domingo, 3 de junio de 2012

¿QUÉ ES LA HOMOSEXUALIDAD?

 

 El matrimonio es la "Unión entre Diferentes", es decir entre una mujer y un hombre. La homosexualidad es la "Unión entre Iguales", entre personas del mismo sexo

Ante la postura más o menos oficial de algunos Jerarcas de la Iglesia Católica, hay que dejar claro que no podemos aceptar de ninguna manera el hecho de dejar de lado a todas las personas homosexuales, condenándolas como se está haciendo al infierno.

Frente a la actitud sectaria de pretender ver en la homosexualidad un comportamiento antinatural, comportamiento que yo no comparto, pero al que quiero invitar a la reflexión a todos aquellos que tan alegremente afirman entenderlo como algo antinatural, debiendo entonces meditar de ¿por qué entonces existen homosexuales tanto en seres humanos como en el resto de animales?

La Iglesia Católica entiende que la única vía natural existente para la procreación es la unión natural entre un hombre y una mujer, a la que se ha venido a llamar matrimonio.

Todos los medios artificiales existentes para la procreación son más o menos aceptados en la sociedad, pero son medios artificiales y no naturales, por tanto medios antinaturales de procreación, que nadie pone en duda en nuestra sociedad.

Pero es que nadie de la Jerarquía Eclesiástica se ha parado a pensar que el Planeta Tierra y la propia naturaleza tiene vías alternativas para controlar de forma natural el exceso poblacional, o el número de habitantes en el Planeta.

Si todos nos pusiéramos a procrear, entonces, el crecimiento poblacional de seres humanos sería exponencial, frente al crecimiento moderado de los alimentos, y como decía Malthus, tan sólo la falta de alimentos volvería a poner en equilibrio el número pobalcional de seres humanos de acuerdo al consumo de subsistencia o autoabastecimiento. Malthus señalaba a los anticonceptivos y al vicio para frenar el número de la población mundial.

Pero nadie se ha parado a pensar que la propia naturaleza para autocontrolar el crecimiento de la población mundial ha desarrollado historicamente el comportamiento homosexual como algo natural para este mismo fin: limitar el crecimiento poblacional de forma natural.

Existen pues dos posibilidades naturales: una hace referencia a la procreación con la unión entre un hombre y una mujer (heterosexualidad); la otra hace referencia a la limitación o restricción poblacional (homosexualidad), o lo que viene a ser la "Unión entre Iguales". La "Unión entre Diferentes" se ha llamado Matrimonio, y ha favorecido la procreación y con ello también la complicación del crecimiento exponencial de la población mundial, cuando los recursos del Planeta son limitados, es por tanto una irresponsabilidad diezmar dichos recursos, y por ello se atienden a políticas que racionalizan el control de la natalidad. Sin embargo la política de control de natalidad no deja de ser algo artificial, con los anticonceptivos, aunque muy necesaria, es algo que no es natural.

La "Unión entre Iguales" es la unión homosexual, y se la ha nombrado Matrimonio para igualarla en derechos a la anterior. Sin embargo la "Unión entre Iguales" no es Matrimonio, para algunos cristianos. Hoy día está aceptado socialmente que las personas puedan contraer Matrimonio, conforme a la legalidad vigente, pues ese ha sido el sentir de la población homosexual hasta ahora discriminada, y por ello nos sumamos contra la homofobia.

La "Unión entre Iguales" es la vía que tiene la propia naturaleza para controlar el crecimiento poblacional de la especie humana. Ya se que esto me lo criticarán los más tradicionalistas y ultraconservadores, pero no hay más que pararse a pensar y reflexionar un poco, y ver que existen comportamientos homosexuales hasta en los monos y gorilas, sobretodo cuando el macho lomo plateado tinene para si a todas las hembras, y resulta que todavía quedan machos sin emparejar.

La Jerarquía Eclesiástica sigue sin entender este hecho, y en lugar de indicar y señalar que aquellos que ponen en peligro la FAMILIA TRADICIONAL es el capitalismo neoliberal y su explotación de recursos y trabajadores, por su recetario económico de flexibilización laboral y salarial, por ejemplo, con su incertidumbre absorvente y su excesiva competitividad desleal, sólo favorece, empobrecimiento, precariedad, pobreza, tristeza, y por tanto imposibilidad de formación de "Uniones entre Diferentes".

Si a este hecho añadimos el descrédito que sufre la Iglesia Católica entre la juventud española, al considerarla retrógrada favorecedora y favorecida del poder establecido, y al mismo tiempo se "permite el lujo" de condenar a una buena parte de sus feligreses por ser homosexuales, pero no dicen nada sobre la pederastia, entonces es algo que no puedo entender.

La represión y la frustación han favorecido los casos de pederastia dentro de la Iglesia Católica y se ha querido mirar para otro lado sin atender a la clave del problema. Que la Iglesia Católica no quiera permitir que sus religiosos contraigan matrimonio es una cosa, que terminará de caer por su propio peso, y que tampoco trato de poner en duda, pero tengo la sensación que una buena parte de las críticas y condenas represivas que se está haciendo por parte de la Iglesia Católica al mundo homosexual, es en realidad porque de este mundo procedían muchos padres, doctores, obispos y sacerdotes que tiene la Iglesia Católica. Y han visto que el número de vocaciones se han reducido en los últimos años, y las completaban con la población homosexual que entraba en la Iglesia Católica.

Cuando alguien quiere ser sacerdote o un hombre de la Iglesia, en principio nadie te dice que tengas que indicar tu condición heterosexual o no, porque los hombres de la Iglesia no se casan mas que con Dios. Y claro hablando de naturaleza terrenal es hasta complicado entender que los mismos que señalan ¡qué es natural! y ¡qué es antinatural! terminen por dar un ejemplo totalmente ¿antinatural? ¿natural? ¿qué es entonces?. Tanto cebarse con los homosexuales, en lugar de condenar el sistema capitalista y la pobreza e indignación que genera, tanto cebarse con los homosexuales, en lugar de poner en duda los hombres de la Iglesia Católica, su propia condición de célibes, si es o no natural. Porque, no me queda claro como tendría que entender que un hombre o una mujer se quedara terrenalmente solo, sin compartir su vida con nadie. Y esto va para los hombres de la Iglesia que se estan cebando con los colectivos homosexuales, es decir contra los sectarios.

También les pediría a los homosexuales mayor respeto por los símbolos cristianos y religiosos, aunque en parte entiendo que no puedan tenerlos si se sienten atacados por los sectarios que he mencionado anteriormente, pero deben entender que no todos los cristianos estamos en su contra, incluso les defendemos, porque entendemos que se ha maltratado hasta la saciedad a este colectivo incomprendido por los sectarios, pero no por el resto de cristianos.

2 comentarios:

Rodrigo dijo...

¿Cuándo dejaréis de decir gilipolleces en nombre del carlismo (movimiento del que no formáis parte)?

Anónimo dijo...

El Partido Carlista siempre fue defensor de los derechos de las minorías sociales, también de las personas que son homosexuales: http://partidocarlista.com/?p=465