martes, 29 de mayo de 2012

LA DEMOCRACIA SECUESTRADA

 

Las legítimas libertades tradicionales, y hasta las propias defendidas historicamnete por los liberales, como es su concepto de soberanía nacional, no es tal. Han quedado secuestradas por el poder del dinero y el capitalismo de los plutócratas. ¿Es esto la democracia? ¿en realidad hay que llamar a esto que proviene como desecho de la "Santa Transición Política", democracia? ¡Buuuaaa!

Habría que decir a todo esto que nos ha venido impuesto desde arriba como un yugo capitalista donde se nos dice: mira pero no toques, toca pero no pruebes, prueba pero no tengas, ... vota pero no participes. La democracia nos viene así impuesta desde arriba, desde la clase plutócrata, con los derechos de ¿libertad de opinión?, y el derecho a la propiedad privada.

Yo siempre dije que los "valores" de la revolución francesa, no eran más que patrañas de la burguesía capitalista para garantizar la libertdad del que tiene frente al que no tiene, la igualdad era en realidad la homogenización lingüística y administrativa con el culmen del mercado único y la aniquilación de las "trabas feudales", que eran en realidad garantías sociales del pasado, que en parte el movimiento obrero logró recuperar, como los Gremios, actuales sindicatos, por poner un ejemplo. En realidad no eran valores, sino intereses, los que querían imponernos la plutocracia capitalista, y ahora lo sabemos, ya lo tenemos encima. ¿Qué les parece esto a los defensores del sistema neoliberal capitalista?

Se les vio el plumero con la aceptación de la intervención del Estado en la economía, siempre que les inyectara dinero a cambio de nada. Ahí si que están a favor de la intervención de los poderes públicos en la economía!! Jaja!

En el momento que perdimos la capacidad soberana de decidir por nosotros mismos, perdimos la libertad, y por lo tanto la democracia. ¿O es que no lo entienden? Ejemplo: capacidad de llevar a cabo una política económica monetaria expansiva. Lo podíamos hacer cuando teníamos la peseta, al menos los salarios estaban garantizados aunque no el poder adquisitivo. Ahora lo que se garantiza es paro y depresión, y todo gracias a los eternos enemigos los liberales, que hoy son los neoliberales.

Estos ahora ya no saben que decir, ni lo que hacer. Se creían generadores de confianza, y resulta que sus supuestos amigos y aliados, los plutócratas y especuladores del extranjero se ríen de ellos y por supuesto de España, de las Españas. Esto es lo que ocurre por haber seguido la doctrina liberal y el sistema económico capitalista.

Ellos ridiculizaban el monopolio del Estado porque buscaban el monopolio de las empresas privadas. Era la sustitución de un monopolio por otro, y hoy el Estado ya no tiene nada, ya no vale nada.

Defendían en sus Derechos del Hombre y del Ciudadano, en los Derechos Humanos, el derecho a la propiedad, cuando este derecho pisotea el derecho a todos los demás. Lo estamos viendo, porque no todos los agentes económicos tienen el mismo peso y poder, no tienen los mismos recursos, ni el mismo capital. Así que partían de falsas premisas para llegar a estos males que padecemos. El derecho a la propiedad privada del régimen burgués capitalista es una farsa que escupe sobre los derechos fundamentales, libertades legítimas y garantías sociales de todos los ciudadanos. Y lo vemos, cuando desahucian a familias enteras, cuando existen grandes monstruos empresariales y banqueros. La democracia está secuestrada por el poder del dinero y todo lo que nos quieran vender es una gran mentira, una falacia neoliberal. Habrá que liberar la democracia, profundizando en la democracia localista y de aldea, y reivindicando un poder que haga frente a la plutocracia capitalista y grantice los derechos y las libertades secuestradas.