martes, 24 de abril de 2012

REFLEXIONES SOBRE MONARQUÍA

Partiendo que Juan Carlos es el heredero de Franco y que no le correspondían los derechos sucesorios dinásticos a la Corona de las Españas, porque legitimamente le correspondía por tener mayores derechos a la Dinastía Borbón-Parma, en su día representada por Don Carlos Hugo de Borbón y hoy en día por su hijo Don Carlos Javier de Borbón, a quien los carlistas reconocemos como Rey de las Españas.
Quiero expresar mis argumentos a favor de la institución de la monarquía, no de la monarquía liberal capitalista, no de Juan Carlos, sino de la monarquía hispánica o tradicional. La institución de la monarquía al contrario de la republicana, garantiza la independencia del jefe del estado, ya que al presidente de la republica lo elige en realidad los poderes fácticos y grupos mediáticos, instrumentos de la plutocracia neoliberal capitalista. Así pues, el presidente electo siempre tendrá que corresponder a aquellos que lo auparon a la jefatura del Estado, de forma sesgada y parcial, aunque se diga ser presidente de todos, en realidad siempre lo será del grupito que le colocó en la jefatura. Un monarca en cambio, no le debe el favor a nadie, y por tanto puede desempeñar el papel de árbitro y juez equilibrando los platillos de la balanza, ya que la monarquía fue el invento del pueblo para protegerse de los grupos oligárquicos y plutocráticos que en realidad clamaban por la república para hacer realidad el sistema capitalista, que tanto critica Cayo Lara, la cual comparto.
La república no va a ser ni barata, ni garante de los derechos sociales, ni participativa, como muy buenamente reflexiona Cayo Lara. Ya me gustaría que fuera una República Confederal y Socialista, sin embargo, la institución republicana puede ser ocupada por cualquier dirigente político. Esto significará que la supuesta III República Española será igual de capitalista y neoliberal que la Alemana, la Francesa o a de EEUU, y para eso ya tenemos la monarquía capitalista de Juan Carlos. Que no sean ilusos los señores de IU, partido al que por cierto voto, la república que venga, no será participativa ni ciudadana, porque será igual de prostituida por el poder del dinero. Es verdad que la monarquía actual la impuso Franco, pero la institución monarquica no es mala en si, ni es antidemocrática. Pensemos en los países Europeos que son todavía monarquías. Miren las monarquías nordicas, por ejemplo. Historicamente, y aunque la historiografía oficial lo niegue, el monarca debe velar por el bien público, por la rex-publica, siendo su principal servidor, frente a los avances privatizadores de la plutocracia neoliberal capitalista, que ha demostrado también ser una fuerza capaz de prostituir la institución de la monarquía, y aquello ocurrió en las Españas a partir de 1833 y el conflicto con la burguesía liberal que el carlismo combatió durante tres guerras, para defender el derecho Foral de los pueblos de las Españas, y con ello la defensa de una Monarquía Confederal; para defender las Tierras Comunales de los Municipios, los antiguos usos que garantizaban derecho al trabajo y a la vivienda en usufructo, limitando y relativizando la propiedad privada de los señores feudales, desprendiendose el caracter de Monarquía Socialista. Es muy interesante el carlismo, por lo que tiene sobretodo de legitimidad monárquica, defensa socialista y confederalista, y todo ello bajo el paraguas de la Monarquía Carlista. Con todos los respetos hacia los republicanos, la república es la forma de gobierno que la oligarquía y la plutocracia liberal burguesa se dieron a si mismos para tirar contra los derechos del pueblo, destruir el mundo rural, fomentar la privatización bajo la desamortización, y en definitiva, es el régimen de los comerciantes atenienses que daban más garantías al poder del dinero que a sus propios ciudadanos, frente a la monarquía espartana vinculada al mundo y tradiciones rurales. Así mientras que la plutocracia capitalista es republicana por naturaleza, el pueblo en realidad exige formas monárquicas de gobierno, porque estas tratan de garantizar los derechos públicos y sociales, y es en este sentido como tanto el PNV, como IU debían replantearse sus planteamientos republicanos para aceptar y apoyar, ¿por que no? la monarquía carlista en la persona de S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón, Rey de las Españas
Frente a la monarquía capitalista y centralista, la monarquía socialista y confederal que defiende el carlismo.

1 comentario:

LG dijo...

https://sites.google.com/site/khoreworld/assignments/juancarlosielcampechano

Muy interesante. Os dejo este enlace, un articulo sobre el Rey que vale la pena