lunes, 4 de abril de 2011

¡¡¡DERECHO A LA VIVIENDA DIGNA!!! ¿¿DERECHO CONSTITUCIONAL??

Joan Ridao conversa con ZP después de hacer la propuesta en el Congreso de los Diputados para terminar con el abuso injusto e inmoral que la Banca realiza sobre la población española. ZP dijo que la estudiaría: ¡¡¡mentira!!!; Elena Salgado afirmaba que no se llevaría a cabo tal propuesta, porque había que apuntalar nuestro sistema financiero. ¡Ya sabemos las propuestas del PSOE son ultraneoliberales. La propuesta de Joan Ridao: "las familias que no puedan abordar su hipoteca, entreguen su vivienda, y al hacerlo dejen de pagar el prestamo hipotecario por algo de lo que no disfrutan". En este sentido ya se venían produciendo determinadas sentencias judiciales que ponían en su sitio a la Banca abusiva e injusta.

Uno de los derechos que constantemente se está incumpliendo es el derecho a la vivienda. Durante todos estos años de "bonanza" económica, de pelotazos inmobiliarios, de construcciones desarrollistas incontroladas, de corruptelas genéricas por doquier; se ha dado lugar al mercadeo, a la comercialización de este derecho que según la Constitución de 1978 es un derecho para todos los españoles, pero que finalmente ha quedado mercantilizado, siendo un derecho y una libertad para el que tiene dinero, frente a quien no tiene.


Hace un par de semanas Joan Ridao, líder parlamentario por la formación de Esquerra Republicana de Catalunya hizo una propuesta realmente interesante, y es que todos los españoles que tienen un contrato hipotecario de su vivienda, en caso de no poder abonar las cuotas mensuales de la hipoteca, los Bancos y Cajas de este país se encargan de adquirir dicha vivienda, cuyo pago hipotecario mensual ya no es posible afrontar. Sin embargo, en este país se permite a la Banca seguir cobrando el prestamo hipotecario a aquellas familias que han quedado desamparadas, sin hogar, techo y casa. Es decir; las familias ya no disfrutan del usufructo de la vivienda y además se ven obligadas a satisfacer los pagos hipotecarios mensuales cada vez más desorbitados por culpa de las subidas de los tipos de interés. La propuesta de Ridao fue la siguiente: que una vez, cualquier familia que no pueda hacer frente al pago de su hipoteca, pueda entregar al Banco la vivienda, y además sea inmediatamente posible que deje de estar esa familia endeudada permanentemente con el Banco. Como indicaba este hombre, es de justicia, ya que la crisis actual la han generado los grandes Bancos con sus prestamos baratos y pocos avales, la han generado las tasaciones especulativas desorbitadas y descontroladas, que tenían por objeto el lucro y el beneficio de unas cuantas constructoras, y en general de la plutocracia capitalista del lema: "España va bien".


La posible solución al problema según ha planteado en el Congreso de los Diputados Esquerra Republicana de Catalunya, en mi opinión tendría sin lugar a dudas mi apoyo. Sin embargo la ministra de Economía Salgado, y la bancada del Partido Popular y el PSOE no dieron cobertura a esta excelente idea, que además de pragmática y justa, resulta factible. A la Banca y a los tasadores especulativos no les haría ninguna gracia esta ley, pero la Justicia debía velarpor el interés de la Rex-pública.


Resulta curioso, porque mirando al pasado, antes del año 1833, el suelo y los bienes inmuebles eran elementos y propiedades que estaban amortizadas, es decir estaban vinculadas a las familias nobiliarias, a la Iglesia y al Pueblo (Tierras Comunales de los Municipios). La vivienda no podía comprarse o venderse ya que el suelo y los bienes inmuebles estaban vinculados a las personas físicas o a una familia cuyos miembros eran personas físicas. Es decir, el suelo, la tierra y los bienes inmuebles no podían mercantilizarse, no podían estar sujetos a las reglas del libre mercado capitalista, porque aquellas propiedades eran intergeneracionales o transgeneracionales, y por tanto los dueños de las tierras, de las viviendas, de la tierra y el suelo no podían hacer lo que les viniera en gana, porque e realidad sólo les pertenecía el derecho de usufructo, y debían transmitirlos intactos a las generaciones futuras, es decir a sus herederos y descendientes quienes a su vez debían trasnmitirlos intactos a sus descendientes. Durante el Antiguo Régimen la propiedad de los bienes inmuebles, el suelo y la tierra funcionó de esta forma, ya que los bienes estaban amortizados, o como los liberales capitalistas los conocerían, como bienes de "manos muertas". Ello implicaba que no se alterase el patrimonio de las Familias, de los Comunes y de la Iglesia. La propiedad privada de Antiguo Régimen era una propiedad privada relativa y no absoluta, porque los propietarios no podían vender sus propiedades porque sólo servían para testar, para ser heredadas.


Durante el comunismo el suelo, la tierra y los bienes inmuebles, en los países donde lo ha habido, la propiedad es estatal, es decir, está vinculada al Estado, de la misma forma que en el Antiguo Régimen la propiedad está vinculada a las Familias, al Comunes (Comunal de los Municipios), y a la Iglesia, de forma que los habitantes únicamente podían disfrutar del Usufructo de la tierra o la vivienda, porque no eran dueños de forma absoluta de aquellas propiedades.


Con la llegada del Capitalismo Liberal Burgués se ha desvinculado el suelo, la tierra y la vivienda de las Familias o del Estado, de manera que si las familias se ven con problemas económicos, tienen que entregar sus viviendas al banco, como está pasando.

Para anular a los especuladores, y al negocio de la construcción inmobiliaria que viene de nuevo fuerte con ayuda de Capital Chino, debía legislarse bajo criterios antiliberales impidiendo la desamortización permanente que estamos sufriendo en esta Europa Ultracapitalista y Ultraneoliberal.


Sería interesante demandar un proceso de revinculación de los bienes inmuebles y el suelo a las familias, después de realizar un proceso redistributivo de las mismas, para blindar el derecho a la vivienda y que este derecho jamás vuelva a ser comercializado y mercantilizado. La idea es dejar fuera del mercado los bienes inmuebles, la tierra y el suelo, vinculando estos a las personas físicas y no a la Banca. Así convertiríamos los bienes inmuebles, la tierra y el suelo en elementos intergeneracionales o transgeneracionales fuera del mercado neoliberal capitalista, eliminando la especulación inmobiliaria y la agresión contra la naturaleza, ya que las familias propietarias no podrían disponer "libremente" de su patrimonio al ser elemento intergeneracional, no les corresponde de manera absoluta como en el capitalismo, sino parcial porque también son propiedad de las generaciones venideras o futuras.

Durante el Antiguo Régimen los bienes inmuebles, la tierra y el suelo se heredaban de padres a hijos. Son bienes y propiedades que solo se pueden testar, y no pueden comprarse y venderse en el libre mercado neoliberal capitalista, porque con los derechos como el de la vivienda no se puede negociar, ni mercantilizar, no se puede privatizar o desamortizar.

No hay comentarios: