martes, 20 de marzo de 2012

LA FALACIA LIBERAL DE LA CONSTITUCIÓN BURGUESA: "LA PEPA Y LAS DEMÁS"


Fue instrumento de la burguesía capitalista, apar que através de las medidas liberales, reconocer la propiedad absoluta de la tierra, el suelo y los bienes en general a la burguesía, que ya era dueña de los medios de producción, se adueñaba además de los recursos económicos de la sociead.
Ello significaba que los nuevos ricos y los propietarios latifundistas podían disponer de sus bienes como les viniera en gana, pues es estado burgués al desamortizarlos, quedaban a merced del mejor postor, y así las tierras de la Iglesia y del Campesinado, es decir las de los Municipios, quedaban sujetas a la ley de la oferta y la demanda y al equilibrio capitalista de mercado. Numerosas capas de labriegos y campesinos quedaron desprotegidos y despojados de sus tierras, que significaban sustento y vivienda al ser "propietarios de hecho", tanto de la tierra que trabajaban, como de los hogares donde vivían.
Al llegar el constitucionalismo liberal burgués capitalista, al convertirse España en "moderna e ilustrada", significó un auténtico drama social que todos callan y nadie señala. Y hay que decirlo, que los partidarios del Antiguo Régimen, entre ellos las masas realistas, partidarias de la Corona Legitimista y el poder soberano del Rey, señalaron esta consecuencia derivada de las políticas económicas de los liberales conservadores. Al mismo tiempo que eran liberales para apropiarse de bienes y tierras que no les correspondía a través de la nacionalización y posterior venta asignada al mejor postor, seguía con que era el mejor postor y sus herederos los más conservadores burgueses que formaron las filas del moderantismo y el conservadurismo derechista burgués que hoy serían sus herederos entre otros los señores del Partido Popular, que tanto reclaman su PEPA, su degeneración burguesa capitalista.
Decíamos que los campesinos perdieron su tierra, vivienda y sustento, y por ello serían partidarios muchos de ellos por restaurar el Antiguo Régimen en las Españas bajo el paraguas de la monarquía absoluta frente al liberalismo económico capitalista de la burguesía constitucionalista.
El desmantelamiento del "Estado Monárquico Absolutista" fue presidido por la burguesía capitalista en connivencia con la aristocracia latifundista que pasaban a ser propietarios absolutos de las tierrasde sus antiguos señoríos territoriales y jurisdicionales, ya que el nuevo estado burgués constitucionalista inspirado por la constitución de 1812 permitiría que los campesinos y labriegos dejaran de ser "propietarios de hecho" de la tierra y vivienda, dejando de ser subditos, ya que pasaban a ser ciudadanos, con la consecuencia económica-laboral que eran automáticamente despedidos de sus casas y sus trabajos si el noble de turno decidía poner fin a cientos de años de época feudal, en el sentido que numerosos campesinos se viero forzados a abandonar sus hogares ancestrales para ir a trabajar a las industrias de la burguesía capitalista en las ciudades. Era un proceso que la burguesía capitalista había estudiado para despoblar el mundo rural, pues durante el Antiguo Régimen los señores feudales no podían comprar y vender sus tierras y parcelas en el sentido que estaban vinculadas, amortizadas a su apellido familiar, con lo cual la herencia feudal no le pertenecía, pues el heredero, era simplemente un eslabón de la cadena y tenía el deber y misión por la Ley de Mayorazgos de los Reyes Católicos, de conservar intacto el patrimonio tal cual lo había heredado, acrecentándolo a través de enlaces matrimoniales. Esta situación impedía que la aristocracia española pudiera tener liquidez o dinero en efectivo, y muchas veces era posible ver tejados y muros de castillos y palacios en malas condiciones, ya que no tenían dinero para reparar los desperfectos, debido a esa ley anterior que mantenía la amortización de lo que los liberales y su burguesía capitalista llamarían: "bienes nacionales".
El desmantelamiento del "Estado Monárquico Absolutista" por parte de la burguesía capitalista y la aristocracia latifundista se hace de espaldas completa al campesinado español, que dependiendo de las zonas territoriales donde viva percibirá la amenaza de la revolución burguesa. Aquel campesinado que vivía en las zonas donde tenía mayor implantación el minifundio y además existía vigencia del régimen foral, veía mucho más amenazado el sistema de democracia localista y particularista de la aldea en que vivía, pues las decisiones democráticas las tomaban los vecinos por ejemplo bajo el árbol de Guernica. Lo que se les venía a imponer desde las Cortes de Cadiz era una Constitución Burguesa centralista y uniformista que escupía sobre las libertades tradicionales y locales de la democracia de aldea, y además las supuestas garantías constitucionales burguesas de "libertad de prensa" o "división de poderes" o "ser ciudadanos en lugar de subditos o vasallos" venía falseado por el mismo sistema económico que vendrían a imponer: el sistema económico capitalista; ya que el poder del dinero era y es un poder fáctico y mediático que burla la libertad de prensa, y cualquier otra, ya que constituye de facto la "libertad del que tiene dinero frente al que no tiene"; con lo cual las garantías cosntitucionales únicamnet eran burguesas y capitalistas, y daban la espalda al pueblo y concretamente al campesinado que asumió su rol político dentro del Partido Carlista, anteriormente Partido Realista. ¿Por qué? Porque la institución de la Corona podía ser la garantía social de quienes no tenían voz ni voto en la elaboración constitucional, y en el parlamento burgués, hoy congreso de los diputados. La Corona era una cortapisa, una traba feudal para la burguesía capitalista, y ésta comprendió que podía ganarse la confianza del Rey Fernando VII, rey que les había perseguido, pero que al final de su reinado comprendió que su hija la princesa Isabel, futura "Isabel II de España" si quería ser reina, necesitaria el apoyo de dicha burguesía capitalista a la que los realistas llamaban masones y alquimistas, porque sus "milagros" para obtener dinero para la maltrecha Hacienda Pública Estatal consistía en vender todo "lo público" como ahora hace el Partido Popular y la derecha española. Son especialistas en poner a la venta lo que es de todos, lo que es de la rex-publica. Entonces fue, cuando en aquel momento, la monarquía tradicionalista deja de ser y se convierte en una monarquía constitucionalista, más bien burguesa y capitalista a las claras, porque ninguno de los partidos políticos del liberalismo burgués va a poner en tela de juicio el sistema económico capitalista, sólo los futuros Carlistas, que como voluntarios realistas ya se habían sublevado en Catalunya como malcontentos y agraviados por las desamortizaciones o privatizaciones de tierras que habían pasado a manos privadas en connivencia de la propia monarquía de Fernando VII y de la burguesía capitalista que comenzaba a copar los puestos de la administración.

En este reparto del desmantelamiento del sistema de Antiguo Régimen los campesinos y labradores saldrán mal parados y ello les hace tomar partido por la Causa Realista del Infante Don Carlos María Isidro de Borbón, futuro Carlos V de las Españas, tio de Isabel "II", y por tanto hermano del difunto Fernando VII (el rey Felón porque traicionó a todos).

Se nos pretende vender la Constitución de 1812 y todas las siguientes como algo maravilloso y fantastico, sin tan siquiera señalar las consecuencias negativas y perversas que tuvieron dichas constituciones burguesas, y aqunque algunos de sus puntos fuesen buenos, jamás se cumplirian por el falseamiento del origen del sistema. Un sistema que nace falseado por el mismo sistema capitalista que sostiene, no puede decirnos que sostiene por ejemplo la libertad de prensa, o la independencia de poderes cuando las mismas dependen del poder del dinero. Por tanto los límites a ese poder, quedaron desbordados y destruídos, y la propia institución de la monarquía, antiguo baluarte de los oprimidos, en la misión del rey de hacer justicia, y ser el alto magistrado de los reinos, señoríos y principados de las Españas, pasó a ser una simple figura, un rey títere y fantoche manejado por las burguesías de turno y los dictadores.

Burguesías ennoblecidas y aristocracias aburguesadas fueron cómplices más la Iglesia Jerárquica del desmantelamiento del sistema de Antiguo Régimen. El "Estado Monarquico Abasolutista" tenía unas "garantías sociales" derivadas de los derechos feudales. La existencia de tribunales locales, de la Mesta, de los Gremios, de la intervención pública y municipal sobre los precios y la economía dejaban muy patente que la monarquía hispánica intervenía sobre la economía, y que los liberales y su burguesía financiera y capitalista lo que querían era hacer desaparecer la intervención del estado monárquico en la economía. Un ejemplo es que aquella vinculación de los bienes, aquella amortización del suelo, de la tierra y los bienes inmuebles eran una traba feudal para la burguesía capitalista que combatía la ley de Mayorazgos, ya que la misma proyectaba articular un mercado nacional y buscaba la especialización productiva basada en el monocultivo productivo y no en la diversificación productiva. Es como ahora, para esa misma burguesía capitalista los derechos sociales y laborales conseguidos, son una traba social a destruir, e igual que destruyeron el poder de los Gremios en el pasado o las amortizaciones, ahora tratan de destruir de nuevo, lo público, lo que es de todos; siendo la excusa los recortes para la viabilidad del sistema y estado de bienestar, lo mismo dijeron sus alquimistas antepasados, y las mismas soluciones dieron para hacer frente a la crisis de la Hacienda pública, favoreciendo el dejar hacer de jar pasar, instituyendo el sistema económico capitalista, que es el origen de todo mal.

¡¡¡ABAJO LA CONSTITUCIÓN BURGUESA!!!
¡¡¡VIVAN LOS FUEROS Y EL REY LEGÍTIMO DON CARLOS JAVIER DE BORBÓN!!!

No hay comentarios: