sábado, 14 de abril de 2012

¿DOS LEGITIMISMOS CARLISTAS? OPINIONES DE IÑAKI ANASAGASTI

SS.MM. Don Carlos Javier y Ana de Borbón durante la celebración protocolaria de la Jura de los Fueros del Reyno de Navarra, como Rey Legítimo de las Españas y de Navarra. Don Carlos Javier de Borbón jura los Fueros de Navarra como sucesor de la dinastía carlista. (J.ARIZALETA)

YO, CARLOS JAVIER

LEGÍTIMO DESCENDIENTE DE LA DINASTÍA CARLISTA
DUQUE DE MADRID, DUQUE DE PARMA Y GUASTALLA

BAJO LA SOMBRA DEL SAGRADO MONTEJURRA
Y DELANTE DE NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DE IRACHE
DONDE TANTAS VECES REZÓ NUESTRA ANTEPASADA LA REINA MARGARITA

Y APOYANDO MI MANO DERECHA SOBRE LOS SANTOS EVANGELIOS

JURO GUARDAR Y HACER GUARDAR LOS FUEROS DE NAVARRA SIN QUEBRANTAMIENTO ALGUNO

MEJORÁNDOLOS SIEMPRE Y NUNCA EMPEORÁNDOLOS


Y QUE TODA TRANSGRESIÓN A ESTE JURAMENTO SERÍA NULA DE NINGUNA EFICACIA Y VALOR


En el Monasterio de Irache a 17 de marzo de 2012.



Bajo estas líneas encontramos las opiniones de Iñaki Anasagasti sobre el Legitimismo Carlista Navarro y Español. El razonamiento es pretencioso porque busca un legitimismo monárquico que separe de las Españas a Navarra. En todo caso el razonamiento no es incorrecto del todo, sólo olvida que para el legitimismo monárquico carlista debe cumplirse tanto la legitimidad de origen como la de ejercicio. En el caso de la familia Real de los Borbón-Parma se cumplen ambas, mientras que para los miembros sucesores de Blanca de Borbón, hija de Carlos VII, la Casa de Austria no cumple con dicha legitimidad, ni de origen, ni de ejercicio. En cuanto a la de origen, porque con la introducción de la Ley Sálica de Felipe V en la Corona de las Españas, se apartaban a los Habsburgos Austriacos de forma global de los derechos dinásticos a la Corona de las Españas, pues precisamente fueron los habitantes Vasco-Navarros quienes se opusieron con todas sus fuerzas durante la guerra de sucesión española de 1701-1714 a que la Corona de Navarra fuera a parar al Archiduque Carlos de Austria, defendiendo la candidatura Borbónica de Felipe V Duque de Anjou. Para los Navarros los Borbones eran una dinastía mucho más cercana y pariente de los antiguos Reyes de Navarra desde tiempos de la Casa de Albret. Curiosamente y esto lo olvida Iñaki Anasagasti, los Borbones franceses desde Enrique IV, se titulaban como Reyes de Francia y de Navarra, pues consideraban a los Trastamaras y a sus descendientes Habsburgos como usurpadores de una Corona que había sido conquistada por el Duque de Alba para los Reyes Católicos, debiendo exiliarse en Francia el último rey de Navarra que había pedido ayuda a Luís XII de Valois contra Fernando el Católico. Así, no tiene sentido la supuesta legitimidad que le da a los descendientes de Doña Blanca de Borbón, ya que son Habsburgos, que de una manera o de otra fueron apartados sus derechos sobre la Corona de las Españas. En cuanto a la legitimidad de ejercicio ningún Habsburgo ha jurado los Fueros del reino de Navarra, ya que son conscientes que no les corresponde derecho monárquico legítimo alguno, mientras que S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón si ha jurado los Fueros del Reino de Navarra, y con ello buscaba también el hecho de extenderlos al resto de Reinos, Señoríos y Principados de las Españas, ya que los habitantes de cada uno de aquellos antiguos estados peninsulares gozaban de Fueros y Libertades Concretas. Paradojicamente Iñaki Anasagasti acepta con sus argumentos y como rey de Navarra a Carlos de Habsburgo, nieto de Carlos VII, y denominado como Carlos VIII durante la época franquista. Con este "pretendiente franquista" el Dictador Franco trató de desarticular el movimiento monárquico español rechazando de un lado a Don Francisco Javier de Borbón, candidato carlista designado por Don Alfonso Carlos de Borbón y por otro a Juan de Battenberg, padre del actual jefe del Estado Español. Así se sacó de la manga el dictador un supuesto candidato carlista para neutralizar al legitimismo monárquico de los carlistas, anulando también la candidatura liberal de la rama alfonsina.

-----------------------------------------------------------------------------------------

Nabarra, Estado Soberano. Ironías del Destino: Desde 1936 la Corona Navarra y la Corona Española están separadas.

La determinación en lograr la recuperación del Estado Nabarro Soberano, en forma de una República democráticamente establecida, vía la autodeterminación de los ciudadanos de las tres realidades administrativas en las cuales se divide actualmente nuestro territorio, no está reñida con el análisis de lo que supone el Legitimismo del Reino de Nabarra oficialmente abolido en 1841 tras tres siglos de cercenamiento.

Si se analiza con detenimiento el Legitimismo asociado al Reino de Navarra se dará con conclusiones que cierto nacionalismo español ha intentado pasar por puntillas pero que son claves a la hora de entender el Derecho Navarro, por ejemplo el insólito hecho que desde 1936 la Corona Navarra y la Corona Española son dos Coronas Separadas.

Tras la abolición formal y oficial del Reino de Navarra en 1841, los únicos Borbones que muestran predisposición por la reinstauración del viejo Reino son aquellos correspondientes a la llamada Dinastía Carlista, cuyos últimos tres representantes de la Dinastía original son: Carlos VII (1848-1909), Jaime III (1870-1932) y Alfonso Carlos I (1849-1936) , estos dos últimos sin descendencia.

Según el legitimismo navarro basado en su propio Derechos y Fueros , así como elaboradísimos estudios como el Alegato de Ángel Sagaseta de Ilurdoz Garraza, se establece la separación de Leyes Sucesorias entre la Corona de Navarra y Españas, se puede concluir que desde la muerte de Alfonso Carlos I, último rey carlista, en 1936, y mayor de los Borbones, la histórica unión eque-principal entre las Coronas de Navarra y la de la Corona de España queda rota por existir diferentes Leyes Sucesorias.

De facto, desde 1936 existirían "dos Dinastías Carlistas" a la vez:

1). Una directa, la original, de los Habsburgos, vía la sobrina de Alfonso Carlos I, doña Blanca de Borbón, pero que sólo tiene Derechos a la Corona Navarra. Ésta dinastía es el único vestigio que queda actualmente en el Siglo XXI de la Dinastía Carlista original.

Recordar nuevamente la Corona de Navarra tiene leyes sucesorias diferentes a la española (no sálicas) por lo que los descendientes Habsburgos de doña Blanca de Borbón y Borbón Parma serian Reyes de Navarra, aunque no tendrían Derecho alguno a la Corona Española.

2) En cambio para la Corona Española, la dinastía carlista se extinguió a la muerte de Alfonso Carlos, y por tanto el carlismo buscó lógicamente una nueva dinastía carlista, los Borbón Parma, descendientes de Felipe V.

Desde 1936 los Derechos a la Corona Navarra corresponden por tanto a los Habsburgos descendientes de doña Blanca de Borbón y Leopoldo Salvador de Habsburgo, en cumplimiento estricto de las Leyes Sucesorias del Reino de Navarra, quedando de facto separados de la Corona Española cuyos derechos recaerían en los Borbón Parma, según el legitimismo carlista o a Juan Carlos de Borbón según el legitimismo alfonsino y la Ley de Sucesión del anterior Jefe de Estado de infausta memoria para Navarra.

Pero aún, hay más: Los Derechos de la Corona Navarra en la "Parte Francesa". Henri de Artois, Conde de Chambord.

Las Crisis Dinásticas Española y Francesa.

Ninguna línea de los Borbón puede ser heredero a la Corona Navarra, pero no por ningún testamento fantasma o oculta conspiración, si no porque las dos Líneas de esta familia con capacidad de sucesión hoy están extintas: Estas dos Líneas fueron los Borbón-Artois (Conde de Chambord) en Francia y los Borbón-Carlistas (Carlos VII) en España.

Paradojas del destino, ¿qué ocurre con estas dos líneas?

1. Se extinguen sin sucesión o sin heredero varón. Estas dos líneas de la Casa de Borbón, aparte de herederos a la Corona de Navarra, eran herederas de la Corona de Francia por parte Enrique de Artois y de España por parte de Carlos VII. Al no tener sucesión vía varón los derechos dinásticos de estas dos líneas a Francia y a España quedan anulados dando lugar a sendos conflictos dinásticos en el Legitimismo Francés y en el Legitimismo Carlista-Español, no así en el Legitimismo Nabarro.

2. Estas dos líneas, Borbón-Artois (Francia) y Borbón (Carlista) se "fusionan por matrimonio" entre Carlos de Borbón y Austria Este (Carlos VII) y Margarita de Borbón Parma (sobrina primogénita de Enrique de Artois) y tienen una hija : Blanca de Borbón casada con Leopoldo Salvador de Habsburgo dando lugar a la actual Dinastía Navarra.

Que irónico es el destino! Qué gran sarcasmo! : Francia y España se quedan sin Rey Legítimo...pero para nuestra Navarra en CUMPLIMIENTO ESTRICTO DE SUS LEYES se proporciona un HEREDERO HÁBIL en la figura de los hijos de Blanca de Borbón y Leopoldo de Habsburgo. Incluso concurren en estos herederos los Derechos del mal llamado "Reino de Navarra en Francia" con los Derechos del mal llamado "Reino de Navarra en España".

En resumen.

Respecto a esta "Tesis de las Dos Dinastías Carlistas", más que la existencia de un Heredero a la Corona u otra, satisface comprobar el cómo por fin se constata la Estatalidad de Nabarra, con sus propias Leyes y Fueros y el cómo nuestro propio Derecho es suficiente por sí mismo para-contra el Derecho Español, incluso de manera independiente de la forma que tome el Estado en sí, República o Monarquía).

4 comentarios:

mkmhako dijo...

Dos puntualizaciones importantes:

1. La deslegitimación de la Casa de Habsburgo a través del Tratado de Utrecht sólo tiene sentido aplicándose al Jefe de la Casa de Habsburgo (Carlos de Habsburgo-Lorena) en tanto que éste reclamara la Corona de España.

Iñaki Anasagasti no dice ésto,todo lo contrario, en su tesis defiende la sucesión a la Corona Navarra en la persona de Blanca de Borbón. Y ésto es del todo correcto, pues la Leyes de Sucesión a la Corona Navarra dictan ésto.

Desde un punto de vista histórico, político, y de las Leyes de la Corona Navarra lo que sostiene Anasagasti es incuestionable.

2. El acto del Duque de Parma ha sido un auténtico fraude. Aquellos que juraban los Fueros de Navarra lo hacían en tanto Reyes de Navarra, no como Duques de Parma o de Madrid, por mucho que tuvieran este título en el extranjero.

¿A qué obedece ésto? A dos causas: Primero a no querer enfrentarse al Jefe de Estado Español, titulándose como Rey de Navarra y segundo a una absoluta ignorancia de la Historia Navarra y del carlismo.

Por si fuera poco, en posteror entravista a Diario de Noticias, el Duque de Parma ni siquiera a denunciado la okupación. Vergonzoso.

Queda patente una vez más, que hoy por hoy, la única vía en Navarra es una República Soberana.

Saludos.

M. Fernández dijo...

Don Carlos Javier de Borbón juró los FUEROS del Reino de Navarra como legítimo descendiente de la Dinastía Carlista, y con eso ya basta para aceptar como válido el Juramento realizado por él. Afirmar que fue un fraude porque introdujo en él los títulos italianos es querer rizar el rizo y obstaculizar en lo esencial del objetivo propuesto ya que Don Carlos Javier de Borbón es el Legítimo Rey de las Españas, y por tanto también de la Corona de Navarra pese a los argumentos expuestos por Anasagasti. Desde un punto de vista estrictamente dinástico serían aceptables pero la transmisión de la Corona no es sólo dinástica porque hay una serie de leyes seculares históricas de la Corona donde influye también el Tratado de Utrech que usted menciona, y que en su día fue aceptado por las autoridades del Reino de Navarra para aceptar a Felipe V Duque de Anjou como Rey de Navarra, Señor de Vizcaya, etc.
Don Carlos Javier de Borbón con todos estos actos y reclamaciones dinásticas y políticas si se está enfrentando al actual sistema neoliberal capitalista español, que está encumbrado por la Monarquía Parlamentaria de Juan carlos. Este enfrentamiento se está diseñando desde el respeto, y la sutileza política porque lo cortés no quita lo valiente.
Saludos. Y gracias por su comentario.

mkmhako dijo...

Los Tratados de Utrecht (1712/1715) , establecen que una misma persona no podía detentar la Corona de España y la Corona de Francia.

Las Leyes de la Corona Navarra en ningún caso entra en contradicción con esta Tesis. Los tratados de Utrecht fueron concebidos para contrarestar el Imperarialismo Español y el Imperialismo Francés. El objetivo último era que Carlos VI de Alemania no acaparase todos los territorios que en día ya había acaparado Carlos V de Alemania y I de España.

Por otra parte, el Tratado de Viena (1725) establece que la "Renuncia de Carlos VI (Carlos de Habsburgo) y sus herederos a la corona española y sus posesiones, otorgadas a Felipe V según el tratado de Utrecht de 1713"

Ningún descendiente de Blanca de Borbón, legítima heredera de la la Corona de Navarra, es heredero de Carlos VI, descendiente sí, pero heredero no. El heredero de Carlos de Habsburgo ( Carlos VI de Alemania) es actualmente Carlos de Habsburgo-Lorena, hijo de la Oto de Habsburgo y la Zita de Biorbón Parma, pariente lejano de don Domingo de Habsburgo, quien actualmente según las Leyes de Nabarra sería el legítimo heredero.

Que los Habsburgos decendientes de Doña Blanca, sean herederos de la Corona Navarra y no de la Española, no tienen que ver absolutamente nada con los Tratados de Utrecht y de Viena,, por tres razones:

1. En ningún momento se postula la herencia de los los descendientes Habsburgo de Blanca de Borbón a la Corona Española, sino la Corona Navarra.

2.Los descendientes de Blanca de Borbón, Habsburgos pero no herederos de Carlos VI, no tienen ningún derecho a la Corona Española, porque la Corona España con su Ley Sálica establece que se deben extinguir todas las lineas Borbón: Dos Sicilias, Parma.....

3.Los descendientes de Blanca de Borbón, Habsburgos, tienen derecho a la Corona Navarra, por ser los primeros descendientes de Carlos VII (Carlos de Habsburgo y Austria Este). Esta herencia no vulnera ningún Tratado Internacional, ni de Utrecht ni de Viena. Ni siquiera las Leyes tradicionales de la Corona Española que directamente no trata la sucesión a la Corona Navarra que se trata de una Corona Separada, hasta la abolición del Reino en 1841.

M. Fernández dijo...

De nuevo le agradezco su participación. Quisiera decirle que si lo tienen tan claro, busquen al heredero y convénzanle que es el rey de Navarra, y que vaya a Navarra y jure los Fueros. De momento la partida ya se la lleva ganada Don Carlos Javier de Borbón, y la realidad es la que manda, lo demás son debates teóricos de genealogía dinástica, que si no tienen efecto en la práctica, con todos los respetos, no sirven para nada. En cualquier caso me quedo por enterado y le vuelvo agradecer su participación.