viernes, 20 de abril de 2012

CAYO LARA: "¿Y SI EL JEFE DEL ESTADO SALE TONTO?"

Si sale tonto. Este es uno de los argumentos más antiguos y falaces para desautorizar la institución de la monarquía. 

Para el Carlismo y siguiendo su "libro rojo" del Esquema Doctrinal de los años 70, decía: 

"La Monarquía es el sistema político creado por el pueblo para defenderse contra los abusos de los poderosos, de ahí que la principal misión del Rey es hacer justicia".

¿Qué tiene la Monarquía para que el pueblo haya visto en ella una garantía de la justicia?: La forma de sucesión, pues al estar basada en la legitimidad familiar hace que el Rey deba su poder a todo el pueblo, no a un grupo poderoso. En cambio, en los sistemas colectivos es siempre el grupo más fuerte, o el más hábil el que designa el gobernante".

¿Qué fuerza tienen entonces los argumentos antimonárquicos de "por qué ha de gobernar el hijo" o "si el heredero es tonto"?

"Son alegatos burgueses que quieren ocultar que el que suceda precisamente el hijo es garantía del pueblo frente a los poderosos y que si el heredero es "tonto" no gobierna, como ya ha ocurrido en la historia, y el derecho pasa al designio en la Ley de Sucesión, fijada con intervención del pueblo". Entonces, ¿el Rey, reina y gobierna?: "Claro; si sólo reinase sería una figura decorativa, y de lo que se trata es de que administre justicia".

Cuando los carlistas escribieron el "Esquema Doctrinal" durante los años 70 pensaron que el monarca legítimo por aquel entonces S.M.C. Don Carlos Hugo de Borbón, debía presidir el Alto Tribunal de Justicia, o lo que hoy sería el Tribunal Supremo, y tenido en cuenta como última instancia judicial por la que la monarquía jugaría un papel efectivo, en lugar de vincular al rey al poder ejecutivo, como señalaba la burguesía liberal en sus constituciones.

El señor Cayo Lara, a quien respeto, realiza las críticas pertinentes a la actual monarquía capitalista de Juan Carlos, criticas que en su mayoría comparto, sin embargo pretenden el objetivo de instaurar la III República, y esto no significaría garantía social, porque sería una republica capitalista, como las del resto de Europa o los EEUU, señalando que al presidente de la república lo eligen los poderes fácticos y mediáticos, instrumentos de la plutocracia capitalista y los grupos oligárquicos, que lideran las multinacionales y la Banca, así pues rechazo profundamente la idea de la república, al menos que esta sea confederal y socialista, y dudo que lo sea en función del presidente que ocupe su lugar, que puede ser de cualquier corriente ideológica. La monarquía, como institución, tiene sus cauces internos para llamar al orden al Rey, y más, si fuera una institución transparente y la persona real y su familia estuvieran sujetos a responsabilidad. Dejar claro que Juan Carlos es el heredero del dictador Franco, quien lo puso en el Trono, cuando el legítimo sucesor de la Dinastía Borbónica en ocuparlo es S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón, Rey de las Españas.