miércoles, 25 de abril de 2012

REFERENDUM MONARQUÍA REPÚBLICA: Batalla de Almansa y consecuencias

Después de todo, deberíamos debatir sobre esta posibilidad democrática para que todos los ciudadanos podamos elegir libremente entre ambas formas de gobierno. Para ello necesirariamos un debate serio, señalando los pros y los contras de tener una República o una Monarquía, para posteriormente delimitar, qué tipo de república o qué tipo de monarquía queremos, y en caso de salir la monarquía como forma de gobierno elegida, poder determinar cual es la familia Real que queremos, si la heredera del sistema capitalista burgués representada por la rama liberal Borbónica de Isabel "II", Alfonso el "XII", Alfonso el "XIII", Juan de Battemberg, y su hijo Juan Carlos, o por el contrario la Dinastía de los Borbones Carlistas, desde Carlos María Isidro de Borbón hasta el actual representante y heredero legítimo de dicha dinastía, Don Carlos Javier de Borbón. 

Cuadro que representa la batalla de Almansa. Dos concepciones monárquicas se enfrentaban en dicha batalla. El bando borbónico o botifler quería una monarquía basada en el centralismo borbónico absolutista francés, basado en la dominación de un solo idioma: el castellano, y aniquilando la antigua fórmula monárquica de monarquía compuesta heredada de la Casa de Austria. El bando Imperial o Austracista, también llamado Maulet sostenía la forma de monarquía compuesta, que estaba basada en el respeto y vigencia de la existencia de distintos estados territoriales, que conservaban sus Fueros, Cortes, Hacienda y Tribunales de Justicia. El Rey de las Españas era el rey de cada uno de aquellos estados confederados con la Corona, a través de sus habitantes, por el pacto de lealtad entre el monarca legítimo y sus subditos o vasallos. Si el monarca juraba los Fueros, significaba que se convertía en Rey de ese estado concreto.

 

La Dinastía Carlista hunde sus raíces políticas y dinásticas en la antigua Casa de Austria, por la forma de entender la Monarquía Española, como una institución confederal, por la defensa de las libertades concretas de los habitantes de las Españas, vinculados a la tierra, y a los distintos Reinos Señoríos y Principados de las Españas, que fueron auténticos Estados territoriales. Sus gentes gozaban de Fueros, Franquicias y Libertades concretas, e instituciones propias, como las Cortes, Hacienda propia, y Tribunales de Justicia autóctonos, que un día como el de hoy 25/04/1707 serían aplastadas por las fuerzas Borbónicas y Botifleras del Duque de Berwick, en el contexto de la guerra de sucesión al trono de la Corona española (1701-1714), que enfrentaba a Felipe de Anjou y al Archiduque Carlos de Austria. Algunos partidarios de Felipe V decidieron apoyar los Decretos de Nueva Planta, cuya aplicación serviría para conculcar varios siglos de libertades en el Reino de Valencia, y en el resto de países de habla catalana, como eran el Principat de Catalunya i el Regne de Mallorca. También afectó al Reino de Aragón. 

Los parciales austracistas pasarían al exilio, y de alguna forma se fraguó el primer carlismo austracista, cuyo pleito dinástico se convirtió en un pleitó político que repercutiría en la primera guerra carlista del año 1833, reivindicandose por tanto también las libertades forales, no sólo de los habitantes que veían peligrar las suyas propias en el reino de Navarra y los Señoríos Vascos, sino también en aquellos países o estados donde habían existido, por ejemplo en la antigua Corona de Aragón. 

La monarquía hispánica o española había sido una institución confederal, al ser un ejemplo de monarquía compuesta. Nada de lo que se legislaba en Catalunya afectaba a Castilla, y nada de lo que se legislaba en Castilla afectaba a Catalunya, y así con todos los reinos.


No hay comentarios: