lunes, 14 de mayo de 2012

¡¡¡ECHARME UNAS RISAS CON LOS LIBERALES!!!

 

"Echarme unas risas con los liberales o neoliberales" siempre me pareció bastante apropiado, sobretodo cuando a estos les expropian, o mejor dicho les confiscan lo que ¡"han creado con tanto esmero"!.

Y es que "fastidia mucho", por no decir otra palabra, que lleguen unos señores y te quiten "lo que consideras tuyo", pero que no lo es!. Eso es lo que le ha pasado a Brufau y a REPSOL. Resulta paradójico. La venganza es un plato que se sirve frio, y el legitimismo tiene algo de venganza, o al menos yo lo veo así. 

Ellos, los liberales son los representantes y herederos de una herencia histórica, si. Son los herederos de la plutocracia burguesa y capitalista. ¡No es ninguna risa, es la verdad!. Cuando en su día los llamados liberales: moderados, conservadores y progresistas decidieron poner en marcha las desamortizaciones, las liberalizaciones y las privatizaciones, dejaron en muy mal lugar a muchos españoles, lo mismo que hoy en día. Y es que pasa el tiempo, pero permanece la injusticia, por eso todavía existe el carlismo, y los carlistas dando la matraca, como dicen de nosotros por ahí.

Sin embargo REPSOL, como otras empresas, es una empresa privada, así que a quienes ha perjudicado la nacionalización de la misma por parte del gobierno de Argentina, no ha sido al ciudadano de a pie que no tiene dinero invertido en dicha compañía. A quienes les ha jodido, y mucho ha sido a la burguesía capitalista: inversores, especuladores, y demás. Estos capitalistas son los que ahora se acuerdan de la "Patria", y que existe "España", y su gobierno!!!. Y claro, hay que actuar, para "limpiar el honor" ¿de que? ¿El honor del dinero?. 

Las risas ahora me las echo yo, al ver como por ejemplo el PP comienza a nacionalizar, quizá por empatía BANKIA, y como al final y de momento, algo parecido ha ocurrido en Bolivia, y se lo han tenido que tragar, pues bien. Deberíamos hacer lo mismo aquí en España.

 


Por la orientación que veo en su blog, desde luego no estará nada de acuerdo, porque claro, la derecha siempre antepuso la defensa del dinero a los Valores que luego cinicamente e hipocritamente dice defender. Pero vamos a ver. ¿Realmente la derecha defiende la institución de la Monarquía, y los Valores Cristianos?. Ahora soy yo quien se echa unas risas.


La estirpe que se defiende aquí desde Isabel "II" hasta el actual jefe legal del Estado Español, Juan Carlos, se sienta en el trono de España, porque pactó con el poder del dinero que representaba la oligarquía capitalista española y extranjera. Ahora estamos cogidos por los huevos. La UE, las Agencias privadas calificadoras, los especuladores, los inversores, en definitiva el yugo capitalista nacional e internacional. 

Todo esto lo tenemos gracias al liberalismo económico que tuvo lugar como consecuencia de la gestación del sistema capitalista burgués. ¿Es esto ridiculo o cosa de risa?
En mi blog defiendo lo contrario, y no por llevar boina somos unos frikis, mire usted. Ustedes la llevaban verde hace mcho tiempo porque los monárquicos liberales pretendieron imitar a los carlistas, no se acordará!!.
La cuestión es que hay una dinastía que okupa el Trono de España, y que es fiel reflejo de los intereses de la oligarquía neoliberal capitalista, y por tanto de las privatizaciones, liberalizaciones, ayudas a la banca, recortes, desprotección social, etc. Representan todo eso para dar gustito a los inversores y a los especuladores. Esa es su Monarquía Capitalista, la que recibe ayudas y propinas de grandes financieros y capitalistas, que invitan a Juan Carlos a "Montar y Cazar", como ya sabe, verdad!! Por otro lado está la Otra Dinastía, la Carlista, la que a ustedes no les gusta nada, porque para ustedes los monárquicos todos estamos con Juan Carlos el heredero de Franco. ¡¡¡Pues no, mire usted, no!!! Y eso no nos convierte en frikis, sino en verdaderos defensores de la institución monárquica al servicio del Pueblo, del Pueblo, repito, del Pueblo y no de la oligarquía neoliberal capitalista que ha venido a representar la actual monarquía capitalista de Juan Carlos.