal, con cinco millones de parados, recortes sociales, ajustes, reestructuraciones, flexibilizaciones salariales y horarias, privatizaciones y contracción de la economía española, que sólo apuesta por el turismo barato y servicios. Y en esto último hemos ido a peor, respecto a los siglos mencionados arriba. 


"Alegría de los jugadores españoles tras el triunfo de la Eurocopa2012 en el día de nuestro señor 01/07/2012, para la gloria de España, su monarquía y la plutocracia capitalista que nos dirige y gobierna"

Los jugadores españoles de "la roja", veremos donde declaran su capital conseguido tras la Eurocopa 2012, porque es importante saber donde tributan sus "salarios", y si realmente somos iguales todos los ciudadanos españoles tal y como nos cuentan diariamente, o por lo que parece esos capitales también salen fuera de España, como en el caso de los banqueros y "grandes" empresarios, estimulados por sus amigos los tratantes de usura. Porque en cuanto a desigualdad se refiere, por mucho menos que esto, unos cuantos revolucionarios franceses mandaron cortar la cabeza a sus reyes.

Ahora el gobierno español aprovechará la euforia, para emprender las "nuevas reformas" incrementando el IVA de los alimentos, tal como hacían en el XIX los gobiernos moderados y conservadores al implantar los impuestos sobre los consumos, empobrecían así a los ciudadanos españoles, y lógicamente reducían y mermaban el crecimiento de la economía española.

El triunfo de la selección española es un hito que pasará a la historia como pasaron los tercios españoles y la monarquía hispánica a la que servían. Eran los tiempos del Imperio Español, cuando en las Españas jamás se ponía el sol. Aquello se convertiría en un mito para alabanzas en el presente de glorias pasadas.

Hoy sigue hasta los representantes legales de la monarquía española, que no legítimos, cuya representación histórica recae en la familia Borbón Parma, se comportan de la misma manera que aquellos Austrias mayores y menores, que desde Carlos I a Carlos II llenaron de glorias militares a las Españas, a España, pero que aquellos triunfos no redundarían en nada, tal como pasa con el deporte español, por mucha "marca españa" que se quiera vender, la prima de riesgo seguirá por las nubes ya que la economía española no es productiva, sino especulativa, y está en manos de los tratantes de usura. Felipe y Juan Carlos quieren pegarse a la selección española de fútbol para ver si se le pega algo de "triunfo" a esta monarquía parlamentaria, guinda del neoliberalismo capitalista instaurado por la plutocracia burguesa en España. 


"Quizá nos estemos hundiendo, pero con la música de los grandes, esto mismo le ocurrió al Imperio Español, el hundimiento como el del Titanic"

En el pasado eran las glorias de los tercios españoles, y sus triunfos en el campo de batalla glorificaban las conquistas de la Casa de Austria y a la Monarquía Hispánica. En el presente las glorias de la selección española de futbol y sus triunfos en el terreno de juego tratan de glorificar la "marca España", para bien de la casta política, la plutocracia capitalista y a la monarquía parlamentaria. Siendo así más de lo mismo. Tratando de mantener a todos los ciudadanos en la más absoluta ignorancia. Lo cual no quiere decir que no me alegre del triunfo español, todo lo contrario, pero sin olvidar en ningún momento los problemas por los que atravesamos y la importancia de solventarlos sin que signifique la merma de los derechos y garantías sociales conseguidos en el pasado, y que en el presente se nos están arrebatando hasta límites insospechados, y como coartada utilizan la crisis capitalista, para amedrentar y someter a todos los trabajadores y ciudadanos de las Españas. Y a todo esto el carlismo se opone, con S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón a la cabeza. 

Si por otra parte, todos los que salieron a celebrar el triunfo de la selección española, y por tanto, y tanta emoción, el triunfo de España, salieran también a la calle a defender con la misma vehemencia y entusiasmo los derechos y garantías sociales frente a los recortes, las reestructuraqciones, las privatizaciones, las indemnizaciones multimillonarias, las malversaciones de dinero público, la transferencia de dinero público a la Banca, el copago sanitario, la precariedad educativa, las intervenciones europeas, la soberanía de la banca y las multinacionales, la devaluación brutal de nuestra mal denominada democracia; entonces, otro gallo cantaría y me sentiría muy orgulloso de ser Español y de mis compatriotas, y podríamos corear aquello de "yo soy español, español, español" con verdadero entusiasmo.

De otro modo, todo queda en saco roto, en una euforia pasajera, pues son energías estupendas que bien canalizadas podrían llevar a una gran protesta social que cambiase las cosas. Demostrar ese orgullo de sentirse español, cuando por otro lado nuestra economía está por los suelos, así como nuestra dignidad porque nos vendemos y nos postramos ante el poder del dinero y su plutocracia capitalista que nos gobierna realmente, usurpando el nombre del pueblo y de la democracia, y no nos queremos dar cuenta sino celebrar goles y que los políticos nos saquen de esta; entonces solo podremos decir aquello de "yo soy español, español, tontorrón..."