domingo, 20 de marzo de 2011

INTERVENCIÓN MILITAR EN LIBIA: ESPAÑA ENTRA EN GUERRA CONTRA LIBIA

Los dirigentes de los países occidentales como Nicolás Sarcozi, Cameron, Obama o Zapatero se congratulan sobre el resultado de la resolución de Naciones Unidas en cuanto a la Intervención militar de exclusión aerea en Libia. Lo curioso de todo es la hipocresía de José Luís Rodriguez Zapatero, llamado en su día "Pancartero", un individuo vinculado al "No a la Guerra" que no ha sido capaz de hacer una mínima crítica: ni a la lentitud resolutoria de Naciones Unidas, ni de reunir al Congreso de los Diputados para obtener mínimamente la legitimidad interna que requiere este asunto, ni de consultar la voz del pueblo, la voz de la calle, muy utilizada en sus años de oposición; ha demostrado ser un falso, mentiroso, cínico e hipócrita. En un sistema parlamentario la última palabra la tiene la dictadura partidocrática, expresada por el partido mayoritario que ejerce el gobierno, mientras que en un sistema democrático el parlamento es una institución más, pero no tiene la última palabra, sino que atendiendo al consenso con el resto de instituciones como la Corona, y al proceso de referendum vinculante, atiende en última instancia a la reivindicación popular expresada democraticamente. Hoy día, en este sentido, España es una dictadura partidocrática, donde al pueblo español, ni se le consulta, ni se le tiene en cuenta, porque se le prefiere mantener en la más absoluta ignorancia.


A Libia también han llegado las olas de protesta contra el régimen autocrático de Gadafi. Este sátrapa dictador, en lugar de tratar las reivindicaciones sociales con respeto y equidad, se ha dedicado a lanzar misiles contra parte de su propia población. Los rebeldes, contrarios a Gadafi, enarbolaron la antigua bandera monárquica del reino unido de Libia. La rebelión se había extendido prácticamente por todo el país, sin apenas respuesta por parte de los seguidores Gadafistas. Sin embargo, durante los días sucesivos, la situación en Libia se tornó en verdadera guerra civil, azotada por el propio Gadafi y sus partidarios, de manera que el país se dividió en dos zonas a grandes rasgos. El oeste con Trípoli, partidaria más o menos de Gadafi, y Bengasi en el este, partidaria de la rebelión.

No ha quedado muy claro de donde ha salido el bando rebelde y de donde obtiene los recursos: alimentos, etc, pero si es cierto que Gadafi se ha deslegitimado con sus actuaciones criminales contra parte de la población Libia.


En principio, el Gobierno del PSOE trató de pasar también por encima de la legalidad internacional, si hubiese salido una resolución de Naciones Unidas contraria a la intervención militar. Y quedó muy plasmado, por los aires militares de grandeza de la ministra Carme Chacón, partidaria de dicha intervención, demostrando ardor guerrero.

El apoyo de la legalidad internacional de Naciones Unidas contra el régimen gadafista llega un tanto tarde; cuando ya casi Gadafi controlaba la mayor parte del país. Sin embargo la puesta en marcha de la exclusión aerea significará un recrudecimiento de la guerra y de la anarquía en el país, muy lejos de la paz perseguida por Naciones Unidas y los propios Libios.

El hecho de aniquilar la aviación y los carros blindados gadafistas, no significa terminar la guerra, porque los partidarios de Gadafi y los rebeldes deberán pelear calle por calle, manzana por manzana, barrio por barrio en cada una de las ciudades libias, donde hay detractores y simpatizantes de cada bando. La exclusión aerea seguramente alimentará la inestabilidad en la zona, y ya veremos si consigue los objetivos de democratización del país, pues no lo hemos conseguido en realidad en Occidente, porque vamos a ver!!! ¿A mi me han preguntado a través de un plebiscito si considero necesario o no enviar los Aviones de guerra F18 Españoles a la zona del conflicto? ¿Nos han preguntado a través de un referendum, si la población española estamos a favor de la intervención militar? ¿por qué nos tratan como a borregos? ¿Acaso el dinero de nuestros impuestos no va destinado también al presupuesto militar? ¿por qué es más importante quedar bien con los Aliados de la OTAN y la ONU pasando por encima de nuestros derechos democráticos para decidir nuestra presencia militar en la zona?


Por otro lado deberían agilizarse los trámites y reuniones del Consejo de Seguridad de la ONU, porque han tardado mucho tiempo en pronunciarse, cuando ya practicamente la guerra estaba ganada por Gadafi, quien se jactaba diciendo que entraría como Franco en Madrid: ¿Es este el lider de izquierdas, socialista, panarabista heredero de la revolución izquierdista que tuvo lugar en Libia destronando la antigua monarquía títere de Gran Bretaña y Francia, que quieren volver a restaurar? ¿Es acaso una guerra, que obedece su inmediatez a causas económicas de petroleo y gas, en comparación con otros conflictos lamentables que estan teniendo lugar como en el Emirato de Barhein donde también la población Chiita exige reivindicaciones sociales, y que ha sido abortada por tropas saudíes, aliadas de los EEUU?


No digo que Gadafi no se merezca la deposición política e incluso el exilio por actuar como ha actuado criminalmente contra parte de la población Libia, pero hay que destacar la hipocresía occidental, porque países como España, Francia o Gran Bretaña le han vendido armamento al sátrapa que tanto ahora aborrecen. Incluso su hijo y el mismo Gadafi tenían en Londres una "casita" y gozaban de un cierto prestigio social.


Insisto, hemos vuelto al despotismo ilustrado de Federico II el Grande Rey de Prusia. Ya no sólo es la famosa frase de "Todo para el Pueblo pero sin el pueblo", donde las decisiones sociales, o las opiniones sociales de la población española no se tienen en cuenta a través de ningún plebiscito, porque de otro modo el sistema de monarquía parlamentaria tampoco permite que los hipotéticos referendos sean vinculantes, porque todo lo decide el parlamento que está controlado por el Partido del Gobierno Socialista en este caso, y que fue elegido en su día para que nos gobierne dictatorialmente durante 4 años, hasta llegado el momento de las elecciones. Pero, es que además la famosa frase de Federico II el Grande era la siguiente: "Que el pueblo no sepa nunca cuando estamos en guerra". Esta última frase dice mucho, porque el actual "Reino de España" ha entrado en guerra contra el gobierno legal de la Libia de Gadafi. Esto es una realidad aunque lo intenten negar y rechazar. Estamos en guerra y no lo hemos decidido, no se nos ha consultado, ni siquiera el Parlamento Español se ha reunido, y si se reune para tomar una decisión, la decisión ya está tomada de antemano por este gobierno, y Juan Carlos, el Jefe Legal del Estado, tampoco se ha hecho eco declarando la guerra, Juan Carlos, nunca dice nada, solo tonterías. Se ha vulnerado hasta la propia Constitución Española de 1978, que tanto dicen defender estos constitucionalistas de pacotilla, se han pasado por el pie todos los pasos y requisitos que deben cumplirse para poder estar al lado de nuestros "hipocritas aliados de la ONU". ¿Pero no se suponía que este Zapatero iba a revitalizar las instituciones democráticas? ¿No dijo una vez ZP que primero reuniría al Parlamento para que en consecuencia tomaran sus miembros una decisión y que posteriormente se actuaría de acuerdo a esa decisión? ¡¡¡El proceso finalmente ha sido al contrario!!! Primero se han sacado los aviones de Guerra, y se han puesto nuestras bases militares a disposición de la "Alianza Hipócrita", y posteriormente decidirá reunirse el Parlamento para tomar una decisión ya realizada de antemano. ¡¡¡Vamos ni en el Antiguo Régimen!!!


Añadir que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que es lo que viene a ser el heredero de la antigua Sociedad de Naciones, tiene inconvenientes agudos. Primeramente hay sólo 15 sillas para los representantes que tienen obción al voto. Y de esas 15 sillas, 4 o 5 pertenecen a los países que ganaron la II Guerra Mundial. Es decir EEUU, Francia, Gran Bretaña, Rusia y China, tienen el sillón permanente, y pueden tomar las decisiones que les de la gana. España por ejemplo no está, porque no es miembro permamente de ese consejo de seguridad que dice representar a todas las Naciones Unidas, excluyendo a todas las Naciones Unidas. Pero es que además estos miembros permanentes pueden vetar cualquier propuesta de resolución, aunque la inmensa mayoría esté a favor de una resolución favorable a la exclusión aerea. Aquí lo que ha pasado es que China y Rusia no se han negado a la propuesta de resolución Franco-Británica por la persuasión del ministro Alan Jupé. Otra casa hubiera ocurrido si los interlocutores diplomáticos hubiesen sido anglosajones y distinto su contenido respaldando el desembarco de tropas de la Alianza Atlántica; seguramente China y Rusia se hubiesen negado a suscribirlo.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas debe cambiar inmediatamente, eliminando el derecho de veto de esos países "privilegiados" que se tienen por dueños del mundo, y por otro lado deben de dar cabida inmediata a todas las representaciones de todos los países del mundo. Porque no me vale 15 sillas donde dicen estar representados todos los países del mundo para tomar decisiones de seguridad y guerra, que nos conciernen a todos.

lunes, 14 de marzo de 2011

CATÁSTROFE NUCLEAR EN JAPÓN PROVOCADA POR UN TERREMOTO Y UN TSUNAMI: ¡¡¡NO A LAS NUCLEARES!!!

NO A LA ENERGÍA NUCLEAR


La energía nuclear sólo sirve para alimentar la rueda capitalista del enriquecimiento lucrativo financiero de las grandes empresas y las multinacionales. Hace a los ciudadanos insconscientes al creer que es una energía "limpia" y "barata", hasta cuando ocurre un catastrofe nuclear, poniendo en evidencia las emanaciones tóxicas radiactivas o simplemente, aunque no exista catastrofe, evidencia una fuerte problemática en el tratamiento de residuos nucleares, que tardan más de 24.000 años en reciclarse, en ser asumidos por la naturaleza. La inconsciencia de los ciudadanos está basada en el despilfarro de recursos energéticos, y en la sociedad ultracapitalista, y utramaterialista de consumo. Hablar de austeridad energética, de renuncia a la sociedad de consumo, de soberanía energética, o de cortes en la luz o el agua, hace a la gente vulgar, pensar que solicitamos una sociedad tercermundista o cavernaria, cuando de lo que se trata aquí es de hacer consciente al mundo entero sobre la necesidad de renunciar a esta sociedad consumista de "bienestar". Este mal llamado "bienestar" que viene de un falso progreso, que en realidad significa retroceso, porque pone en serio peligro a la Vida en el Planeta Tierra, en particular la vida del Ser Humano. ¡¡¡Pero nosotros a lo nuestro!!!! ¡¡¡¡A seguir gastando y consumiendo!!!!! Los políticos no quieren debate nuclear en caliente, porque la sociedad entera diría que NO A LAS NUCLEARES.

Ante todo mi solidaridad para con todo el pueblo Japonés que lo está pasando realmente mal, pero ha sido verdaderamente impactante y asombroso los acontecimientos catastróficos de origen natural que estamos viviendo, sobretodo en Japón. No ha sido el primero, ni será el último lamentablemente.

Los movimientos de las placas tectónicas que están continuamente cambiando la corteza terrestre, ha provocado un fuerte terremoto en Japón el viernes 11/03/2011.

El Imperio del Sol Naciente se ha visto sacudido, no sólo por un terremoto, sino por la consecuencia natural derivada del mismo, reflejada por el tsunami, que se ha llevado vidas, hogares,... por delante.

Lo que parece increíble es que siendo la población Nipona contraria a la Energía Nuclear, por consecuencia de los sufrimientos de la bomba atómica, tengan sin embargo, construídas y en pleno rendimiento centrales nucleares en zonas donde existe verdadero peligro de catastrofe nuclear, debido a los brutales movimientos sísmicos que sufre el suelo nipón.


Los Japoneses como los Chilenos y como muchos otros pueblos del mundo no se merecen semejantes catastrofes naturales. Pero ante tales catastrofes el ser humano solo puede encomendarse a Dios. Así como el combio climático lo podemos modificar cambiando nuestro comportamiento y necesidades humanas previendo un desarrollo ecológico sostenible, que tenga en verdadera consideración el ahorro efectivo energético, siendo austeros en el consumo de recursos naturales, limitando el crecimiento y el consumo, reduciéndolo incluso a cero; ante los movimientos sismicos únicamente podemos realizar una política seria de prevención. Prevención en las normativas y formas de construcción, porque pongo en duda que en España, las zonas de peligro sísmico tengan edificios y construcciones tan efectivas como las Japonesas, teniendo en cuenta que el riesgo de escala sísmica es distinta.


En cuanto a la prevención, que comentaba, no podemos tolerar un debate serio energético que nos haga tragar a toda la sociedad con la aceptación obligada y casi sectaria de pretender utilizar y ampliar la energía de fisión nuclear de las Centrales Nucleares.

La lección que debemos de sacar de Japón es que no es posible construir Centrales Nucleares (de Fisión) en sitios y lugares donde existe peligro sísmico, y por tanto peligro de catastrofe, no sólo natural por terremotos y tsunamis, sino como añadidura además contaminación radiactiva nuclear, que afecta directamente al ser humano, a parte del riesgo de tener un nuevo Chernobil.

Pero el debate nuclear se ha vuelto a imponer en Europa y en el mundo occidental porque nuestra sociedad no es capaz de formularse formas de vida alternativas a las que tenemos actualmente y que representa el capitalismo globalizante burgués materialista y egoísta.


¿Por qué? Porque queremos seguir despilfarrando recursos y no queremos ahorra energía. Y esto es lamentable e irresponsable en una sociedad considerada minimamente letrada y consciente. La realidad nos demuestra otra cosa, es decir, la sociedad es iletrada e inconsciente y está secuestrada por el consumismo, el materialismo superfluo y el egoísmo capitalista burgués; con lo cual los individuos sostienen que tienen derecho a seguir contaminando, a seguir despilfarrando energía, y como la energía nuclear es "barata" de producir, pues tenemos un debate tendencioso y secuestrado por los pronucleares.


En España, la mayoría de los entendidos en energía nuclear y ante el horrible acontecimiento nipón, sostienen que el "problemilla de los reactores se solucionará". Hasta el Jueves día 17/03/2011 no ha comenzado hablarse de catastrofe nuclear similar a la de Chernobil, aunque esta vez se ha tratado de 4 reactores nucleares. El problema, como siempre ha sido la incapacidad del sistema por enfriar el material contenido en los sarcófagos, dando lugar a un fuerte recalentamiento que ha fundido parte o todo el sistema, provocando explosiones de hidrógeno y con ello emitiendo grandes pérdidas radiactivas, poniendo en riesgo de muerte a los habitantes locales y al mundo en general.




La energía nuclear debería estar prohibida, y al igual que existe la posibilidad de enjuiciar a alguien por crímenes de Lesa Humanidad, en este caso, también sería propicio el hacerlo por Lesa Vida, por poner en serio peligro la vida en la Tierra, y en especial por contribuir a incrementar enfermedades como el Cáncer en el Ser Humano, debido a la radiación nuclear.


Es necesario exigir un auténtico debate nuclear, y con más razón de peso el hacerlo en caliente, porque es precisamente cuando la gente se da cuenta del grave peligro que entraña la existencia de las centrales nucleares en el mundo. Porque una catastrofe local significa a posteriori que todos los seres que habitamos la Tierra somos víctimas de dicha catastrofe, porque los gases radiactivos emanan a la atmosfera formando una nube radiactiva.




A los defensores del sistema capitalista no les interesa prescindir de la energía nuclear, porque ello significaría producir menos, ya que habría menos energía, y por tanto obtenedrían pérdidas económicas basadas en el dinero, en capital financiero.


Pero quienes pensamos que así, el rumbo que lleva la Humanidad y sus gobiernos capitalistas internacionales, no vamos bien, tratamos de concienciar a la población mundial para que rechace frontalmente la energía nuclear. Pero los defensores de la misma nos amenazan y nos rechazan diciendo dos cuestiones básicas: si renunciamos a la energía nuclear entonces la alternativa será cortar imperiosamente la luz durante dos o tres horas al día o incluso más, y ello redundaría en un perjuicio sobre el "bienestar" de la población. Los muy cobardes esgrimen el bienestar de la población para defender la necesidad y plena vigencia de la energía nuclear, pero cuando hay, como ahora una catastrofe nuclear, entonces nos dicen que no es bueno un debate en caliente. ¿Por qué? Pues porque muchosciudadanos nos damos cuenta de lo que significa dicha energía "limpia" y "barata" como es la energía nuclear, cuando no hay catastrofe, ni riesgo de mal funcionamiento. Pero es que el ser humano se considera a si mismo perfecto, cuando considera que no existen riesgos de catastrofe, y que si existieran "hipotéticamente" entonces será facil afrontar el problema. ¡Claro que si! como ahora lo afrontan los Japoneses.


Los seres humanos nos tenemos que dar cuenta que no podemos tolerar semejantes catástrofes por el simple caprichito de querer tener luz a todas horas del día, con lo que todo ello conlleva. Tratar de explicarles a todos aquellos que nos tachan de retrógrados cavernícolas, el hecho que no necesitamos de la energía nuclear, que hay que cambiar de modelo económico urgentemente. Un modelo económico Ecologista y Socialista, pero de verdad, no las memeces de la progresía liberal capitalista, que primero renuncia al Marxismo, y después acepta la Energía Nuclear y las Bases militares que tiene la OTAN en España.




Ahora, poco a poco comienza a hablarse de soberanía alimentaria, para garantizar la dignidad alimentaria a la población local mundial. Para que todos los seres humanos puedan estar minimamente y dignamente alimentados, para que las multinancionales y grandes empresas agrotóxicas no jueguen con los derechos de todos los seres humanos a poder alimentarse dignamente respetando la naturaleza y a los animales, en el sentido que no cabe en la cabeza que se utilice la tierra para biocombustibles, para soja y maiz transgénico, mientras la población mundial se muere de hambre. Que no es posible que las multinacionales agrotóxicas hagan negocio patentando las semillas que las familias campesinas en todo el mundo han estado utilizando conforme a los usos tradicionales, heredando de padres a hijos los secretos y valores de la tierra. Que no es aceptable la manipulación genética de las semillas para infertilizarlas. Que hay que impedir a toda costa que las grandes empresas se hagan dueñas de los huertos comunales y las pequeñas propiedades agrarias, que tratan una y otra vez de boicotear para que sus dueños terminen por desprenderse de ellas, terminando la tierra al servicio no de la dignidad y los derechos de la humanidad, sino al servicio de una minoría capitalista, que hace negocio con todo lo que pilla a su paso.




En este sentido habría que reinventar un concepto, no sólo el de soberanía alimentaria, sino el de todas las soberanías posibles que dignifiquen al ser humano. Y en este caso sería la soberanía energética. No tiene sentido el liberalismo capitalista que proyecta el comercio de los recursos naturales mediante la globalización. Sino todo lo contrario; donde la soberanía energética, alimentaria, etc sea un hecho democratico para todos los pueblos del mundo que están situados en su ámbito local y territorial, pues es allí mismo donde legítimamente desarrollarán todos estos conceptos expuestos.


España podría perfectamente llevar a cabo un proceso de soberanía energética, porque parte de la energía la vendemos al norte de África, y va a parar a Marruecos, y al mismo tiempo compramos energía a Francia.


El neoliberalismo económico es un error porque potencia el comercio de los recursos locales por todo el mundo, con lo que conlleva: polución, contaminación producida por los transportes (bienes producidos en un sitio, deben servir para alimentar a población que vive en otro lugar; esta es una de las grandes contradicciones de la globalización, porque esto es ineficiente e insostenible tanto en sentido ecológico, como económico); y hace que el territorio local se vea desprovisto de sus productos, o de una variedad de los mismos, porque se pasa a la especialización productiva del monocultivo, para pasar después a la deslocalización de las empresas con la ruina para el empleo y la desaparición de la diversificación productiva local que trata de satisfacer una demanda natural del comercio local tradicional, para favorecer la bestialidad de un crecimiento anormal de la producción de un producto concreto, para satisfacer la demanda mundial agregada, apareciendo así las grandes economías de escala.


Estas economías de escala que fomenta la globalización neoliberal capitalista necesitan de la energía nuclear y petrolífera para producir. Hacen desaparecer los mercados locales tradicionales que satisfacen una demanda natural basada en la autosuficiencia y el autoabastecimiento, que no busca el negocio lucrativo, para pasar al descontrol y al despilfarro energético y de recursos naturales con el objetivo del lucro capitalista.

sábado, 5 de marzo de 2011

LAS DIMENSIONES DE LA LEGITIMIDAD NATURAL,INTRÍNSECA AL SER HUMANO

EL ÁRBOL DE LA TRADICIÓN, SÍMBOLO REPRESENTATIVO DE LA LEY NATURAL
La llamada Ley Natural o preferiblemente Legitimidad Natural es la ley de la naturaleza proveniente de la Creación Cristiana del Mundo a través de Dios. Pero ¿qué es esto de la ley de la naturaleza?

Desde el punto de vista RELIGIOSO, la ley natural explica que el ser humano es producto y resultado de una creación evolutiva divina del propio devenir histórico, desde la creación, existencia y formación del Planeta Tierra, dentro del propio universo. Creacionismo y Evolucionismo no son términos opuestos como quieren justificarnos integristas y anticlericales, porque el ser humano es el resultado y producto de una evolución que tuvo lugar hace miles de años. Sin embargo el universo y su formación, que toda aquella materia y energía se concentrara y estallara así, de la nada, sigue siendo un misterio sin resolver, y es que, resulta extraño, que de la nada, aparezca algo, materia. Detrás de todo aquello esta la Creación Divina, esta Dios. Los diversos condicionantes contextuales que llevo a la formación del caldo biológico o sopa biológica, nos muestra que fue fruto de la obra de la Creación Divina. Que de aquel caldo biológico surgieran los primeros microorganismos y por tanto, la Vida, es un auténtico misterio que se lo debemos a Dios. Así, primero hay una actuación divina encarnada en el Creacionismo y posteriormente, aquello que Dios ha creado se ve sometido a un proceso Evolucionista, que es el devenir de los tiempos, a través de los siglos, que vendrá a expresar el inicio de un tradicionalismo natural conforme a la legitimidad natural o Ley de la Naturaleza.

Desde un punto de vista ECOLÓGICO, la ley natural es aquella que va conforme a la naturaleza, al medio-ambiente, a la ecología, a la biodiversidad y contexto ambiental en el que se mueve el ser humano y el resto de seres vivos. La Ley Natural o Legitimidad Natural esta intrinsecamente unida al ser humano y este al intentar contradecirla, al ponerse frente a ella, se expone a las mayores catastrofes ecológicas y medio-ambientales que terminarían con la existencia y la vida del ser humano. Por tanto la denominada Legitimidad o Ley Natural esta en perfecta consonancia con la conservación a ultranza del ecosistema ecológico, del medio-ambiente, de la naturaleza, de ahí que el tradicionalismo carlista se base en la Ley Natural, para la conservación del medio-ambiente desde el punto de vista estrictamente ECOLÓGICO. Sin ir mas lejos tenemos el dilema del CAMBIO CLIMÁTICO y el CALENTAMIENTO GLOBAL, dos ejemplos de contravenir la LEY NATURAL por parte del ser humano. Al ser el Capitalismo defensor de los intereses de la industria, las finanzas y el comercio, es contrario a la ley Natural de la Tradición ancestral agrícola de la Tierra.

En medio del Creacionismo y del Evolucionismo, el ser humano esta irremediablemente ligado a la naturaleza. Solo, los artificios del industrialismo capitalista y el maquinismo intentó alejarlo de la misma, aliandose en parte a un cientifismo negador de Dios y violador de la Naturaleza.

El estado de naturaleza, del que hablarían los filósofos y pensadores, esta ligada a la historia del ser humano. La ley Natural y su política se basa en la propia naturaleza del hombre, y en el desarrollo y devenir de su propia historia a través de un evolucionismo natural e historicista, en el cual emerge la experiencia humana. El hombre, el ser humano, al estar sujeto a la naturaleza, al depender de ella, del conservacionismo ecológico-ambiental, queda vinculado a la Tierra, como planeta y como factor tierra, de modo que la propia actividad agrícola es la garante de la autosubsistencia humana. Cobra importancia la tierra como herencia consuetudinaria de nuestros antepasados. La tierra no debería comprarse ni venderse, debería estar sujeta a los pequeños propietarios, campesinos, a los municipios, debería poder heredarse, tierras para testar, así se conservarían y se utilizarían fisiocráticamente para abastecer las necesidades alimentarias de la población conforme al desarrollo sostenible ecológico que predica la propia Ley Natural.

Desde un punto de vista MONÁRQUICO, la ley Natural se expresa dentro de la forma de la herencia histórica, y desde la misma forma que los campesinos heredan la tierra, los príncipes heredan la Corona. La experiéncia del devenir de los tiempos así lo ha demostrado, conforme a la tradición histórica. Los hombres deciden de común acuerdo, a través de pacto o convenio constituir una institución común, denominada monarquía, encarnada en la persona del Rey, para que arbitre, modere, intervenga de forma efectiva y ejecutiva, atendiendo a la condición del Principio de Subsidiariedad, en caso necesario actuará subsidiariamente, ya que los hombres tienen una inclinación natural por la sociedad regular y pacífica, de manera que el derecho natural deriva del instinto social, conforme a la idea democrática de diversificar el poder en los grupos y cuerpos intermedios territoriales y sociales, que representan la sociedad, para que estos se regulen autogestionariamente. Por esa razón la monarquía se convierte en la garantía democrática de los derechos autogestionarios de los pueblos, agrupados en los diversos cuerpos intermedios; y al mismo tiempo dicha institución podrá intervenir de forma subsidiaria, tal y como lo hace hoy el Estado Contemporaneo, manteniendo los derechos públicos de todos los ciudadanos.

Cuando se dice, Rey por la Gracia de Dios, significa que el Rey debe su poder de forma general a Dios. ¿Por qué? porque es hijo legítimo de Reyes, descendiente de un linaje histórico de reyes y príncipes, conforme a la ley Natural Secular e Histórica del Legitimismo Dinástico. Esto le proporciona la Legitimidad de Origen, fundamental para la Corona, pero no basta con ello, porque el Rey necesita de la legitimidad de Ejercicio para llevar a cabo sus funciones terrenales como Rey. Por tanto, el Rey lo será por Voluntad del Pueblo, porque el poder político se lo debe al Pueblo, al que representa conforme al PACTO o CONVENIO PUEBLO-DINASTÍA. Este pacto entre el Pueblo y la Corona representa la forma natural y tradicional de una alianza histórica entre el Pueblo y su Rey. Esta explicación le confiere a la Corona y a su representante su indiscutibilidad e independencia. Indiscutibilidad, porque se trata del descendiente legitimo, representante de los derechos históricos y seculares de la Tradición de los diversos pueblos de las Españas, depositario de los derechos históricos de la Corona, en este caso sería Don Carlos Javier de Borbón Parma, atendiendo al devenir histórico de la propia Ley Natural. Resaltaríamos su inviolabilidad de acuerdo y conforme a la legitimidad natural de Origen, heredera de un linaje antiguo, del devenir natural de la historia, de los tiempos. Pero es que la legitimidad de ejercicio también se ve afectada por la Ley Natural al hacer hincapié en que el Pacto PUEBLO-DINASTÍA también procede de un devenir natural de la historia de la Corona Legitimista. El Rey, lo es por la voluntad del Pueblo, no estando sujeto a ningun grupo concreto poderoso, ni a mandarinatos oligárquicos burgueses. Esto reflejaría la independencia natural de la Corona ante cualquier intentento de sur usurpada por los poderosos.

Desde un punto de vista CIVIL, sabemos que la existencia del ser humano es anterior a cualquier Estado, cuerpo intermedio y social. El Ser Humano es una persona que tiene por tanto derechos legítimos naturales inalienables. Él mismo solidifica y crea la institución Familiar Natural y Tradicional, que todos obviamente conocemos porque procedemos de ella. En los DERECHOS HUMANOS quedan bien reflejados los DERECHOS NATURALES DEL HOMBRE como es por ejemplo el Derecho a la Vida, muy defendido por la Ley Natural Cristiana. También, en dichos derechos esta el de Asociación. Las personas y las familias al ser sociales tienden a formar grupos, a asociarse, formando grupos y cuerpos intermedios que representan la sociedad o bien de forma orgánica (derechos profesionales) o bien de forma inorgánica (derechos ideológicos)