miércoles, 6 de abril de 2011

¡¡¡¡NOBLEZA OBLIGA!!!! LA DIPUTACIÓN DEL CONSEJO DE LA GRANDEZA ESTÁ DIVIDIDO


La Diputación Permanente y Consejo de la Grandeza de España es un organismo que debía ser independiente del gobierno y del Estado Español, debía desvincularse del Sistema Capitalista por antiaristocrático y usurero y ser coherente con la Tradición Histórica de los Reynos, Señoríos y Principados de las Españas apoyando prestamente y sin dilación los derechos legítimos al Trono de las Españas de S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón, Rey de las Españas.


Ante el advenimiento de la revolución liberal burguesa del año 1833 en las Españas; la aristocracia apoyó sin reservas dicha revolución, que ponía la propiedad privada de la tierra en manos de quien la podía adquirir, es decir en manos de los capitalistas. Así fue como la alta aristocracia, la de los Grandes de España, traicionaron el Antiguo Régimen, traicionando al Rey Legítimo Don Carlos V de Borbón.


El sistema de Antiguo Régimen garantizaba una propiedad privada relativa, ya que el suelo, la tierra y los bienes inmuebles se podían transmitir, se podían testar, heredar, y había que mantenerlos tal y como se habían heredado para transmitirlos a las generaciones futuras en un proceso intergeneracional. De ahí se desprende el vínculo de las sociedades antiguas por la naturaleza, por lo que hoy llamamos defensa de la Ecología, del medio ambiente. La aristocracia de Antiguo Régimen se diferenciaba del Burgués precisamente en el respeto que la nobleza tenía por la naturaleza y el medio ambiente, cosa que el burgués no tenía, al contemplar en ella posibilidades infinitas de mercantilizarlo todo y hacer negocio capitalista. La mentalidad aristocrática era mas bien quietista o estática frente a la mentalidad dinámica de la burguesía que pondría finalmente al mundo el el filo de la balanza, al borde del abismo, con su afán egoísta, y su sociedad extresante.


Pero la aristocracia traicionó al mundo antiguo, porque se sumó al orden liberal burgués capitalista, ya que vio reconocido en él, la propiedad privada absoluta de sus posesiones, que antes no podían vender, sino transmitir a futuras generaciones, a sus herederos.




El lema de la Aristocracia Española es el de Nobleza Obliga, pero estas palabras cayeron en saco roto hace mucho tiempo, ya que la Aristocracia pasó de ser Estamento o Estado independiente a ser una Clase Burguesa sometida a drede y compinchada a los negocios comerciales y financieros de la vil burguesía. Una parte de la burguesía se aristocratizó comprando títulos nobiliarios inventados por una Monarquía corrupta, la monarquía liberal capitalista, representada en aquel momento por los Cristinos, los Isabelinos y los Alfonsinos, todos ellos partidarios de la saga que finalmente entronizó a Juan Carlos, nuestro jefe legal del Estado Español. Así, cuantos títulos aristocráticos existen hoy herederos de invenciones capitalistas absurdas, que no tienen origen en el honor, la virtud, la verdad, la caballerosidad de los antiguos caballeros del Rey en la época medieval.




La aristocracia se vio beneficiada por el nuevo orden liberal burgués capitalista, que le reconocía una propiedad privada absoluta, así comenzó un proceso de expulsión de los labradores, braceros y agricultores de sus tierras. Tierras que en realidad pertenecían de hecho al campesinado español, porque los campesinos trabajaban la tierra, y vivían en las casas de sus antepasados, situadas en las tierras del señor local de la zona, tierras que eran propiedad de derecho del señor feudal, cuya propiedad privada era relativa y limitada, porque no podía desprenderse de la tierra, el suelo, y los bienes inmuebles a través del mercado, porque no estaban en venta.




La legislación liberal burguesa constitucinalista puso encima de la mesa la desamortización, es decir, la desvinculación de las propiedades de los apellidos, de las familias. Las familias aristocráticas, vieron en esto la posibilidad de vender parte de su patrimonio y enriquecerse con el capitalismo. La burguesía vio en ello la posibilidad de comprar tierras, que parcelaron y pusieron en explotación intensiva expulsando a las familias campesinas de sus casas.




La nobleza española, trató de ir siempre con el bando vencedor en las guerras civiles, y mismamente apoyó la causa borbónica frente a la austracista y maulet, pese a que estaba la aristocracia dividida, con uno de los grandes títulos de Castilla, como el Almirante de Castilla, título que finalmente fue extinto, al considerarlo los borbónicos un traidor a Felipe V, sin querer apreciar, que el Almirante de Castilla era partidario de la Españas y sus Fueros, y no de un absolutismo francés, ya a principios del siglo XVIII. ¡¡¡Y que decir durante las guerras carlistas decimonónicas!!! La aristocracia apoyó al capitalismo y por ello se encuentra como se encuentra.


Los personajes más sonados son miembros de un país de pandereta, complices del capitalismo neoliberal de la monarquía capitalista de Juan Carlos, heredero de Franco. Y así llegamos a la actualidad, porque se creían que iban a tener Corte, y lo que tienen son recortes, e imposiciones del gobierno español.




Porque, la Diputación de la Grandez, organismo aristocrático que reune a casi toda la Nobleza Española no ha conseguido ser una institución independiente del Estado Español, como por ejemplo así lo es el Estamento Nobiliar en Francia. El orden y funcionamiento interno no depende de normas externas al mismo Consejo Nobiliar, porque el Estado, por muy Republicano que sea, no puede interfereir en la forma de funcionamiento Tradicional de la Institución y Organismo que representan.


Pero aquí en España, la aristocracia se ha vinculado mucho al gobierno, y sobretodo desde 1833 hasta la época franquista. Se convirtieron en grandes propietarios y terratenientes, utilizando la misma metodología de explotación que los nuevos ricos burgueses, que parcelaban y sobreexplotaban al campesinado.




A día de hoy, las familias de la aristocracia española se encuentran profundamente divididas, porque parte de la aristocracia quiere de nuevo traicionar a la Tradición Nobiliar, modificando las leyes de sucesión en el seno de las familias, por imposición gubernamental completamente ajena a la tradición histórica. Pero claro, ¿qué hacer después de haber traicionado todo?, ¿que hacer después de haber ayudado al establecimiento del capitalismo liberal burgués en el XIX? ¿que hacer después de haber ayudado a instalar la dictadura franquista? ¿que hacer después de haber permitido la usurpación Juancarlista?. No es posible mantenerse en la negativa a dar un paso más en la traición que la nobleza ha realizado a la Tradición Histórica de las Españas y a su Monarquía Legítima que es la Carlista, aunque no lo quieran ver. Porque aun más grave es ver en ello comportamientos innobles, indecentes, indecorosos, y no podemos reprochar que el resto de los pueblos de las Españas obren como obran, cuando la aristocracia española en general se ha mostrado traidora, todavía más que la vil burguesía. Porque a los capitalistas se les ve venir, son la derecha liberal o reaccionaria, pero el comportamiento de la aristocracia no tiene perdón. No tiene perdón si no se concilian con el carlismo, no tiene perdón si no reconocen a su Rey legítimo que es S.M.C. Don Carlos Javier de Borbón, no tiene perdón si no aceptan la revolución social y económica que el carlismo defiende.




Leo en los periódicos que en el Consejo de la Grandeza hay fuertes peleas en las Casas más Nóbles. Nobleza Obliga a repudiar el Sistema Neoliberal Capitalista. Nobleza Obliga a hacer un mundo más justo y solidario. Nobleza Obliga a renunciar a la propiedad privada absoluta. Nobleza Obliga a proscribir todas las desamortizaciones o privatizaciones de lo Público. Nobleza Obliga a acabar con la Bolsa y con la Deuda Soberana. Nobleza Obliga a luchar por los pobres y menesterosos. Nobleza Obliga a no comulgar con el Capitalismo Neoliberal Burgués. Nobleza Obliga a restaurar la Monarquía Cristiana, Socialista, Democrática y Ecologista. Nobleza Obliga a renunciar a estar en los puestos dirigentes de empresas capitalistas. Nobleza Obliga a todo esto y a mucho más para con la sociedad y contra el capital, porque la Nobleza tiene que hacer honor a la virtud, al honor, la verdad y a la justicia, y no a la putrefación innoble que es el sistema capitalista.


El sábado 12 de Marzo de 2011 leía en El Mundo que "dos días después de la celebración del Consejo de la Grandeza, se anunciaba el viernes 11 de Marzo la salida del hasta ahora tesorero, Alfonso Álvarez de Toledo y Urquijo, marqués de Villanueva de Valdueza; y de la marquesa de Bosch Arés, María Anunciada José de Borbón y de Rojas, que ocupaba el puesto de secretaria en el mismo.


Una decisión importante que tomó el nuevo decano de la institución desde el pasado 23 de Marzo, Alfonso Martínez de Irujo y Fitz-James Stuart, hijo de la duquesa de Alba. Fuentes cercanas a este órgano, dicen sentirse huérfanos, de Juan Carlos, Jefe del Estado, desde la promulgación de la Ley de Sucesión en Títulos y Grandezas, que equipara el derecho de las mujeres al de los varones en las sucesiones a los títulos. Una actuación que ha llevado a muchos a un punto que podría ser de no retorno y que está dañando propfundamente al organismo. Pero el punto más conflictivo es el de la retroactividad de la ley, que ha puesto en marcha más de 250 litigios."




A parte de pretender pedir ayuda a quien no se la puede dar: Juan Carlos. Los miembros disconformes piensan que pueden encontrar amparo en la antitradición que significa esta monarquía neoliberal burguesa capitalista. Esta ley que les enfrenta ahora es simplemente para contentar a las mujeres de Pedro J Ramirez y a la de J María Ansón, quienes se verían beneficiadas por la retroactividad de la ley. Curiosa metodología cuando encontramos que normalmente en la "Justicia Liberal" no existe retroactividad, porque además existe la prescripción del delito. Esta ley la ha llevado a cabo el gobierno del PSOE para dividir a la Aristocracia Española, y al mismo tiempo les sirve de medicina por haber sido unos traidores a su lema: "Nobleza Obliga" al rechazar la Tradición y asumir el Sistema Capitalista.




La respuesta de los miembros disconformes curiosamente es la misma que afectó en su día a los Representantes de la Dinastía Carlista: La ley debería respetar los derechos de los ya nacidos. Es decir en el caso de Don Carlos María Isidro de Borbón, tenía unos derechos para heredar la Corona de las Españas aun antes que naciese Isabel de Borbón, hija de Fernándo VII, y más cuando Don Carlos tenía familia y todo. Los miembros aristócratas afectados hoy piensan igual que los carlistas en el año 1833, cuando el conflicto dinástico, ya que hoy sufren en sus carnes una parte de lo que sufrieron los miembros de la Dinastía Proscrita. ¡¡¡Sírvales de lección!!!






No hay comentarios: